NoticiasTrabajo logo Pensión no contributiva: cómo solicitarla, cuantías y requisitos

Pensión no contributiva: cómo solicitarla, cuantías y requisitos

Las personas que no coticen lo suficiente al final de su vida laboral o por enfermedad podrán solicitar una pensión no contributiva. Estos son los requisitos, cuantía para 2022 y cómo solicitarlo.

Pensión no contributiva: cómo solicitarla, cuantías y requisitos Pensión no contributiva
Isabel Gómez
Isabel Gómez
Actualizado a:

Las pensiones no contributivas son aquellas a las que se puede acceder cuando una persona no pueda acogerse al sistema contributivo de pensiones ordinario por falta de cotización. Existen dos tipos de pensiones no contributivas: la de jubilación y de invalidez.

El hecho de carecer de cotizaciones suficientes no será el único requisito para acceder a este tipo de prestación de la Seguridad Social. Además, es necesario demostrar una vulnerabilidad económica. El objetivo de esta ayuda económica es la de garantizar de unos ingresos mínimos tanto a pensionistas como personas con discapacidad.

Actualmente, y según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2022 cerca de 450.000 personas son beneficiarios de una pensión no contributiva. De este total, 260.000 pertenecen a jubilación y 190.000 a invalidez.

Estas se encuentran reguladas en el Real Decreto 357/1991, de 15 de marzo, por la que se establecen en la Seguridad Social las prestaciones no contributivas.

¿Qué es una pensión no contributiva?

Una pensión no contributiva (PNC) a aquella a la que se accede cuando no se ha cotizado lo suficiente y se demuestra una vulnerabilidad económica. Existe dos tipos, las pensiones no contributiva por jubilación y por invalidez.

En las de jubilación no contributivas se accede al llegar a la edad legal de jubilación, que son los 65 años de edad. Para las no contributivas por invalidez se accederá cuando por enfermedad o accidente de trabajo estas deriven en una discapacidad igual o superior al 65 %.

En ambas será necesario demostrar carencias de ingresos superiores a los 5.899,60 euros anuales y tener menos de 15 años cotizados a la Seguridad Social.

Requisitos de la pensión no contributiva

En las pensiones no contributivas existen unos requisitos generales y específicos, según el tipo de pensión. Los requisitos generales serán los siguientes:

  • No tener derecho a percibir una pensión contributiva.
  • Tener residencia legal en España. También, será necesario que el solicitante acredite llevar residiendo un mínimo de 10 años entre los 16 años y el momento de la solicitud y, que dos de los últimos años sean anteriores a la solicitud.
  • No estar percibiendo otras ayudas o prestaciones que sean incompatibles con la pensión no contributiva.
  • Demostrar una vulnerabilidad económica.

Para demostrar esa carencia de ingresos, el Instituto de Mayores y Servicios Sociales establece no tener rentas superiores a los 5.899,60 euros. En el caso de convivir con parientes habrá que atender a la siguiente tabla:

En el caso de cónyuge o parientes consanguíneos de segundo grado:

  • Dos convivientes, el límite de ingresos será 10.029,32 euros al año.
  • Tres convivientes, el límite de ingresos será 14.159,04 euros al año.
  • Cuatro o más convivientes, el límite de ingresos será 18.288,76 euros al año.

En el caso de parientes consanguíneos con los que convive se encuentra alguno de sus padres o hijos, serán estas cantidades:

  • Dos convivientes, el límite de ingresos se fija en los 25.073,30 euros al año.
  • Tres convivientes, el límite de ingresos será 35.397,60 euros al año.
  • Cuatro o más convivientes, el límite de ingresos será 45.721,90 euros al año.

Requisitos para la pensión no contributiva de jubilación 

Para este tipo será necesario tener la edad legal para solicitar la jubilación, que se fija en 2022 en los 65 años.

Requisitos para la pensión de invalidez no contributiva

Tener una edad comprendida entre los 18 años y menos de 65 años y tener un grado de discapacidad igual o superior al 65 %.

Cuantías de las pensiones no contributivas

En 2022, la cuantía de las pensiones no contributivas suben y quedan fijadas en los 5.899,60 euros al año. Estas recibirán 12 mensualidades más dos pagas extraordinarias.

Las cuantías para 2022 quedan de la siguiente manera:

  • 421,40 euros mensuales (5.899,60 euros al año).
  • 105,35 euros al mes (1.474,90 euros al año).

En el caso casos en que hubiera más de un beneficiario en la misma familia y que conviva en el mismo domicilio, la cuantía individual será la siguiente:

  • Dos beneficiarios, la cuantía mensual será de 358,19 euros (5.014,66 euros).
  • Tres o más beneficiarios, la cuantía mensual será de 337,12 euros (4.719,68 euros).

Cómo presentar la solicitud para solicitar la pensión no contributiva

Las personas que reúnan los requisitos podrán pedir la pensión no contributiva de jubilación o invalidez, según el caso. Para ello habrá que rellenar el formulario de solicitud al cual se puede acceder a través de este enlace.

Una vez cumplimentado el formulario de solicitud de PNC este podrán presentarse de tres maneras diferentes por internet, de manera presencial o por correo ordinario.

De forma presencial se puede presentar la solicitud en las oficinas de la Seguridad Social, en las Oficinas del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO) o en los Centros de Asistencia y Atención al Ciudadano de la Seguridad Social (CAISS).

En el caso de querer solicitarse por internet, la solicitud deberá hacerse a través de la Sede Electrónica de Imserso. Además, podrá solicitarse por correo ordinario, pero esta última vía es la más lenta de todas.

Durante cuanto tiempo de cobra la pensión no contributiva

Las pensiones no contributivas de jubilación o invalidez se cobrarán de forma vitalicia, siempre y cuando se sigan reuniendo los requisitos que dieron lugar a su aprobación. Es decir, demostrar una vulnerabilidad económica y según el tipo de PNC los requisitos específicos de esta.

Obligaciones para seguir manteniendo la pensión

Para mantener una prestación no contributiva, el beneficiario deberá presentar todos los años una declaración anual de rentas. Este documento debe presentarse durante el primer trimestre.

El objetivo de este trámite es, que la administración pueda verificar que el pensionista sigue reuniendo el requisito de carencia de rentas.