NoticiasTrabajo logo Comienza la huelga de transportistas: cuánto dura y por qué la convocan

Comienza la huelga de transportistas: cuánto dura y por qué la convocan

La Plataforma para la Defensa del Sector de Transporte de Mercancías ha convocado una huelga a partir de las 00:00 horas del 14 de marzo ¿Qué consecuencias tiene? ¿Hay riesgo real de desabastecimiento?

Comienza la huelga de transportistas: cuánto dura y por qué la convocan Transportistas inician una huelga por el coste de los conbustibles
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

La huelga de transportistas es un hecho. Aunque será minoritaria, supondrá un problema extra que amenaza con provocar desabastecimiento y que suma al ya caliente caldo de cultivo europeo, con la guerra entre Rusia y Ucrania como centro de la polémica y con espinosas secuelas derivadas como la inflación y los desmesurados precios de los combustibles o la luz, entre otros bienes y servicios.

La Plataforma para la Defensa del Sector de Transporte de Mercancías, organización minoritaria y sin representación en el órgano de diálogo del sector con la administración -el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC)- ha llamado a todos los trabajadores del sector a una huelga de carácter indefinido a partir de las 00:00 horas de este lunes, 14 de marzo.

Huelga de transportistas: ¿qué se pide?

¿El motivo? Dos, no uno. El coste de los combustibles, que han crecido más de un 20% desde el estallido del conflicto bélico, suponiendo casi el 50% de costes de la actividad y que se augura que lo haga aún más, y las condiciones laborales, motivo por el que ya se convocó en vísperas de Navidad. Entre los reclamos que se han elevado a los ministerios de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Trabajo y Economía Social, también se encuentran otros como la prohibición de contratación de los servicios de transporte de mercancía por carretera por debajo de los costes de explotación.

Para la plataforma, que se encarga de escudar a representar a pymes y autónomos de todo el sector a nivel nacional, se “sigue negociando con los cargadores (que son los integrantes del Comité Nacional de Transporte) en vez de atender las llamadas de auxilio de los auténticos protagonistas del sector, que son los camioneros de a pie". Lo que considera como uno de los detonantes de la llamada a filas.

Asimismo, como publica ‘Diario de Transporte’, también se reclama la “la limitación de la intermediación en el contrato de transporte a un solo contratista”, así como prohibir por ley que los conductores realicen la carga y descarga y que se establezca un tiempo máximo de una hora desde la llegada o, en su defecto, desde la hora pactada. Del mismo modo, se exige el reconocimiento de las enfermedades profesionales derivadas de la profesión y la jubilación a los 60 años para los conductores. Durará hasta que el Gobierno, como han afirmado, se siente a negociar de nuevo.

El sector de los transportistas, en “quiebra total”

“El 90% de las empresas de transporte (medianas y pequeñas) nos encontramos en una situación económica de quiebra total, al igual que las condiciones laborales son de total precariedad en todos los sentidos. Consecuencias que pagan de manera directa todos los conductores asalariados a los cuales defenderemos en las demandas exigidas".

Ese paro mencionado antes de Navidad quedó zanjado con la redacción de un decreto-ley aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 1 de marzo pero que se considera “insuficiente”. “No tenemos noticias de los distintos ministros a los que esta pasada semana se entregaron las demandas que de manera urgente necesitamos los transportistas efectivos dentro del sector del transporte”, indicaba el último comunicado de la plataforma horas antes del inicio del pistoletazo de salida de la movilización.

El Gobierno afirma que no hay riesgo de desabastecimiento

A pesar de la alerta de “desastre económico” de la Asociación del Transporte Internacional por Carretera (ASTIC) si no se acaba llegando a un acuerdo satisfactorio para ambas partes, el Gobierno llama a la calma. El Ministerio de Interior ha avanzado que ha preparado un dispositivo extra de seguridad de refuerzo para garantizar, si fuese necesario, la normalidad en el sector transportes.

“No se entiende el empeño de la administración abocando a la ciudadanía al riesgo del desabastecimiento”, afirmaba la organización convocante, en señal de que el Gobierno les tilde de culpables en caso de que acabara pasando. Pero “no podemos seguir tolerando, que un 10% (Grandes operadores integrados en el comité) maneje al otro 90% (Camioneros que tienen su camión y son quien arriesgan y exponen)”, justifican, avanzando, del mismo modo, que el presidente ofrecerá a media mañana una rueda de prensa valorando las primeras horas de la huelga.

El Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer) y la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), que aglutinan ese 90%, ya han confirmado que no apoyan esta huelga. Para ellos, no es el momento. Sí se une Fenadismer que pide respeto y tolerancia tanto para los que no lo hagan como para los que sí.