NoticiasTrabajo logo Seguridad Social explica cómo hay que solicitar la jubilación flexible para aumentar la pensión

Seguridad Social explica cómo hay que solicitar la jubilación flexible para aumentar la pensión

Los pensionista que quieran acogerse a la jubilación flexible deberán reunir ciertos requisitos antes de presentar la solicitud en la Seguridad Social.

Seguridad Social explica cómo hay que solicitar la jubilación flexible para aumentar la pensión
Francisco Miralles
Francisco Miralles
Actualizado a:

La jubilación flexible de la Seguridad Social es la modalidad por la que se puede compatibilizar la actividad laboral con el cobro de la jubilación. En otras palabras, el beneficiario, que debe tener la condición de pensionista cobra parte de su pensión por parte de la Seguridad Social a la que percibe un salario por un trabajo.

Según el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del gobierno de España (MISSM) hay ventajas en la jubilación flexible, ya que permitirá al pensionista seguir cotizando para aumentar y conseguir el máximo de pensión. En 2021 la cantidad quedó fijada en 2.707,49 euros al mes y 37.904,86 euros al año y para 2022 aumentará un 3% según palabras del ministro, Jose Luis Escrivá. 

Recordar que, esta modalidad de pensión no es igual a la jubilación parcial o la jubilación activa. En estas no se deja de trabajar, más bien se opta por reducir parcialmente la jornada laboral para recibir parte de la pensión contributiva de jubilación. En cambio, en la flexible, es una persona con la condición de pensionista que vuelve a ser trabajador de forma parcial y cotizando por tal actividad.

Requisitos para pedir la jubilación flexible

Cualquier jubilado/a puede acceder a esta modalidad. Para ello, habrá que comunicarlo a la Seguridad Social la intención de volver a la actividad laboral. Así, los requisitos serán:

  1. Estar cobrando una pensión contributiva de jubilación.
  2. Comunicar a la Seguridad Social la intención de volver a la vida laboral.
  3. Informar que la actividad laboral que se va a ejercer. Solo se permite al jubilado realizar una jornada de trabajo a tiempo completo de entre el 50% y el 75%.

Esta modalidad de jubilación no es compatible si se pertenece al Regímenes Especiales de los Funcionarios Civiles del Estado, de las Fuerzas Armadas o de la Administración de Justicia.

También, es incompatible solicitarla si es beneficiario de una pensión por incapacidad permanente o tener una enfermedad dentro de la tabla que originan la incapacidad permanente.

Cómo pedir la jubilación flexible en la Seguridad Social

Se debe de solicitar de forma presencial en las oficinas del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). Para ello ser atendidos en las oficinas, es obligatorio pedir cita previa por internet o a través del teléfono 901 10 65 70.

Antes de acudir, es necesario reunir una serie de documentos para que puedan aprobar la solicitud. La documentación es la siguiente:

  • DNI, NIE o pasaporte del solicitante.
  • Descargar y rellenar el formulario de solicitud de jubilación flexible, el cual se puede descargar desde el siguiente enlace. En el momento de cumplimentar el formulario es muy importante marca la casilla 2.4 (Comunicación de inicio de actividad laboral simultánea a la condición de pensionista’) y especificar en que empresa se va a trabajar, con que contrato de trabajo y la fecha de inicio de la actividad laboral.

En el caso de que se otra la persona que presente la solicitud, habrá que adjuntar documento en condición de representación legal. Es importante resaltar, que para que la Seguridad Social acepte esta modalidad, el solicitante acredite que tiene una oferta laboral o un contrato firme. Será válido tanto si se solicita la jubilación flexible en la misma empresa (dónde trabajo antes del cese de actividad) o en otra empresa diferente.

¿Si estoy cobrando una pensión no contributiva puede acceder a esta modalidad? La jubilación flexible 2021 a igual que la activa o la parcial son consideradas prestaciones contributivas es decir, que han cotizado el mínimo exigido por la Seguridad Social. En el caso de las no contributivas no es posible acceder a ellas.