NoticiasTrabajo logo Sanidad alerta sobre un medicamento que puede provocar la muerte

Sanidad alerta sobre un medicamento que puede provocar la muerte

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha advertido de los riesgos del uso del hidroxietil-almidón (HEA) en ciertos pacientes.

Sanidad alerta sobre un medicamento que puede provocar la muerte La EMA pide la suspensión de los medicamentos con hidroxietil-almidón en la UE
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

La Agencia Europea del Medicamento (EMA, en inglés) ha aconsejado parar la comercialización y retirar del mercado farmacéutico de la Unión Europea aquellos medicamentos que contengan hidroxietil-almidón (HEA). A instancias del Comité Europeo para la Evaluación de Riesgos (PRAC), ha alertado de sus potenciales y graves riesgos, entre los que se encuentran el daño renal severo e incluso la muerte, en pacientes con determinadas patologías, generalmente relacionadas con el riñón o pacientes muy debilitados.

El PRAC ha evidenciado, en base a la recopilación de los últimos estudios que ya arrojaban evidencias de más contras que pros en su uso y de los nuevos llevados a cabo, que las soluciones de HEA tienen un "uso relevante en situaciones en las que su administración está contraindicada".

Esto significa que se usan con frecuencia a pesar de sus riesgos. Todo ello, a pesar de las restricciones impuestas en 2018, que "no han garantizado suficientemente que estos medicamentos se utilicen de forma segura en determinados grupos de pacientes en los que se ha demostrado un daño grave".

¿Qué es el hidroxietil-almidón?

El HEA es un expansor plasmático coloidal usado en casos de hipovalemia causada por hemorragias graves después de una lesión o cirugía cuando el tratamiento basado únicamente en cristaloides no sea efectivo. En otras palabras, es un reemplazo del volumen plasmático cando se ha perdido mucha sangre pero del que han ido surgiendo contraindicaciones. Tantas, que superan a los beneficios.

En 2013 se demostró su riesgo de generar insuficiencia renal y aumentar la mortalidad en pacientes con sepsis, con insuficiencia renal, estado crítico o quemados. Y ya en 2018, en un segundo examen de su uso, fue restringido su empleo en hospitales y centros sanitarios para advertir a los profesionales sanitarios advertencias de su uso. Asimismo, se instó que los titulares de las autorizaciones de comercialización (TAC) evaluaran las condiciones de su uso.

La Agencia Española del Medicamento señala las alternativas

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), en línea con la PRAC y la EMA, ha ordenado seguir estrictamente las instrucciones actuales de su uso, a la espera de ser ratificadas por el grupo Europeo de Coordinación para el Reconocimiento Mutuo y Procedimientos Descentralizados (CMDh) este mes de febrero.