NoticiasTrabajo logo Cómo ahorrar en la factura de la luz si teletrabajas: consejos y trucos

Cómo ahorrar en la factura de la luz si teletrabajas: consejos y trucos

Podrás abaratar el recibo de la luz si sigues estos consejos. Prácticas a incorporar en el día a día mientras teletrabajas para ahorrar en la factura y gastar menos.

Así podrás ahorrar en la factura de la luz si teletrabajas Trucos para reducir el gasto del recibo de la luz
Esperanza Murcia
Esperanza Murcia
Actualizado a:

La subida de la luz tiene a todo el mundo mirando a qué hora es más barata la electricidad en casa. Ya se ha convertido en un ritual diario, pues no son pocos los euros que se pueden ahorrar en la factura eléctrica. Más allá de consultar las tarifas punta, valle y llano, correspondiente cada una a un determinado tramo horario de más a menos caro, ¿hay algo más que se pueda hacer para ahorrar?

Es una cuestión que interesa especialmente a las personas que se ven obligadas a teletrabajar en casa, existiendo algunos trucos que pueden abaratar considerablemente las temidas facturas de la luz. Se estima que en la actualidad hay más de un millón y medio de personas trabajando desde su domicilio en España, por lo que conviene revisar estos cambios que se pueden introducir desde ya en el hogar para conseguir un ahorro energético. 

Consejos para ahorrar en la factura de la luz 

El teletrabajo puede presentar aun más ventajas si se combina con trucos para ahorrar en la factura de la luz. Además de gastar menos, también se estaría apoyando la sostenibilidad, por lo que no se pierde nada por ponerlos en práctica. 

Ajustar los termostatos 

El uso continuado de la calefacción y el aire acondicionado es lo que más caro se paga en el recibo. Así lo dictan la mayoría de expertos, subiendo la factura en algunos hogares hasta un 20 o 30%. Para evitar este incremento, lo más recomendable es que la habitación se mantenga a una tempreatura de entre 19 y 21 grados, según estipula la Guía Práctica de la Energía elaborada por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

De hecho, la misma institución advierte de que por cada grado que se aumente en la calefacción se incrementa el consumo de energía en un 7%. También es iportante señalar que es más conveniente apagar y encender la calefacción o aire acondicionado cuando sea necesario y no mantenerla encendida por el miedo de que se gaste más. Otra opción interesante es invertir en el aislamiento de las ventanas, ya que la sensación de frío en muchos hogares deriva de la deficiencia de estas, que permiten la entrada de aire aunque permanezcan cerradas. 

Uso adecuado de los dispostivos 

Hablando de teletrabajo, es obligatorio que preocupe el uso de dispostivos electrónicos, especialmente el ordenador. Es la herramienta principal en la mayoría de trabajos, por lo que conviene apuntarse este truco: un ordenador portátil consume un 50% menos que uno de sobremesa. 

Además, conviene apagar todos los dispositivos cuando no se estén usando. Un portátil permanentemente enchufado no gastará mucho, pero sí en conjunto con el resto de aparatos: televisión, cargadores, altavoces, radios… Tanto que mantenerlos incluso en “stand by” pueden provocar una subida del 10% en el consumo energético. 

Revisar la potencia contratada 

Es importante revisar la tarifa y potencia contratada, ya que esta última tiene que ajustarse a las necesidades de cada vivienda sin ponerla por debajo o por encima de las mismas. En este sentido, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) aconseja que se contrate una potencia eléctrica distinta para las horas valle y punta. De este modo, se podría reducir el gasto energético.

Aprovechar la luz natural 

Puede resultar algo obvio, pero no todo el mundo lo pone en práctica. Al situar el área de trabajo en las zonas con mayor luz natural de la casa, se evita tener que encender la luz artificial. Además, también mejora el estado de ánimo. Para cuando se vaya la luz natural, es recomendable disponer de bombillas LED en vez de las tradicionales, que puede reducir el consumo hasta la mitad. 

Planificar el horario y las comidas 

Hay que intentar ajustarse lo máximo posible a la jornada laboral que se tenía antes de teletrabajar. Si eran ocho horas, que no se sume ninguna más. De no conseguirlo, se estaría pasando más tiempo frente al ordenador o utilizando otros dispositivos electrónicos. También es conveniente planificar las comidas u otras tares del hogar, ajustándolas a las franjas horarias más baratas en la medida de lo posible.