¿Por qué es importante trabajar nuestra marca personal?

¿Por qué es importante trabajar nuestra marca personal?

Las empresas trabajan sus marcas para tener una experiencia satisfactoria con sus clientes y usuarios. Entonces, ¿por qué no aplicar esa misma estrategia en las marcas personales? Veamos entonces por qué es tan importante trabajar la marca de cada persona.

La percepción de nosotros que dejamos en los demás hará nuestra marca personal
Anna Ladrón
Actualizado a:

De un tiempo a esta parte, los profesionales han ido tomando consciencia de que, para influir en su entorno, tanto laboral como personal, es determinante saber cómo diferenciarse del resto de su competencia. Y, para tal fin, se ha tornado fundamental poseer una marca personal sólida y coherente, al igual que la de las empresas. 

¿Qué es la marca personal?

Existen muchas definiciones del concepto de marca personal. Por ejemplo, Jeff Bezos, CEO de Amazon, considera que la marca personal es “aquello que dicen de ti cuando no estás delante”. También Irene Milián, consultora senior de negocios de marca personal, establece que “la marca personal es el resultado de una gestión consciente y estratégica de la percepción que tienen los demás de nosotros como profesionales”. 

En ambos casos, se coincide en definir el término como aquella percepción que uno deja en los demás. Pero lo que es más relevante es que dicha percepción puede moldearse a través de la aplicación de estrategias del personal branding, para así monetizar y posicionar una marca personal. 

Por qué es importante trabajar una marca personal

Ha quedado claro que la construcción de la propia marca personal mejora su posicionamiento y permite sacarle rendimiento (también económico). Pero en concreto, ¿qué puede hacer una marca personal robusta para el individuo?

Permite destacar la singularidad de cada persona

Por una parte, la persona inicia un proceso de autoconocimiento que le ayuda a descubrir y/o aclarar qué es lo que quiere hacer y por qué quiere hacerlo, mejorando su autoestima y aumentando la seguridad en sí misma. Por la otra, de cara a su comunidad, le confiere autoridad y se presenta ante ella como un referente en su temática. 

Abre puertas en el mundo laboral, entre otros ámbitos 

Mediante este proceso, la persona puede mostrar sus habilidades y conocimientos a su público objetivo, ayudándola a conseguir las metas que se proponga. En concreto, refuerza el mensaje de marca dado a través de las tradicionales herramientas escritas de comunicación profesional (currículum vitae, carta de motivación), confiriendo al individuo más seguridad. 

Permite gestionar el perfil digital de cada uno acorde con sus valores 

Al trabajar la marca personal se toma consciencia del gran alcance que puede tener el mensaje difundido por redes sociales. Si este es transparente y auténtico, la conexión de la marca con su audiencia será muy efectiva. También debe procurarse que todo aquello que aparezca en sus perfiles sea coherente con los valores de marca y los objetivos (tanto a corto como a medio y largo plazo) que se quieren transmitir. En caso contrario, la marca perderá la confianza que su audiencia le depositó. 

Mejora la apariencia de cada uno/a 

Encontrar un accesorio o complemento que la diferencie del resto de marcas o jugar con expresiones o palabras con las que se la pueda identificar fácilmente son dos aspectos muy interesantes a la hora de construir una marca personal. Eso sí, hay que buscar la originalidad sin que, por el camino, se pierda la esencia de marca.

Como se puede deducir de lo anterior, construir una marca personal no es una tarea fácil, y requiere tiempo, valentía, paciencia, esfuerzo y voluntad de aprendizaje. También es importante que uno confíe y se deje llevar por el profesional que le acompañará y le guiará durante todo este proceso vital. Solo así será posible crear una marca que deje una huella imborrable en los demás.