NoticiasTrabajo logo Motivos por los que se pierde el subsidio por desempleo

Motivos por los que se pierde el subsidio por desempleo

No cumplir con las obligaciones del SEPE puede provocar la retirada de la prestación por desempleo o subsidio

Subsidio por desempleo
Francisco Miralles
Francisco Miralles
Actualizado a:

El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) se encarga de conceder a trabajadores los diferentes subsidios y prestaciones por desempleo según las condiciones. Ayudas como el paro, la prestación contributiva o los diferentes subsidios se pueden perder si no cumplimos con las obligaciones establecidas por el Sistema Nacional de Empleo.

También existen otros motivos por los que se pueden perder el ingreso, como por ejemplo agotar la duración máxima de la ayuda o dejar de reunir los requisitos por los que les fue concedida.

¿Cómo puedo perder el subsidio por desempleo?

Sanciones

Los trabajadores a los que le sea concedida una prestación o subsidio, contarán con una serie de obligaciones que deberán de cumplir. No cumplirlas conllevará sanciones que pueden suponer la retirada total de la prestación.

Una infracción leve cometida una vez supondrá la perdida de un mes de la prestación. Realizar este acto por una segunda vez, la sanción ya será de tres meses de retirada. Si se repite tres veces, ya la sanción será más dura, seis meses. Por último realizarla cuatro veces será la retirada total del subsidio o prestación. 

Falsificar documentación

La falsificación de la documentación para conseguir una prestación Estatal además, de suponer la retirada de la ayuda podrá conllevar delitos penales. En concreto el artículo 392 del Código Penal ‘Falsificación de documento público cometida por particular’.

No sellar el paro o la demanda de empleo

No renovar la demanda de empleo el día que procede puede suponer cometer una sanción Leve como las explicadas más arriba. Si se vuelve a cometer nuevamente la no renovación de la tarjeta DARDE, el Servicio Nacional de Empleo podrá imponer duras sanciones por la que se podrá perder por completo el subsidio.

Otros motivos por lo que se pierde el derecho a cobrar un subsidio

Aparte de las sanciones del SEPE existen otros motivos por los cuales se pierde el derecho a seguir cobrando la prestación. Estos son algunos de ellos.

Agotar la duración

Todas las prestaciones y subsidios del SEPE cuentan con una duración determinada a excepción del subsidio para mayores de 52 años que se cobrará hasta que el beneficiario llegue a la edad máxima de jubilación que pasará a cobrar la pensión.

La prestación contributiva por desempleo o paro cuenta con una duración máxima de dos años. Su duración vendrá determinada por según los años cotizados laboralmente (por cada año trabajado le corresponde cuatro meses de paro).

Los subsidio por desempleo contarán con una duración de seis meses a excepción del ya comentado (mayores de 52 años) y la Renta Activa de Inserción (RAI) que durará 11 meses y se podrá solicitar hasta un máximo de tres veces.

Llegar a la edad de jubilación

Cuando se llega al fin de la vida laboral no se puede seguir cobrando los subsidios, ya que son ayudas destinadas a trabajadores. Es por ello, que cuando una persona se jubila directamente el SEPE da de baja la prestación y se procede a realizar el trámite con la Seguridad Social para cobrar la pensión contributiva o no contributiva de jubilación,según lo cotizado.

Encontrar empleo

Encontrar trabajo también será uno de los motivos por los que se pierde el derecho a seguir cobrando las ayudas del SEPE. En el caso de que un trabajador encuentre empleo deberá de comunicarlo al SEPE para que se proceda a darlo de baja en el sistema. De lo contrario podrá incurrir en sanciones o en cobros indebidos, que deberá de devolver con intereses.

Renunciar voluntariamente a la prestación

Los ciudadanos que legalmente le corresponda una prestación podrán revocarla si así lo desean. Para ello se deberá de realizar de forma presencial en las oficinas de empleo.

Fallecimiento del beneficiario

En estos casos los familiares deberán de proceder a dar de baja la prestación del fallecido. Existen algunos casos excepcionales donde los familiares pueden cobrar la prestación.