NoticiasTrabajo logo Cómo ahorrar en el Black Friday 2021: así debe ser el control de gastos

Se acercan épocas de gastos. El Black Friday puede ser una oportunidad para ahorrar dinero en todas las compras que se avecinan, pero si no se hace bien puede volverse en contra gastando mucho más de lo deseado. Para beneficiarse realmente de sus descuentos es necesario realizar un control de gastos, que es lo que mantendrá en buen recaudo nuestros ahorros sin necesidad de hacer tambalear la cuenta. 

Gestionar los gastos para este evento, también conocido como “viernes negro”, es más que recomendable teniendo en cuenta la media anual que se gasta durante estas compras. En concreto para este 2021 se estima que se repitan números similares a los del pasado curso, con un gasto medio de entre 100 y 300 euros para más de la mitad de la población. 

De ese modo, es bueno contar con este presupuesto para reservar dicha cantidad y que no pille de sorpresa. Así, esta reserva funcionaría como una especie de garantía para asegurar de que se va a contar con el dinero necesario para realizar las compras del Black Friday, sin tener que tirar de otros ahorros o juntarnos con gastos extras. 

Una persona en un escaparate decorado por el Black Friday.

Ahorrar en el Black Friday: establecer un presupuesto cerrado 

Se puede ahorrar en el Black Friday si se crea previamente un presupuesto cerrado. Saber lo que se va a gastar permitirá tener conciencia del gasto real que se va a pagar por todas estas compras. Con la realización de este presupuesto se evita tirar de tarjeta sin ser conscientes de todo el dinero que se está pagando. 

Para la elaboración del mismo lo mejor es crear una tradicional lista de deseos y consultar el dinero gastado durante el anterior año. Además, si se quiere conseguir un verdadero ahorro la clave está en adelantarse a todos los gastos futuros, pensando tanto en los artículos que se necesitan renovar como en los que tendremos que comprar próximamente con motivo de las compras navideñas. 

Es bueno anticiparse a la adquisición de regalos porque, si se hace bien, se puede ahorrar dinero utilizando las ofertas del Black Friday. Gracias a ello se puede reservar la paga extra de Navidad para otros asuntos o sobrellevar mejor la temida cuesta de enero. Una vez que se ha desarrollado este presupuesto fijado, es importante cumplirlo y no pasar de los límites establecidos. 

Una buena ayuda para ello, en caso de que se vaya a pagar con tarjeta de crédito, es crear espacios o subcuentas bajo la finalidad del “viernes negro”. Se trata de una opción disponible en buena parte de las aplicaciones móviles de las entidades bancarias. Muchas de ellas también permiten crear límites de gastos, consiguiendo así que no nos vayamos a pasar del presupuesto establecido. Quizás pueda resultar un tanto tedioso desarrollar este plan, pero de ejecutarlo ten por seguro que el bolsillo te lo agradecerá. Hay que tener en cuenta que cuánto más se ahorre en el Black Friday, menos habrá que gastar en Navidad.