NoticiasTrabajo logo Entrar a la universidad sin hacer selectividad: otras vías de acceso

Entrar a la universidad sin hacer selectividad: otras vías de acceso

Hay opciones disponibles para entrar a la universidad sin Selectividad. Según la edad, la experiencia o los estudios cursados, se puede recurrir a vías de acceso distintas a la EBAU.

Cómo entrar a la universidad sin selectividad Estudiar una carrera universitaria sin selectividad
Esperanza Murcia
Esperanza Murcia
Actualizado a:

La selectividad no es el único camino para entrar a la universidad. Aunque es la opción más frecuente, hay otras vías disponibles que permiten cursar un grado universitario. Conocerlas es realmente útil, ya que, dependiendo de la edad y los estudios anteriores, aquellos que no hayan conseguido aprobar la EBAU, incluida la convocatoria extraordinaria, pueden acogerse a estos recursos para entrar a una carrera universitaria. 

Como se ha citado, algunos de ellos estarán limitados según el rango de edad, pero hay estudios concretos que permiten la entrada a la universidad sin realizar selectividad. De hecho, todos los títulos aniversarios deben reservar algunas plazas para estos accesos, si bien son más limitadas en número. 

Cómo entrar a la universidad sin selectividad 

Dependiendo de la situación de cada persona, se pueden recurrir a distintas opciones para poder estudiar un grado universitario sin haber realizado o aprobado la selectividad. A continuación se recogen las vías disponibles en la actualidad.

Grado Superior de Formación Profesional

Los estudiantes que cuentan con un Ciclo Formativo de Grado Superior (CFGS), pueden acceder a la universidad sin hacer la EBAU: solo necesitan presentar el título y la nota media del CFGS. Asimismo, aquellos que dispongan del título de Técnico Superior de Formación Profesional, Técnico Deportivo Superior, Técnico Superior de Artes Plásticas y Diseño o títulos equivalente, tienen el mismo derecho. Estos están catalogados como “técnico superior”

Por lo general, su preinscripción se divide en dos plazos, que suelen coincidir con las convocatorias de selectividad: uno en junio, el ordinario, y otro en julio o septiembre, dependiendo de la comunidad, que corresponde al extraordinario. Hay que señalar que, a la hora de establecer las plazas, se da prioridad a las titulaciones superiores cursadas que están relacionadas con el grado que se quiere cursar. 

Prueba para mayores de 25 años 

Las personas mayores de 25 años que no posean un título de Técnico Superior, una carrera o no hayan superado la selectividad, pueden acceder a los grados universitarios a través de la prueba para mayores de 25 años. Su plazo de inscripción también varía según la comunidad, aunque normalmente se suele abrir entre febrero y marzo. 

En cuanto a la estructura de la prueba, se trata de un total de 5 exámenes, a no ser que se trate de un territorio con lengua cooficial donde habría que sumar otro más sobre la misma. Asimismo, estaría compuesta de dos partes: 

  • Fase General (común a todos los aspirantes): exámenes de Lengua Castellana (donde habrá que realizar un comentario de texto), Lengua Extranjera y, si aplica, lengua cooficial. 
  • Fase Específica: dependen del grado universitario al que se quiere acceder (si es de Ciencias, Ciencias Sociales, Humanidades o Artes). 

Mayores de 40 años con experiencia profesional 

Los mayores de 40 años que cuenten con experiencia profesional pueden entrar a la universidad sin presentar ninguna titulación académica. Aunque los parámetros varían dependiendo de la institución, normalmente hay dos aspectos que tienen en cuenta: la valoración de la experiencia (tiempo adquirido, relación con la carrera a cursar…) y la entrevista que se realiza si se supera la primera parte.

Prueba para mayores de 45 años 

Aquellos con 45 años o más, se pueden presentar a la prueba de acceso a la universidad para mayores de 45 años. Se convoca una vez al año y dispone, como en el caso anterior, de dos fases. La primera consta de dos exámenes: uno de lengua Castellana y otro donde hay que desarrollar un comentario de texto o tema de actualidad. Si la comunidad tuviera lengua cooficial, habría que sumarle otra prueba más. Por último, la segunda fase se compone de una entrevista donde se declara al candidato “APTO” o “NO APTO”. Dependiendo de la comunidad, también es posible encontrarse con una fase específica. 

Con otra carrera universitaria 

Si se cuenta con una carrera universitaria, se puede acceder a la universidad sin tener que hacer la selectividad ni ninguna otra prueba. Solo hay que presentar la nota media del título universitario que se realizó previamente. El inconveniente es que las plazas son bastante limitadas, por lo que en la práctica muchas veces solo entran los que tienen las notas más altas. En cuanto al proceso, se debe consultar en cada universidad. 

Elegir una universidad privada

Algunas universidades privadas disponen de títulos propios, contando con unos requisitos de admisión distintos a las públicas. Normalmente se necesita contar con el título de Bachillerato, permitiendo el mismo poder realizar la prueba de acceso que establezca la propia universidad. No obstante, el precio a pagar en la privada es notablemente más elevado que en la pública, aunque la mayoría cuenta con becas a la excelencia u otro tipo de bonificaciones.