NoticiasTrabajo logo Vueling negocia un ERTE que afectará a 4.000 empleados

Vueling negocia un ERTE que afectará a 4.000 empleados

La dilatación del Gobierno de España en la oficialización de los ERTE Covid insta a la acción paralela a la aerolínea Vueling para preservar su supervivencia.

Vueling negocia un ERTE que afectará a 4.000 empleados
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

Vueling prepara un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), pero por causas técnicas, organizativas o productivas. Es decir, un ERTE ETOP. A la vieja usanza y desligado de los ERTE Covid, también denominados por fuerza mayor, cuya fecha de caducidad fijada para el próximo 30 de septiembre, es inminente.

“La compañía quiere iniciar el procedimiento para la suspensión de los contratos de trabajo de todos los colectivos de la empresa para causas organizativas y de producción provocadas por la situación actual que COVID-19 está suponiendo en nuestro sector”, ha informado en un comunicado el Sindicato Español de Líneas Aéreas (SEPLA).

Recientemente lo hizo Iberia, y ahora es el turno de Vueling, ante los débiles síntomas de recuperación aún con la progresiva flexibilización y levantamiento de las restricciones sanitarias internacionales, con el sector de las aerolíneas, el turístico o el ocio nocturno aún sufriendo las estrecheces económicas y para los que esta medida resulta un balón de oxígeno clave para su supervivencia.

4.000 trabajadores afectados potencialmente por este ERTE

“Un ERTE negociado con la parte social es clave para garantizar que la producción de Vueling se distribuya de manera equitativa entre todos los tripulantes, entre ellos, 1.150 pilotos, y que el ERTE será proporcional a la actividad de la compañía", ha concretado SEPLA y el Sindicato De Tripulantes Auxiliares De Vuelo De Líneas Aéreas (STAVLA), con los que ya se ha empezado la negociación con Vueling.

Este ERTE ETOP se calcula que afectará a una primera estimación de 4.000 trabajadores y contiene diferencias con el ERTE Covid de fuerza mayor. Sobre todo en el aspecto de las exoneraciones de pagos a la Seguridad Social por parte de la aerolínea española. De no llegar a tiempo la prórroga oficialista del Gobierno de los segundos, se vería en la obligación de pagar más dinero. Prácticamente un 20% más.

El Gobierno de España trabaja contrarreloj

Una vez anunciadas las líneas de acción en la fase final de la negociación Gobierno – sindicatos – patronal para la sexta prórroga de los ERTE Covid, con la gran novedad de la obligación de la formación para los trabajadores que se acojan a esta figura, se espera anunciar cuanto antes su inscripción en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Aunque se espera que sea sobre la bocina.

Precisamente, la concreción de los mecanismos de acción de esa formación condición sine qua non para acogerse a esta figura es la que está retrasando, además de el criterio de las exenciones, la oficialización, y la que ha llevado a Vueling a comenzar a abrir otras vías alternativas de auxilio en beneficio de la supervivencia de la compañía por si no llegara a tiempo. Una hoja de ruta, que, de momento, es eso: un boceto.

"Todo el sector del turismo pensamos que se va a prorrogar, pero, a día de hoy, no hay una versión oficial. Por lo tanto, nosotros estamos obligados, por los procedimientos internos de la compañía, a convocar la mesa de negociación con cierta antelación a la finalización de los ERTE de fuerza mayor. En la carta de notificación decimos que, si entre que se convoca la mesa y la fecha de la reunión, el Gobierno anuncia la prórroga de los ERTE, no iniciamos la negociación. Nosotros no hemos presentado un ERTE, lo único que hemos hecho es enviar una carta según el procedimiento a la espera de que el Gobierno diga si se prorrogan o no”, aclara Vueling.