NoticiasTrabajo logo Empleo para mayores de 45 años: la doble cara del mercado laboral

Empleo para mayores de 45 años: la doble cara del mercado laboral

Casi la mitad de las personas que tienen trabajo o lo buscan en España (48%) tiene 45 años o más, frente al 36% de hace una década.

El mercado de trabajo en España tiene rostro de trabajador mayor de 45 años Dificultades de empleo para los mayores de 45 años
Trinidad Rodríguez
Trinidad Rodríguez
Actualizado a:

Lo que parece que las empresas intentan ignorar da de bruces con la realidad del mercado de trabajo español. Un 48%, es decir, casi la mitad de las personas que tienen trabajo o lo buscan en España tiene 45 años o más, frente al 36% de hace una década. Esta cifra supondrá hasta un 60% de la población activa en 2030. Así lo confirma el último informe “Tu Edad es Un Tesoro” presentado por la Fundación Adecco. 

Un análisis cuyo objetivo es reconocer el talento senior como motor indiscutible del tejido productivo en nuestro país. Y es que detrás de estos datos, hay un gran estudio sociológico detrás de los puestos de trabajo. La contracción de la tasa de natalidad, hoy en mínimos históricos con una media de un solo hijo por mujer, y con la esperanza de vida récord, que ya alcanza los 83 años, se traslada al mundo del empleo, lo que da como resultado una fuerza laboral cuya media de esperanza hoy los 43 años, frente a los 39 de 2007, y que en 2026 llegará a los 50 años, según las previsiones del Instituto Nacional de Estadística (INE). 

Así, del total de personas que tienen trabajo o lo buscan, casi la mitad, esto es, 11.231.400 millones de trabajadores ya tienen 45 años o más, un porcentaje que ha crecido a una velocidad media de 1,2 puntos porcentuales al año. En 2012, alcanzaba el 36%. Con este ritmo de crecimiento, todas las estimaciones indican que el año 2030 rozarán el 60% de la población activa.

No obstante, hay que analizar la otra cara de la moneda, puesto que el número de desempleados que superan la barrera de los 45 años representan el 42% de la fuerza laboral disponible. Y las provisiones no parecen que vayan a mejorar, ya que irán en aumento a tenor de la crisis demográfica. 

Las barreras del talento senior: motor de futuro, pero dobles barreras 

A pesar de que los empleados senior tienen un peso creciente en el mercado laboral, como demuestran los indicadores de actividad, ocupación y desempleo, su búsqueda de trabajo se torna mucho más difícil que para el resto de los desempleados. 

Así lo acredita el porcentaje de paro de larga duración, que en el caso de los parados mayores de 45 años roza el 60%, frente al 47% de media general. En concreto, actualmente 1.329.200 personas mayores de 45 años buscan trabajo en España y el 58% es desempleado de larga duración, una cifra que da cuenta de las dificultades adicionales de la fuerza laboral sénior para acceder a un empleo. Estos son los factores principales subyacen tras esta mayor tendencia a la cronificación del desempleo.

Prejuicios y estereotipos sociales

Los prejuicios y esterotipos sociales se trasladan a las empresas en forma de reticencias a la hora de incorporar mayores de 45 años a los equipos de trabajo. Algunas de estas erróneas creencias sostienen que las personas senior tienen competencias obsoletas, que no encajarán en una plantilla mayoritariamente joven o que tendrán menos flexibilidad para viajar o hacer horas extra.

El 52% de las empresas declara encontrar frenos para incorporar mayores de 45 años a la organización.

Desconocimiento, desorientación o desánimo

Sobre todo a la hora de buscar trabajo por parte de los propios desempleados senior. Frecuentemente, los mayores de 45 años pierden su empleo tras muchos años en la misma empresa o tras largos periodos de inactividad. Por ello, tienden a desconocer o a infra optimizar los canales de búsqueda de empleo, encontrando dificultades para construir su discurso profesional.

En muchos casos, el desempleo puede acarrear entre estos profesionales importantes problemas de salud mental, impactando de forma negativa en sus relaciones personales y familiares. Este es uno de los grandes retos a los que tenemos que hacer frente, reforzando el apoyo y acompañamiento emocional para que puedan mantener una actitud positiva en la búsqueda de trabajo.