NoticiasTrabajo logo El SEPE explica que es la situación legal de desempleo para cobrar prestaciones y subsidios

El SEPE explica que es la situación legal de desempleo para cobrar prestaciones y subsidios

Para percibir subsidios y prestaciones es necesario acreditar una situación legal de desempleo, pero ¿qué significa esto para el SEPE?.

El SEPE explica que es la situación legal de desempleo para cobrar prestaciones y subsidios El SEPE explica que acciones dan lugar a una situación legal de desempleo
Francisco Miralles
Francisco Miralles
Actualizado a:

Los trabajadores que caigan en el desempleo tienen derecho a percibir una prestación o subsidio por desempleo por parte del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Para acceder a estas ayudas en materia de seguro de desempleo, el organismo del gobierno de España exige que el perceptor se encuentre en situación legal de desempleo.

El hecho de no tener trabajo no significa que una persona pueda acudir al SEPE y solicitar una prestación. El Ministerio de Trabajo y Economía Social es claro sobre este tema y explica para el INEM cuáles son las situaciones por la que una persona trabajadora puede acceder a una ayuda de este organismo.

No es la única condición que deberá de reunir, además se debe de cumplir con otros requisitos, como carecer rentas superiores al 75 % de salario mínimo interprofesional, estar apuntado al paro o suscribir al compromiso de actividad del Servicio Público de Empleo.

Qué es situación legal de desempleo

Se entiende por situación legal de desempleo a la que por causas ajenas a la voluntad de la persona trabajadora se extingue o se finaliza una relación laboral. Al ser una situación que no buscan las personas trabajadoras, estas tienen derecho a acceder a las prestaciones y subsidios por desempleo según las condiciones que reúnan.

De forma resumida, una situación legal de desempleo es cuando un trabajador pierde su empleo por una situación que no dependa de él, en otras palabras, ajena a su voluntad.

Por el contrario, no se considera una situación legal de desempleo cuando el trabajador abandona su trabajo por voluntad propia. Ejemplo, tener un contrato fijo y dejar de trabajar pidiendo una baja voluntaria.

Tampoco se consideran en esta situación los trabajadores autónomos que soliciten la baja en el Régimen General por cuenta propia por falta de encargos, ni las empleadas del hogar cuando estas se quedan sin trabajo

Cuándo se está en situación legal de desempleo

Para tener un concepto más claro de lo que se entiende por situación legal de desempleo, el SEPE cuenta con un listado donde es posible saber qué acciones dan lugar a esta situación. 

Este es el listado de situaciones por los que se considera una “situación legal de desempleo”:

  • El despido en todas sus formas.
  • Que el fin de contrato se deba a al fallecimiento, jubilación o incapacidad de la empresaria o empresario.
  • Finalización de un contrato temporal o de obra y servicio.
  • No superar el periodo de prueba en una empresa.
  • Finalización del periodo de actividad productiva.
  • Finalización de la relación administrativa temporal de personal funcionario de empleo y personal contratado administrativo.
  • Cese como socia o socio trabajador de una cooperativa en periodo de prueba, expulsión improcedente, o cese temporal o definitivo en la actividad de la cooperativa por causas económicas, tecnológicas, organizativas, de producción o por fuerza mayor, finalización del vínculo societario de duración determinada.
  • Que la finalización o fin de contrato sea a consecuencia de un episodio de víctima de violencia de género.

Aunque el SEPE dice que una situación legal de desempleo se debe a finalización de un contrato laboral por causas ajenas a la voluntad del trabajador, existen unas situaciones por las cuales se concede tal situación. Estas son:

  • Ser emigrante que a trabajador en el extranjero y retorna a España.
  • Ser liberado de un centro penitenciario o de internamiento.
  • Superar incapacidad permanente parcial a consecuencia de una mejoría de una situación de incapacidad en los grados de total, absoluta o gran invalidez.