NoticiasTrabajo logo Cómo entrar a trabajar en Correos sin oposición

Acceder sin oposición

Cómo entrar a trabajar en Correos sin oposición

Existe dos formas de acceder a Correos: como empleado fijo con un proceso selectivo o a través de las bolsas de empleo público, sin oposición

Cómo entrar a trabajar en Correos sin oposición
Berta F. Quintanilla
Berta F. Quintanilla
Actualizado a:

Trabajar en Correos como personal laboral fijo solo es posible tras aprobar la oposición. Pero hay otras maneras de conseguir un contrato de trabajo en Correos, temporal eso sí, para los puestos de personal de reparto, agente de clasificación y atención al cliente en las oficinas. Se trata de las bolsas de empleo público llamadas también ‘bolsas de Correos’, que se abren cada cierto tiempo.

Las últimas cerraron el plazo de inscripción el pasado día 17 de febrero, y más de 400.000 candidatos esperan saber si están admitidos o no. Para eso, tendría que estar ya disponible en la web ‘Personas y talento’ el listado con las personas que reúnen los requisitos y son aptos para un empleo en la empresa postal. 

Fuentes sindicales consultadas por noticiastrabajo.es apuntaron a que los resultados podrían estar en los próximos días, sin que de momento haya aparecido lista alguna en la página web correos.es.

Lo que sí anunció Correos es que los contratos temporales comenzarían a realizarse en el mes de junio, algo que de momento parece complicado. Estas altas a los nuevos empleados, sumarían puntos para el baremo en caso de que se trate de personas que están preparando las oposiciones de Correos.

De este modo, trabajar en Correos sin superar el proceso selectivo es posible a través de las bolsas de empleo público. Contrato temporal y sumar puntos para el baremo de méritos del examen en el que se podrán presentar también los cursos de formación.

¿Qué hay que hacer para entrar en Correos?

Existen dos opciones: aprobar el examen de oposición o conseguir un contrato de trabajo a través de las bolsas de empleo público. Tanto para una como para otra opción es requisito contar con la titulación de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), y a la hora de presentar los méritos se valorarán los cursos, idiomas, permiso de conducir o la titulación oficial. 

Contar con más o menos formación profesional situará al candidato por encima del resto, dándole más opciones de ser seleccionado. Una vez que pase el periodo de prueba, ya podrá tener un contrato de trabajo como personal laboral fijo siempre y cuando haya conseguido una de las plazas de las convocatorias públicas.

Trabajar en Correos es una de las oposiciones más demandadas, ya que pertenecen al grupo C2, para el que solo hace falta tener la ESO terminada, pero además, se trata de unos exámenes que salen periódicamente.

La empresa postal cuenta con una plantilla que en muchos casos acumulan bastantes años de servicio, por lo que la tasa de reposición es alta. También habrá que tener en cuenta a aquellos que deciden promocionar dentro de la misma entidad para mejorar sus condiciones.

¿Qué trabajos hay en Correos?

Los puestos de trabajo en Correos, tanto para entrar con oposición como personal laboral fijo como para acceder a un empleo sin proceso selectivo a través de las bolsas son:

  • Agente de clasificación.

  • Atención al cliente en las oficinas.

  • Personal de reparto, que se divide en dos: a pie y motorizado. Para pertenecer a este segundo habrá que tener en vigor el permiso de conducir A para motos y B para llevar un coche.

Todas estas vacantes son las que forman parte de las convocatorias, cuyas bases se pueden consultar directamente en la web de Correos, y en algunos casos, los requisitos de acceso cambian.

Recordar que, si el acceso es a través de las bolsas de empleo los contratos son de carácter temporal siempre y cuando se demuestre cumplir con los requisitos. Se espera que las actuales comiencen a funcionar en el mes de junio, aunque la empresa aún no ha publicado la lista de admitidos y excluidos.

Ventajas de conseguir un puesto de trabajo en Correos

Aprobar las oposiciones o tener un contrato temporal activo en Correos tiene muchos puntos a favor para la persona que busca entrar a trabajar en una empresa pública. Aunque no sean puestos de funcionario de carrera, el personal laboral fijo tiene muchas ventajas.

Empleo estable

Personal laboral fijo es garantía de estabilidad. Si el opositor supera el examen, pasa la nota de corte y destaca en el baremo de méritos, habrá conseguido su plaza. No es funcionario pero sí es un trabajador que tendrá un buen puesto. 

La edad mínima para entrar en la empresa es de 18 años y habrá que estar pendiente de cuándo comience el plazo de presentación para las convocatorias tanto de la bolsa de empleo (trabajar sin oposición) como de los procesos selectivos. 

Un buen sueldo por trabajar en Correos

Los trabajadores de Correos tienen un buen salario. Al sueldo base habrá que sumarle la antigüedad, las horas trabajadas de más y algunos pluses de productividad previamente acordados con la empresa, como las pagas extra.
Saber cuánto ganan los trabajadores de Correos es una de las preguntas más realizadas por las personas que aspiran a formar parte de la compañía, en constante expansión. De este modo, sí se puede afirmar que las cantidades cambian en función del puesto solicitado, pero que van desde los 1.080 euros que gana un ayudante a los 1.500 que podrá recibir un ejecutivo.

Buen horario y 40 días libres al año

El horario es de 8:00 de la mañana a 15:00 horas, aunque no tiene por qué ser así para todos los puestos de trabajo. Trabajar como agente de clasificación, por ejemplo, contempla jornada de noche en algunos casos.

Reparto y ATC tienen jornada de tarde, que comenzará a las 15:00 cuando salga el compañero de las mañanas. 

Los empleados de Correos suman 40 días libres al año, contando con las vacaciones y los días de asuntos propios, algo a lo que como personal laboral fijo tienen derecho.

También podrán solicitar cambiar de provincia, mediante el concurso de traslados que aparece en cualquier empleo público.