Sociedad

Airbnb tiene la solución perfecta para acabar con las fiestas ruidosas

La compañía internacional de alojamientos avisa de un sistema tecnológico para saber si se superan los umbrales de ruido, tras prohibir los eventos ruidosos, y el número de personas que hay en la propiedad.

Grupo de jóvenes celebrando una fiesta en casa
Nuevas normas en Airbnb
Javier Martín
 

Airbnb refuerza su apuesta por la política del silencio en sus alojamientos. La plataforma online dedicada a la oferta de alquiler vacacional de alojamientos particulares y turísticos da una vuelta de tuerca a su compromiso con las normas de su comunidad. Si hace poco estableció nuevas normas para los huéspedes que hagan uso de sus servicios, ahora incorpora a ellas nueva tecnología para comprobar su correcto funcionamiento y cumplimiento.
 
La limpieza, los huéspedes no incluidos en la reserva, el aparcamiento no autorizado o el consumo de tabaco fueron algunos de los aspectos sobre los que intensificará la vigilancia y endurecerán las condiciones con tal de corregir su comportamiento y fomentar la confianza de la comunidad. También el exceso de ruido, una de las grandes fuentes de conflicto entre la gestión, los usuarios y los vecinos colindantes a esos alojamientos que gestiona Airbnb. 

Airbnb: ¿se pueden celebrar fiestas?

El 20 de agosto de 2020, la compañía anunció a través de un comunicado que “se prohíbe celebrar fiestas y eventos en los alojamientos de todo el mundo que se ofrezcan a través de la plataforma y que la capacidad estará limitada a 16 personas, de acuerdo las políticas de la comunidad”. Una medida implantada definitivamente hasta nuevo aviso y que limita el fomento de los anuncios de este tipo, dirigidos a fiestas, que proliferaron durante el confinamiento de la pandemia y sus posteriores restricciones.
 
Aunque, como especifica en sus condiciones de uso, “los anfitriones de establecimientos tradicionales (como los hoteles boutique) determinan sus propias normas relativas a los eventos, pudiendo decidir si permiten o no celebrar eventos. Sin embargo, si Airbnb recibiera quejas, se pondrán en contacto con los anfitriones para mediar solución.
 
Además, también añade que cualquier anuncio sospechoso con el fin de organizar fiestas o eventos similares o ya se haya producido perturbación a los vecinos, se eliminará directamente, con la posibilidad de imponer suspensiones de hasta 30 días. Para los huéspedes que celebren este tipo de eventos, cabe la posibilidad de eliminar directamente su cuenta de la aplicación. 

Minut, el aguafiestas de Airbnb

La plataforma se ha asociado con esta empresa tecnológica sueca que controla el ruido y la ocupación para brindar a los anfitriones de los alojamientos un dispositivo detector capaz de identificar el ruido que hay en la casa y el número de inquilinos en cada momento. Lo hará mediante una aplicación que avisa al propietario a través de una notificación en su teléfono móvil al estilo, como avisa la propia empresa en su web, de: “el nivel de ruido ha superado el umbral de 75 dB durante 10 minutos y actualmente es de 82 dB".

Por su parte, según el número de móviles que haya en la casa, determinará cuántas personas se encuentran en la misma para comprobar si se están respetando las reglas. No será una intromisión a la privacidad de los clientes ya que está prohibido que este aparato se ubique en dormitorios, baños o zonas de descanso ni grabe sonidos o conversaciones. El propietario, asimismo, tiene la obligación de especificar su presencia en el anuncio.

ARCHIVADO EN: