Sociedad

Los hoteles de Benidorm dicen no al Imserso y planean un circuito propio

Tras la negativa del Gobierno a subir los precios de los viajes del Imserso, los hoteleros de Bendidorm buscan organizar un programa propio privado para turismo senior ajustado al panorama económico actual.

Los hoteles de Benidorm se plantan ante los viajes del Imserso
Oposición a los precios del Imserso
Esperanza Murcia
 

Benidorm se planta al Imserso. Tras la confirmación del Gobierno de que se iban a mantener los precios de la próxima temporada 2022-2023 del Programa de Turismo Social del Instituto de Mayores y Servicios Sociales, sin ninguna subida, la crítica desde el sector hotelero no tardó en llegar. Los hoteles del famoso destino turístico valenciano han sido los primeros en mover ficha, pues no encuentran rentable el modelo actual. 

En concreto, los empresarios hoteleros de Benidorm han anunciado un programa de viajes para jubilados paralelo a los viajes del Imserso. Para ello, las compañías adscritas a la patronal Hosbec están en conversaciones con asociaciones de mayores para organizar un circuito de “turismo senior” para la próxima temporada otoño-invierno “ante el desastre que se avecina con el caos del Imserso”, según han expresado fuentes de dicha patronal en un comunicado. 

El presidente de Hosbec, Toni Mayor, junto a la secretaria general, Nuria Montes, se reunieron durante la pasada semana con el presidente de la Federación Española para la Defensa de las Personas Mayores (FEDEPEM), Marcelo Cornellá, para comenzar a sentar las bases de un programa de viajes senior de carácter privado.

El objetivo es seguir potenciando la actividad de los mayores, finalidad de los viajes del Imserso, pero atendiendo al panorama económico actual, marcado por una fuerte inflación y subida de precios, con la idea de “mantener abiertos establecimientos hoteleros durante el invierno con el correspondiente mantenimiento del empleo y de la actividad en un marco económico ajustado a la realidad que vivimos”, concretaba Toni Mayor. 

“Es una ruina multiplicada por la inflación”

La congelación de tarifas del Programa de Turismo Social del Imserso, reactivado tras la pandemia, es el principal motivo que ha originado el levantamiento del sector hotelero. “La nefasta gestión del Gobierno y de los responsables de Política Social han herido de muerte un programa exitoso al prorrogar todas las condiciones económicas sin ningún tipo de actualización de precios”, critican desde Hosbec, añadiendo que “el sector sufre incrementos en los costes de producción por encima del 30%, lo que hace inviable el cierre de contratos para proporcionar camas al Imserso”. 

Ante esta circunstancia, según la patronal, algunos hoteles han manifestado su imposibilidad para prorrogar los contratos con el Instituto de Mayores y Servicios Sociales. El precio del programa del instituto, de 22 euros por día y persona, incluye pensión completa, bebida, animación, wifi y demás servicios de un hotel de 4 estrellas, lo que “es una ruina multiplicada por la inflación en las maltrechas cuentas hoteleras tras dos años de pandemia”, alegaban desde Hosbec. 

“No nos podemos quedar de brazos cruzados ante la pasividad y el desprecio que el Gobierno de España somete al sector turístico una y otra vez. Nos jugamos mucho el próximo invierno, con una responsabilidad muy grande con nuestros trabajadores”, continuaba Toni Mayor, defendiendo que van a estudiar “hasta la última opción que exista de comercialización de un turismo senior sostenible y ajustado a las necesidades de todos”. 

Rechazo a la tasa turística 

En el mismo comunicado, Hosbec y FEDEPEM han hecho público su rechazo a la tramitación parlamentaria para la creación de la tasa turística. Ambas entidades se oponen a este nuevo impuesto, exento para programas de carácter social como el Imserso pero no para el resto de viajes. Lo consideran “incensario” e “injusto”, alegando que la industria turística valenciana va a perder competitividad por su imposición. 

Según su visión, el colectivo senior es “un segmento muy sensible al precio” que “sin duda buscará otros destinos más competitivos en el Mediterráneo”. La patronal explica que un alto porcentaje de viajeros de las temporadas bajas son personas mayores de 65 años, que contratan sus viajes en el mercado libre, viéndose por esta tasa obligados a pagar un nuevo impuesto “además de los que ya pagan con su consumo turístico y gasto en destino”.

ARCHIVADO EN: