Sociedad

Cómo preparar los radiadores antes de que llegue el frío para ahorrar en la factura de luz

Se aproxima el invierno y, si no se quiere pagar más en el recibo, hay que poner a punto el sistema de calefacción. Paso a paso para que funcione a pleno rendimiento.

Cómo preparar los radiadores antes de que llegue el frío para ahorrar en la factura de luz
Purgar los radiadores
Esperanza Murcia
 

Al ‘veroño’ le quedan los días contados. Expertos meteorólogos avisan de que el frío está a la vuelta de la esquina. Algunos, incluso, le han puesto fecha: a partir del próximo miércoles, 26 de octubre, comenzarán a descender las temperaturas. El joven Jorge Rey, que ya predijo las nevadas de Filomena en enero de 2021, ha lanzado también su pronóstico: noviembre traerá “frío continental”. ¿Consecuencia? Hay que preparar los sistemas de calefacción

Hacerlo, antes de que se desplomen los termómetros, es fundamental. De lo contrario, se pagará en la factura de la luz. Si, en circunstancias normales, la calefacción ya podría provocar un aumento considerable, en un contexto tan inestable como el habitual, puede ser clave para no comprometer la economía doméstica. Tal así que el mismo Gobierno se ha anticipado, lanzando un paquete de medidas especiales de cara al invierno

¿Qué pueden hacer las familias? Mantener los sistemas de calefacción, avisa la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), garantizará un buen rendimiento, reducirá el consumo de energía y, proporcionalmente, rebajará el coste del recibo de la luz. Desde la entidad explican que, durante el verano, se crean bolsas de aire en el interior de estos sistemas que dificultan su rendimiento. Y ahí viene la tarea que todos los consumidores deben hacer en casa: los radiadores tienen purgadores automáticos y manuales. En el segundo caso, tocará expulsar este aire manualmente. 

Radiador con purgador manual

Paso a paso para purgar los radiadores 

Según la OCU, los radiadores se tienen que pulgar siempre antes de empezar a usar la calefacción. En algunos lugares de España ya han tenido que tirar de ella y, el resto, lo hará pronto. En ambos casos, habrá que seguir estos pasos: 

  • Detectar si necesitan un purgado: si realiza ruidos raros, como gorgoteos, o si, al tocar el radiador, la parte superior está más fría que la inferior, es que necesita este procedimiento. 
  • Antes de hacer el purgado, apagar la calefacción. Se debe hacer siempre con el radiador frío. 
  • Cerrar la llave de paso de agua al radiador que se vaya a purgar. Lo más recomendable es empezar por el que esté más próximo a la caldera. 
  • Con ayuda de una llave inglesa, o de un destornillador, girar la válvula de purgado que está en la parte superior del radiador. Hay que mantenerla abierta hasta que comience a salir “de forma constante y sin gorgoteos”, indican desde la organización. Por ello, se debe colocar debajo un vaso o cazo. 
  • Repetir el proceso con cada uno de los radiadores de la vivienda. 
  • Revisar la presión del agua de la caldera. Debe estar entre 1/1,5 bares. Por lo general, en manómetro está en la parte baja de la caldera, indicado por una zona verde donde se coloca la aguja. 

¿Qué hacer si los radiadores no calientan? 

Si tras el purgado los radiadores siguen sin calentar, tocará ver que el sistema de calefacción esté equilibrado. En la parte inferior de los radiadores hay otra llave que corresponde a la saluda de agua del circuito, conocido como el “detentor”. Se suele identificar por llevar una tapa de metal o plástico que esconde un tornillo, para abrir o cerrar el paso de agua. De esa forma, compensan el reparto del caudal del agua entre los radiadores. 

Con la calefacción encendida, tocaría ver qué calentadores se calientan antes y alcanzan una mayor temperatura. Después, dependiendo de nuestras necesidades, habría que cerrar los detentores en las zonas que necesitan menos temperatura o en aquellas donde los radiadores calientan demasiado. 

ARCHIVADO EN: