NoticiasTrabajo logo Estos son los 5 consejos para las mujeres de 40 años que quieren perder peso

Estos son los 5 consejos para las mujeres de 40 años que quieren perder peso

Mujeres de más de 40 años: sí, se puede adelgazar. Si tienes constancia, podrás perder peso con estos consejos.

Cómo perder peso si eres mujer de más de 40 años Consejos para adelgazar
Esperanza Murcia
Esperanza Murcia
Actualizado a:

A mayor edad, más difícil es perder peso. Tiene su respuesta ‘científica’: con el paso de los años, el metabolismo tiende a ralentizarse. Esto promueve la deshidratación y la acumulación de casa, por lo que tus creencias son infundadas: era más fácil adelgazar cuando aún no habías superado la treintena. Para las mujeres se complica todavía más, pues entran en juego los cambios hormonales. Aquí se incluye, también, la menopausia. 

¿Significa esto que sea tarea imposible? No. Aunque haya que tener en cuenta otros factores, adelgazar siendo una mujer de más de 40 años es posible. Será más fácil con una rutina y estilo de vida adecuado, además de saludable, para lo que hemos recopilado los 5 consejos que ya debes implantar en tu día a día para lograr tus objetivos con la báscula.

Cómo perder peso si tienes más de 40 años 

Puede que te pases el día corriendo de aquí para allá, aprovechando cualquier minuto para llegar a todas tus tareas, pero el metabolismo no acompaña. Este va más lento, por lo que no quema tantas calorías como años atrás aunque sigas haciendo lo mismo. ¿Qué implica? Debes adaptar tu dieta y tu plan de ejercicio. Y, además, seguir estos consejos. 

Adapta tus comidas 

Lo primero es controlar las cantidades. Para ello, existe el método del ‘plato de Harvard’: recomienda que la mitad del plato sean verduras, un cuarto que sean proteínas (huevo, pescado, carne o legumbres), y el cuarto restante hidratos de carbono, pasta, arroz y legumbre, preferiblemente integrales. Al respecto, añadir proteínas tiene importantes beneficios: son saciantes, reducen el apetito y activan el metabolismo. Además, ayudan a combatir los efectos de los cambios hormonales y el hinchazón de la barriga. 

Mantenimiento de horarios

Ya sabemos qué comer, pero también es importante cuándo. Establecer unos horarios fijos, según varios estudios, tiene efectos tan positivos en los procesos de adelgazamiento como adecuar la ingesta de calorías. En relación con este punto, lo más aconsejable es consumir el mayor número de calorías durante el desayuno, e ir rebajándolas gradualmente. Pero cuidado, porque hay que cenar algo, no siendo recomendable irse a dormir con el estómago vacío. Afectará, además, a la calidad del descanso, que nos lleva al siguiente punto. 

30 minutos de ejercicio diario 

Seguro que lo imaginabas, pero ya te lo confirmamos: el ejercicio es clave. Y no solo para adelgazar, sino también para llevar un estilo de vida saludable. Lo recomendable, al menos, es entrenar durante 30 minutos al día para mantener activo el metabolismo. Una práctica completa, para cumplir este objetivo, es caminar a paso ligero. Aquí también conviene señalar un aspecto: no solo hay que hacer cardio, sino compaginarlo con rutinas de fuerza. Para que puedas hacerte una idea, como mínimo se deben realizar 100.000 pasos diarios, aunque puede variar dependiendo de la condición física. A buen ritmo, esta meta se podría alcanzar en una hora.

Reducir el consumo de alcohol 

El alcohol no es bueno para la salud. Pero, además, está cargado de calorías. Por ello hay que reducir su consumo lo máximo posible, en caso de que nos sea imposible quitarlo completamente de la dieta. Muchas bebidas alcohólicas también están cargadas de azúcares, otro elemento que deberíamos evitar en las comidas. En el caso de las mujeres, el alcohol puede empeorar las secuelas de la menopausia: incremente los sofocos y puede producir la pérdida de masa muscular (al contrario de lo que se suele pensar, una buena masa muscular ayuda a quemar más calorías).

Descansar correctamente 

Dormir poco puede provocar la reducción de leptina, una hormona que reprime las ganas de comer. Al contrario, se asocia a un aumento de grelina, que despierta el apetito. Si esto por sí solo es un hándicap para adelgazar, reduce también la creación de masa muscular. De ahí se entiende que descansar es clave para perder peso, por lo que hay que deshacerse de las malas costumbres: adiós a trasnochar y utilizar el móvil antes de acostarse. Los teléfonos no ligan con la segregación de serotonina, otra hormona que regula el sueño.