NoticiasTrabajo logo Ahí te quedas Yolanda, Deliveroo se va de España

Ahí te quedas Yolanda, Deliveroo se va de España

La primera plataforma de reparto de comida a domicilio deja de operar en España dejando en la calle a 3.800 trabajadores.

Una crónica de una despedida anunciada que escribe hoy su epílogo. Deliveroo echa la persiana en España. La empresa de reparto de comida a domicilio cesa toda actividad a nivel nacional tras la entrada en vigor de la controvertida ley rider, que regula la relación laboral entre los repartidores y las plataformas dedicadas a ello y que otorgaba a estos tres meses para adaptarse a sus cambios.   Ser más transparentes y accesibles en base a cómo funcionan sus aplicaciones y métodos de trabajo, reconocer a sus trabajadores y ofrecerle esos derechos por ley. Los principales caballos de batalla del texto legal que entró en vigor el 13 de agosto, convertido en una de las obsesiones del Ministerio de Trabajo, en general, y de Yolanda Díaz, en particular, y que convierte a España en pionera en la materia.   Su principal leitmotiv es condenar la ilegalidad de la figura del tan recurrido falso autónomo con la que trabajan la mayoría de estas aplicaciones de reparto de pequeñas mercancías para igualar el juego de las empresas tradicionales y las nuevas que se están implantando de riders éticos o repartidores autónomos ‘de verdad’. Aunque no todos lo están cumpliendo.   10.000 restaurantes, 3.800 repartidores y 70 ciudades   "La ley se cumple de forma parcial, pero sobre todo ha obligado al sector a transformarse porque muchas nuevas plataformas que están entrando en España ya lo hacen con los repartidores en plantilla", afirma Fernando García, miembro de la plataforma ‘Riders por derechos’. “Algunas plataformas están adoptando medidas cosméticas más que reales”, alerta el profesor y abogado Pere Vidal.   Seis años han pasado desde que Deliveroo abriera sus puertas en España, convirtiéndose en la primera empresa especializada en el reparto a domicilio que operaba a nivel nacional. De hecho, aseguraba un plazo de entrega de menos de 30 minutos. Ahora también es la primera que dice adiós. Mientras que Glovo anunció que convertía en verdaderos autónomos a un 80% de su plantilla y contrataba al porcentaje restante o Uber Eats optaba por el método de la subcontratación, Deliveroo anunció su cierre gradual.   Abandona de esta manera un sector en plena expansión. Los números que ofrece Comercio evidencian que las peticiones de comida a domicilio han crecido en el último año un 61%. Un hábito impulsado por la pandemia y que parece haberse instaurado más allá de ello. Ahora abandonará su cartera de casi 10.000 restaurantes en más de 70 ciudades y dejará en la cuneta a cerca de 3.800 repartidores Como motivo, la empresa esgrimía que “la ley rider genera enormes perjuicios al sector del reparto y pérdidas estructurales a las empresas”. Dado los esperanzador del futuro de un sector en auge, la competencia, ardua, no para de crecer. Gorillas o Rocket son algunas de las últimas en pelear por hacerse con parte del pastel que deja Deliveroo, que sin embargo no era top-3. La cuota del 24% de los envíos que aglutinaba le ubicaba en el sexto puesto.   "Ha habido una competencia tan destructiva entre las plataformas, una carrera en la que incluso se han saltado la ley, que se han destruido a ellos mismos. Ahora habrá una gran pelea por quedarse con los clientes de Deliveroo", explica García. “Hay negocio y demanda pero las nuevas compañías no van a crear tantos empleos”, continúan explicando desde Deliveroo.   Algunos riders mostraban su descontento con la nueva ley ya que limitaba sus ingresos y aumentaba la posibilidad de despido. La media salarial de un trabajador contratado se cifra en 1.300 euros, mientras que algunos riders falsos autónomos llegaban a los 2.500 euros.   ERE: despido de 48 días por año trabajado   Desde el tiempo que la ley rider fue incluida en el Boletín Oficial del Estado (BOE) para su entrada en vigor, el comité de empresa de Deliveroo ha estado negociando con sus trabajadores el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) y sus condiciones. Los cerca de 3.800 trabajadores afectados, tanto riders como de la estructura propia de la empresa, recibirán una indemnización de 45 días de salario por año trabajado. Si no se alcanzan estos requisitos de antigüedad y salario, se le indemnizará con 1.000 euros Ministra Yolanda Díaz y un trabajador de Deliveroo
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

Una crónica de una despedida anunciada que escribe hoy su epílogo. Deliveroo echa la persiana en España. La empresa de reparto de comida a domicilio cesa toda actividad a nivel nacional tras la entrada en vigor de la controvertida ley rider, que regula la relación laboral entre los repartidores y las plataformas dedicadas a ello y que otorgaba a estos tres meses para adaptarse a sus cambios.

Ser más transparentes y accesibles sobre la base de cómo funcionan sus aplicaciones y métodos de trabajo, reconocer a sus trabajadores y ofrecerle esos derechos por ley.

Los principales caballos de batalla del texto legal que entró en vigor el 13 de agosto de 2021, convertido en una de las obsesiones del Ministerio de Trabajo, en general, y de Yolanda Díaz, en particular, y que convierte a España en pionera en la materia.

Su principal leitmotiv es condenar la ilegalidad de la figura del tan recurrido falso autónomo con la que trabajan la mayoría de estas aplicaciones de reparto de pequeñas mercancías para igualar el juego de las empresas tradicionales y las nuevas que se están implantando de riders éticos o repartidores autónomos ‘de verdad’. Aunque no todos lo están cumpliendo.

10.000 restaurantes, 3.800 repartidores y 70 ciudades

"La ley se cumple de forma parcial, pero sobre todo ha obligado al sector a transformarse porque muchas nuevas plataformas que están entrando en España ya lo hacen con los repartidores en plantilla", afirma Fernando García, miembro de la plataforma ‘Riders por derechos’. “Algunas plataformas están adoptando medidas cosméticas más que reales”, alerta el profesor y abogado Pere Vidal.

Seis años han pasado desde que Deliveroo abriera sus puertas en España, convirtiéndose en la primera empresa especializada en el reparto a domicilio que operaba a nivel nacional. De hecho, aseguraba un plazo de entrega de menos de 30 minutos. Ahora también es la primera que dice adiós. Mientras que Glovo anunció que convertía en verdaderos autónomos a un 80% de su plantilla y contrataba al porcentaje restante o Uber Eats optaba por el método de la subcontratación, Deliveroo anunció su cierre gradual.

Abandona de esta manera un sector en plena expansión. Los números que ofrece Comercio evidencian que las peticiones de comida a domicilio han crecido en el último año un 61%. Un hábito impulsado por la pandemia y que parece haberse instaurado más allá de ello. Ahora abandonará su cartera de casi 10.000 restaurantes en más de 70 ciudades y dejará en la cuneta a cerca de 3.800 repartidores

Como motivo, la empresa esgrimía que “la ley rider genera enormes perjuicios al sector del reparto y pérdidas estructurales a las empresas”. Dado el esperanzador del futuro de un sector en auge, la competencia, ardua, no para de crecer. Gorillas o Rocket son algunas de las últimas en pelear por hacerse con parte del pastel que deja Deliveroo, que, sin embargo, no era top-3. La cuota del 24% de los envíos que aglutinaba le ubicaba en el sexto puesto.

"Ha habido una competencia tan destructiva entre las plataformas, una carrera en la que incluso se han saltado la ley, que se han destruido a ellos mismos. Ahora habrá una gran pelea por quedarse con los clientes de Deliveroo", explica García. “Hay negocio y demanda pero las nuevas compañías no van a crear tantos empleos”, continúan explicando desde Deliveroo.

Algunos riders mostraban su descontento con la nueva ley, ya que limitaba sus ingresos y aumentaba la posibilidad de despido. La media salarial de un trabajador contratado se cifra en 1.300 euros al mes, mientras que algunos riders falsos autónomos llegaban a los 2.500 euros mensuales.

ERE: despido de 48 días por año trabajado

Desde el tiempo que la ley rider fue incluida en el Boletín Oficial del Estado (BOE) para su entrada en vigor, el comité de empresa de Deliveroo ha estado negociando con sus trabajadores el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) y sus condiciones. Los cerca de 3.800 trabajadores afectados, tanto riders como de la estructura propia de la empresa, recibirán una indemnización de 45 días de salario por año trabajado. Si no se alcanzan estos requisitos de antigüedad y salario, se le indemnizará con 1.000 euros.