Política

Alta tensión entre Sánchez y Feijóo: el Gobierno anuncia una nueva medida energética

El debate por las medidas de ahorro energético en el Senado terminó en fuertes reproches entre ambos políticos.  El líder del PP ofreció un pacto al PSOE y Pedro Sánchez tranquilizó: “no habrá medidas drásticas”.

Alta tensión entre Sánchez y Feijóo: el Gobierno anuncia una nueva medida energética
Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo en el Senado
Javier Martín
Actualizado a:

El primer debate político del nuevo curso, el que prácticamente sube el telón a la campaña electoral de cara a la gran cita electoral de 2023 e iba a suponer un cara a cara energético, ha derivado bien pronto en una serie de reproches entre los políticos. Ante la creciente amenaza del PP en los sondeos electorales, Pedro Sánchez decidió como estrategia bajarse al barro en un primer cuerpo a cuerpo con Alberto Núñez Feijóo, líder del Partido Popular. 

Si la inflación, sus nocivos efectos en los hogares y el examen a las medidas energéticas era el tablero de la partida, el presidente del Gobierno de España empleó dos de sus tres turnos de intervención en cargar contra  Alberto Núñez Feijóo, el solicitante de este debate en el pleno del Senado.  “Tiene una enorme virtud que empieza a ser conocida: sin despeinarse puede mentir, puede insultar y quejarse de que le insulten”, afirmaba Sánchez sobre el excabeza de cartel del PP gallego, al que trató de caricaturizar.

Una larga lista de declaraciones erróneas recitadas de su propia hemeroteca por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez a las que le puso la guinda de acabar censurando a Feijóo después de que este se refiriese a él como un dictador en un plan con aroma a premeditación.  Una evidencia del cambio de horizonte político desde que el pasado mes de marzo tomara el relevo de un desgastado Pablo Casado. Sánchez se ve amenazado, y el PSOE, cada vez más acorralado y con poco margen de maniobra.

Alberto Núñez Feijóo tiende la mano al PSOE

El de Ourense, por su parte, se mostró más comedido. Incluso conciliador. Tanto que, además de proponer un nuevo modelo energético, incluso ofreció a Pedro Sánchez un pacto de legislatura con la condición de cesar a la cúpula ministerial de Unidas Podemos y dejar de lado a sus socios nacionalistas.

Una propuesta que el jefe socialista rechazó de pleno, pero sobre la que no cerró la puerta del todo, dejando una rendija abierta: “Sigo abierto a llegar a acuerdos con el principal partido de la oposición”. Eso sí, en aspectos puntuales, concretó.

En qué consiste la nueva medida enérgetica propuesta por Pedro Sánchez

Entre dardo y dardo, el Gobierno de España anunció que va a permitir que las centrales de cogeneración, algunas de ellas paradas por la crisis energética y capaces de desarrollar simultáneamente calor y electricidad como las centrales convencionales de gas, se puedan adherir “temporalmente” al mecanismo ibérico. “Una decisión excepcional para tiempos excepcionales”, indició Sánchez y que acabará beneficiando a sectores que aglutinan casi del PIB nacional.

La medida, estima el Ejecutivo, podría suponer un ahorro del 1,2% de la demanda diaria de gas. El PP volvió a reclamar la autoría de esa medida. Feijóo, de hecho, reclamó a Sánchez que el PSOE “vuelve a encontrar inspiración” en las medidas de los populares.  "Les pedimos que sigan copiando los planes económicos del PP, deflactando el IRPF a las rentas medias y bajas para afrontar los efectos de la inflación", aludían desde el equipo de Feijóo.

Las medidas de ahorro energético se ciernen sobre la industria

Asimismo, el presidente se comprometió a que venga lo que venga en este escenario “incierto”, los efectos de la crisis no afecten a la clase trabajadora. Además, recalcó que “no van a ser medidas drásticas” para los hogares. “No va a haber ni apagones de electricidad, ni racionamiento de bombonas de butano, ni escenas apocalípticas que alientan desde la bancada de la derecha y la ultraderecha junto a los medios que replican esas noticias”.

Sin embargo, el líder socialista sí reconoció que en el equipo gubernamental trabajan sobre el escenario de un corte total del suministro de gas ruso, por lo que barajan alternativas de mayor intensidad para tratar de contener el “derroche” energético.

“Si estas medidas de ahorro en hogares, en negocios, en espacios públicos, no son suficientes, pues entonces habrá que implementar medidas adicionales y temporales en algunas industrias, que trataremos de que sean compensadas y a las que vamos a ayudar”, concluyó.

ARCHIVADO EN: