NoticiasTrabajo logo Nuevo suicido en la Guardia Civil: un coronel se quita la vida con su arma reglamentaria

Nuevo suicido en la Guardia Civil: un coronel se quita la vida con su arma reglamentaria

Es el tercer agente de la Benemérita que se suicida en este mes de enero de 2022. Marlaska pretende cambiar el protocolo antisuicidios.

Nuevo suicido en la Guardia Civil: un coronel se quita la vida con su arma reglamentaria Se suicida un coronel de la Guardia Civil con su arma reglamentaria
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

La lacra del suicidio se extiende sobre los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado (FFCCSE). Un coronel del Estado Mayor de la Guardia Civil ha sido hallado sin vida este lunes, 24 de enero, en su despacho de la Dirección General del Instituto Armado, ubicado en la céntrica calle madrileña de Guzmán El Bueno.

La noticia la adelantó Voz Pópuli y pudo ser confirmada posteriormente por El Español. En base a los hechos conocidos, M.A.D.B., un reputado agente con una considerable y contrastada trayectoria colmada de años de prestigioso servicio al Cuerpo, y con amplio reconocimiento en el colectivo, se habría suicidado utilizando para ello su arma reglamentaria.

El coronel estaba empleado en el Estado Mayor de la Benemérita, un órgano que presta soporte y ayuda a la Dirección Adjunta Operativa, al Mando de Operaciones y al Mando de Fronteras y a la Policía Marítima. También articula las principales líneas de actuación del Instituto Armado. Por el momento, se desconocen las causas contextuales que pudieran haberle motivado a ello. Con él, son ya tres los agentes que se quitan la vida en este enero de 2022. Un fenómeno creciente.

2021, año récord de suicidios en la Policía y la Guardia Civil

El año nuevo no ha cambiado, ni siquiera minimizado, esta realidad para los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, los más afectados. Si los problemas psicológicos acabaron resultando la pandemia silenciosa con la llegada del Covid-19, para estos colectivos, los más afectados, es el drama oculto: cerca de 350 agentes se han quitado la vida en los últimos 16 años.

Un total de 187 guardias civiles se suicidaron entre 2005 y 2020, en base a los datos oficiales de la Dirección General de la Guardia Civil. 160 fueron policías en los últimos 20 años. El 85 % de ellos, con arma de fuego. A ellos hay que sumar los 17 contabilizados por la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y los 17 policías durante el pasado 2021. En total, 34 agentes que se quitaron la vida el pasado año. El más alto desde que se poseen estadísticas. Un incremento del 70% con respecto a 2020, en el que se computaron 22 casos.

“El suicidio es el gran drama oculto que se padece en la Guardia Civil. Venimos denunciando ante la Administración y la sociedad española desde hace muchos años, la elevada tasa de suicidios entre los trabajadores del Instituto Armado, una tragedia que promedia una muerte cada 26 días, muy por encima de la media de la sociedad española y de otros cuerpos policiales". Aseguran en la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC).

¿Cuáles son las causas del suicidio en los Cuerpos y Fuerzas del Estado?

"Una compleja interacción de muchos factores tales como enfermedad mental y física, abuso de sustancias, conflictos familiares e interpersonales y acontecimientos estresantes. Las investigaciones del Servicio de Psicología han detectado que los principales factores que intervienen en la aparición de conductas autolíticas en el seno del Cuerpo, están fundamentalmente relacionados con cuestiones del ámbito personal de los sujetos: alrededor del 95 % de los casos", indica la AUGC.

Entre estos factores se indican algunos como el estrés laboral que deriva en sentimientos de frustración, indefensión y desesperanza por no poder llevar completar satisfactoriamente la actividad laboral. Así como el acceso a las armas y las tensiones psicosociales derivadas del trabajo a turnos, de difícil conciliación con la vida familiar.

Además, solucionar estos problemas es difícil por los prejuicios sociales de ‘debilidad’. Si los agentes van a los psicólogos en las comandancias se les puede llegar a estigmatizar. Le pedimos que estudiase otras fórmulas para acceder a estos especialistas”, cuenta Agustín Leal, portavoz de Jucil.

Marlaska busca un cambio en el protocolo antisuicidios 

Una problemática creciente que ha conseguido despertar la conciencia de las altas esferas ministeriales tras el grito constante de alarma de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y sus asociaciones. El objetivo es “reconocimiento” y actuación de un terremoto interno que parece pasar de puntillas.

Por ello, Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior, pretende llevar a cabo una reforma del protocolo antisuicidios a nivel ministerial. La Guardia Civil y el Instituto Armado poseen su propio protocolo de prevención. También la Policía Nacional, pero este se inauguró el pasado año, tras 160 muertes en 20 años. El teléfono de atención psicológica 24 horas, la declaración de situaciones tentativa de suicidio en agentes que hayan participado en situaciones límite o las ‘autopsias psicológicas’ de aquellos que hayan intentado hacerlo son algunas de las medidas que contemplan.

Asociaciones como Jucil reclaman la actualización de un protocolo “obsoleto” y que “no está funcionando”. Otras, como AUGC, piden “la externalización del servicio de atención psicológica, de manera que los facultativos no pertenezcan a la escala de mando y se pueda contar también con especialistas ajenos al Cuerpo ya que facilitaría que los agentes pudiesen tratarse sin miedos”.

Pero no solo estas. “También incrementar el número de psicólogos adscritos a las Unidades de Prevención de Riesgos Laborables o la dotación de armeros en todas las unidades y garantía de que las bajas psicológicas no repercutan en la vida profesional del agente y pueda manchar así su expediente personal".