NoticiasTrabajo logo Estas son las torrijas que no engordan: disfruta sin remordimientos esta Semana Santa

Estas son las torrijas que no engordan: disfruta sin remordimientos esta Semana Santa

Receta de torrijas más saludables para disfrutar de este dulce sin remordimientos en Semana Santa. ¿Sabes hasta cuándo se remonta su origen?

Así puedes preparar torrijas saludables: disfruta de este riquísimo dulce sin engordar Receta de torrijas saludables
Esperanza Murcia
Esperanza Murcia
Actualizado a:

Torrijas. Asomando la Semana Santa, no pensamos en otra cosa. No hay quien se resista a este dulce tradicional que nos alegra las vacaciones con su exquisito sabor. Más de uno se recordará preparándolas con la abuela, en esos días de reencuentros familiares donde toda la familia se junta en la mesa. Ahora, a la hora de repetir, siempre se nos viene la “operación bikini” a la cabeza. ¿Hay algo para remediarlo? 

La respuesta es sí, así para suerte de muchos podremos disfrutar de este manjar sin temer por los kilos de más. La cocina, a la par que ha crecido la popularidad del “real fooding”, nos brinda la oportunidad de preparar unas torrijas saludables, con menos calorías que las convencionales, para darnos este capricho sin tener que renunciar al sabor. Y esto último es importante, porque te aseguramos que van a estar para chuparse los dedos. 

Antes de contarte el paso a paso, con una elaboración prácticamente igual a las de toda la vida, te adelantamos la lista de ingredientes para que estés preparado: pan integral (o cualquiera saludable con miga densa, como el de centeno o espelta), un litro y medio de leche semidesnatada o bebida vegetal (la de arroz es la que deja menos sabor), canela, cáscara de limón, dos huevos y miel o sirope de ágave. Y, para acompañar, nada mejor que la fruta, y si es de temporada muchísimo mejor. 

Cómo hacer torrijas más saludables 

En tan solo 4 pasos podrás degustar unas torrijas más sanas que te van a hacer rebañar el plato. Así que, sin más demora, te contamos la receta para que te pongas manos a la obra. 

Paso 1: cortar el pan y preparar la leche 

Cogemos la barra de pan y lo cortamos en rebanadas de unos 2 centímetros de grosor aproximadamente. Mientras, ponemos a calentar en un cazo la leche con la cáscara de limón, una rama de canela y un poquito de miel (para endulzarla sin usar azúcar). 
Paso 2: empapar las torrijas 

Después, empapamos las rebanadas en la leche, lo suficiente para que queden tiernas (unos cinco minutos más o menos), y las colocamos en una bandeja. Las escurrimos ligeramente, sin apretarlas, y las pasamos por huevo. Estos tienen que estar perfectamente batidos, para que así queden bien esponjosas. 

Torrijas saludables
Torrijas saludables

Paso 3: freír las torrijas 

Aunque siempre se escoja el aceite de girasol, no te arrepentirás de pasarte al de oliva. Es más sano y resiste mejor las altas temperaturas. Y, a contrario de lo que se pueda pensar, no enmascara el sabor si se escoge el adecuado. Lo importante, eso sí, es que esté limpio y no se haya usado antes. Si quieres que sean todavía aún más saludables, se pueden hacer al horno o en las famosas freidoras de aire. Bastará con hacerlas 10 minutos por cada lado. 

Paso 4: acompañar las torrijas

Las torrijas se sueñen bañar en miel o azúcar, aunque puedes sustituir estos complementos con guarniciones más saludables: fresas cortadas, arándanos, almendras naturales troceadas… ¡Las posibilidades son infinitas! Y seguro que vas a devorar todas las combinaciones posibles. 

¿Cuál es el origen de las torrijas? 

Las torrijas es uno de los dulces más antiguos de los que tenemos constancia. El libro ‘De re coquinaria', escrito por el Marco Gavio Apicius alrededor del siglo V, expone dos recetas realmente similares. No obstante, las más parecidas a las actuales llegaron en el siglo XVI, si bien estaban lejos de ser una costumbre de Semana Santa

Al parecer, en esta época se les daba a las mujeres que acababan de dar a la luz, tomándose como un alimento para recuperarse del parto. Entonces, ¿cómo llegaron a formar parte de los dulces de la Cuaresma? Todo indica a que la gente lo tomaba porque era saciante y calórico, algo que les ayudaba a cumplir la prohibición de comer carne durante este periodo religioso.