Hipotecas

La ‘tasa single’, otro lastre para las hipotecas

¿Qué es la llamada ‘tasa single’ y qué implicaciones conlleva a la hora de pedir una hipoteca? Los solteros constituyen el 36% de las solicitudes hipotecarias entre las entidades bancarias y financieras.

Joven calculando gastos
La 'tasa single' complica el crédito hipotecario para las personas solas
Javier Martín
 

Conseguir una hipoteca a buen precio se ha convertido en prácticamente misión imposible en la actualidad. La tercera subida de tipos de interés confirmada por el Banco Central Europeo (BCE), que los acaba de elevar al 2% y encarecerá las hipotecas cerca de un 30%, y la que se prevé para diciembre complicarán aún más la tarea. Lo es aún más si se pretende contratar un crédito hipotecario solo. Los solteros realizarían el 36% de las solicitudes.

Al contrario de lo que supone hacerlo en pareja y la mayor seguridad o garantías que ofrecen dos rentas en lugar de una para cubrir la cuantía de las distintas cuotas mensuales. Por ello, las entidades bancarias y financieras aplican la denominada ‘tasa single’, que lastra directamente a las hipotecas para solteros y buscan, a grandes rasgos, establecer unos requisitos más estrictos para minimizar los riesgos de impago. Sin embargo, no imponen mayor cobro de intereses o penalizaciones económicas

¿Qué es la ‘tasa single’?

Se trata del peaje que supone contratar una hipoteca de forma individual, para una sola persona. Se habla de ‘peaje’ ya que adquirir un producto o servicio entre dos conlleva dividir el coste a la mitad. Los gastos se dividen y el riesgo de impago disminuye. No se trata de un cobro adicional que se le realiza a ese ‘solitario’ cliente, si no de la mayor dificultad, al menos teóricamente hablando, de acceder a determinados pagos. Es el sobrecoste que implica vivir solo.

Hipoteca y ‘tasa single’

La relación entre ambas es directa. Acaba siendo un factor más que Influye, aumentando el grado de dificultad de que una entidad financiera o bancaria la acabe concediendo. Como se ha mencionado, el riesgo para una sola persona se concentra en ella y no en dos, por lo que la seguridad que le ofrece ese cliente al banco suele ser menor.

Aunque, obviamente, no es así en todos los casos. Cada uno de ello es subjetivo. Puede llegar a existir una sola persona que por poderío económico ofrezca aparentemente más garantías que dos. En resumen, la ‘tasa single’ aumentará lo estricto que sean los bancos, pero no significa que acabe siendo un factor desequilibrante en la decisión final de esa entidad financiera o bancaria.

Requisitos al contar con la ‘tasa single’

Si el dicho dice que la unión hace la fuerza, en la concesión de una hipoteca no va a ser menos. La fortaleza económica de dos personas va a dar una imagen de mayor seguridad. O, al menos, sensación. Pero, en general, aunque dependerá de las políticas particulares de la entidad bancaria o financiera correspondiente, los requisitos serán los mismos ya se solicite solo o en pareja; condición, esta última, que facilitará cumplirlos:

  • Evidenciar solvencia económica para afrontar las cuotas mensuales y alejar la posibilidad del impago. Al ser las rentas por trabajo los principales ingresos, la posibilidad de que dos personas pierdan el trabajo en el mismo espacio de tiempo es menos probable.
  • Poseer un contrato de trabajo indefinido.
  • Tener aval bancario. Puede ser otra persona o una propiedad.
  • Sueldo por encima de la media. La cifra baremo dependerá de la entidad y su política de riesgos. Aunque en lo que sí coincide la mayoría es que la cuota a afrontar no debe suponer más del 40% del salario.
  • Varios años seguidos trabajando en la misma empresa.

Cumpliendo todos ellos, o la gran mayoría, no habrá problema en superar la ‘tasa single’ y conseguir la concesión de esa hipoteca.

 
 

ARCHIVADO EN: