NoticiasTrabajo logo Crisis en el PP: Casado cierra el ‘expediente Ayuso’ pero abre un conflicto

Crisis en el PP: Casado cierra el ‘expediente Ayuso’ pero abre un conflicto

El esperado cara a cara entre Casado y Ayuso tras el estallido de la polémica del contrato firmado con el hermano de la presidenta madrileña acabó sin sustanciales avances. Los barones del PP exigen solución.

Crisis en el PP: Casado cierra el ‘expediente Ayuso’ pero abre un conflicto Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

La conclusión del esperado cara a cara del pasado viernes entre Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso sorprendió a más de uno, a tenor del transcurso de los hechos: el cierre del expediente abierto a la presidenta de la Comunidad de Madrid. Un cierre que, sin embargo, ha abierto un cisma de considerable magnitud. El lado de la presidenta de la Comunidad de Madrid lo calificó de “infructuoso”, mientras que por parte del presidente del PP, como un “avance”, tal y como informaron fuentes internas del propio partido en plena guerra civil interna.

El Partido Popular, en un intento de rebajar la absoluta tensión y frenetismo tras la crisis desatada en el corazón de la formación política relacionada con, probablemente, los dos rostros más carismáticos, sorprendió ayer emitiendo un comunicado con aires de conciliación. En él anunciaba que validaba la versión de Ayuso y la clausura del expediente que se le abrió tras las declaraciones del jueves, con bala, actuando a la dirección general de actuar de una manera “cruel” y negando cualquier acto de corrupción con los que se le relaciona.

El enfado de Ayuso con el PP 

Tal y como ha afirmado el entorno cercano de Ayuso, una denuncia de la que tuvo conocimiento a través de la prensa, a pesar de su trascendencia para todas las partes. Algo que le importunó especialmente. En el encuentro entre Casado y Ayuso, que reclamaba la mayor parte de la plana ejecutiva del partido, el líder de la formación azul le propuso un pacto: que elaborara un comunicado alegando que no había sido investigada, para, a cambio, levantarle el expediente informativo que se le había abierto. Ayuso lo rechazó, saliendo de Génova con sensaciones de nulo avance.

¿Qué ha pasado con Ayuso y qué ha generado una crisis en el PP? 

Pero la tarde del sábado el guion dio un vuelco, cuando el PP difundía una nota de prensa: “El comunicado hecho público por la Comunidad de Madrid aportando la información requerida sobre la contratación de emergencia durante la pandemia se incorporará al expediente informativo abierto para concluir satisfactoriamente”.

Ese comunicado hacía referencia a las acusaciones de presunta corrupción en colaboración con su hermano brotadas durante la semana. Según las mismas, Tomás Díaz Ayuso habría cobrado 55.850 euros por brindar su entramado comercial en China para la compra de mascarillas durante el inicio de la pandemia de Covid-19 del contrato convertido en la chispa que ha provocado el incendio.

El comité de derechos y garantías del PP está convocado esta semana para cerrar el expediente. Casado, según el comunicado de Génova, insistió a la presidenta madrileña, con la que cuajó una gran amistad cuando Esperanza Aguirre estaba al mando, en que nunca ha ordenado poner bajo la lupa las actividades profesionales de su entorno y que tomará acciones legales contra quien lo afirme.

Los barones del PP presionan a Casado

Que el seno de mando del PP tratara de enfriar los ánimos surge de la sensación de intranquilidad de los barones autonómicos populares, sorprendidos ante cómo al dirección nacional y Ayuso libraban un duelo casi personal que hacía temblar al partido. Por ello, presionaron el viernes con insistencia a Casado a buscar una solución con la máxima celeridad.

El presidente del PP, por su parte, hizo acto de presencia el viernes, un día después de que todo explotara. De hecho, llegó a hablar de lo ocurrido como “tráfico de influencias”. “Mi labor es garantizar que ninguna comunidad gobernada por el PP haya cometido una práctica irregular o ilegal, aseguró a los micrófonos de COPE, al tiempo que aseveraba que todo debería acabar ese mismo día. 

Ayusó contestó negando conflicto de intereses alguno pese a la aparición de su hermano en un contrato que había recibido la luz verde del Consejo de Gobierno autonómico. Contra respondió a Casado, calificando de “muy triste” que tuviera que salir a defenderse ante su presidente y amigo. Un culebrón del que aún no se ha escrito el último capítulo, del que el destino quiso hacer sorna en una metáfora al desatarse un pequeño incendio, literal, en la sede del PP, y cuya meta es la “seguir defendiendo junto a todos los militantes el mejor proyecto de futuro para España”.