SEPE

Error del SEPE: de consultar la vida laboral a embargarle la pensión por cobrar un subsidio

Aunque Carmen Angulo contaba con los requisitos para cobrar el subsidio para mayores de 52 años, el SEPE va a embargarle la pensión de viudedad. ¿Su error? Ir a consultar la vida laboral para solicitar la jubilación anticipada.

Error del SEPE: de consultar la vida laboral a embargarle la pensión por cobrar un subsidio
Carmen Angulo Pujol, perceptora del subsidio para mayores de 52 años del SEPE
Isabel Gómez
 

La historia de Carmen Angulo Pujol es de esas que hasta que no te las cuentan y lo demuestran, no te lo crees. ¡No es posible! La Seguridad Social no va a dejar a nadie sin paga y menos por un error del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Pues resulta que sí, esta vecina de Burgos ha visto como tras solicitar el subsidio para mayores de 52 años, la administración va a embargarle la pensión que cobraba hasta la fecha.

Todo se remonta al año 2014. "Yo ya era separada en ese tiempo, murió el padre de mi hija y empecé a cobrar una pensión de viudedad." "Una miseria", asegura Carmen, ya que solo percibía 290 euros. 

En aquella época nuestra protagonista volvió de vivir en Andorra y, al no tener trabajo, solicitó el subsidio por desempleo para desempleados de 52 años o más. “Cobraba un poco más de 700 euros, pero pude percibir ambas ayudas gracias a que España y el Principado tienen un acuerdo bilateral”.

Asegura que en ese momento vivía muy bien, con lo que recibía no tenía necesidad de trabajar, por lo que decidió pedir un préstamo al banco y se dedicó a viajar. “¡Cómo no me van a conceder el dinero si yo cobraba de la administración pública, lo iba a devolver sí o sí”! 

El inicio de la hecatombe: ir a consultar la vida laboral en la Seguridad Social

Hace un par de años, en marzo de 2020, Carmen cumplió 60 años, por lo que decidió acercarse a una de las oficinas de la Seguridad Social para saber cuántos años de vida laboral tenía. “Me tocó una funcionaria horrible, al principio parecía que sabía y que estaba interesada en ayudarme. Después comprobé que fue la causa de mi ruina”. 

“En primer lugar, solo quería saber cuántos años había cotizado para la pensión de jubilación porque al principio mi intención era acogerme a una jubilación anticipada. Yo tenía años cotizados de sobra, aunque hubiera vivido 12 años en Andorra”. 

Durante la cita, la funcionaria se asombró de que cobrara tan poca cuantía de viudedad. “El 20 de marzo del 2020, el día de mi cumpleaños, recibí una carta donde se me informa que esta pensión me ha ascendido hasta los 635 euros sin yo haberlo pedido. Ahí se comunica que la voy a cobrar con retroactividad desde enero de ese mismo año. ¡Y todo sin yo haber solicitado ningún aumento!” 

Cabe recordar que en ese momento comienza la pandemia y todas las administraciones públicas están cerradas.  Así que la protagonista sigue cobrando su subsidio para mayores de 52 años y el SEPE lo sellaba todo de forma automática. El teléfono estaba colapsado y no se podía pedir cita previa.

Comienza la batalla con el SEPE

En cuanto pudo, Carmen acudió al SEPE para anunciar que le habían subido la pensión de viudedad y que esta no llegaba al 75% del Salario Mínimo Interprofesional, pero que pensaba que no cumplía con el requisito de carencia de rentas porque al juntar ambas ayudas, recibía mensualmente alrededor de 1.000 euros. 

“Me dijeron que no me preocupara, que la prestación se multiplica por 12 meses y que entraba dentro del marco legal”. En marzo de 2021, la afectada llevó al SEPE la declaración anual de rentas, acto administrativo obligatorio para los beneficiarios de este subsidio, y volvieron a renovárselo.

¿Cuándo llegó la sorpresa? El 26 de enero de 2022. Fecha fatídica en la que la protagonista recibe otra carta del SEPE: “Me comunicaban que superaba el 75% del SMI (actualmente, 750 euros) y que se iba a proceder a la suspensión del subsidio. ¡Me quedé estupefacta por la incompetencia de la funcionaria que me lo había renovado!”

Carmen se puso manos a la obra y realizó un recurso que fue rechazado. A raíz de eso, desde el organismo público de empleo no paran de comunicarle que está fuera de la ley desde marzo de 2020, en el mismo instante en que le subió la pensión de viudedad sin ella pedirlo. 

“La única explicación que me dieron es que se habían dado cuenta de que se habían prorrateado las pagas dobles de la pensión, que era un error de ellos el no haberme informado y que lo sentían mucho”.

A raíz de esta situación, se le han suspendido dos años de cotización para la jubilación (recordar que este subsidio es el único que cotiza para esta pensión), por lo que pasó de tener 22 años cotizados a la Seguridad Social a tener 20 años. “Ahora me reclaman 9.245 euros por todo lo percibido de subsidio en esos dos años, que, como todavía no los he devuelto, me han sumado penalizaciones. Así que ahora se supone que debo al SEPE más de 11.000 euros”. 

“No cotizo al estar enferma y no poder trabajar, con lo cual, no puedo prejubilarme nunca, que es el punto de partida de mi historia”, cuenta Carmen. Otra vez le ha tocado ponerse manos a la obra y, mediante un abogado de oficio ha recurrido por el error del SEPE. El Juzgado de lo Social de Burgos le ha dado cita para el 18 de diciembre de 2023.

El embargo de la pensión como solución al problema

Con una deuda que no sabe cómo afrontar, desde la administración pública de empleo le han comunicado mediante una carta de apremio que han indicado a la Tesorería General de la Seguridad Social que le embarguen el dinero de la pensión de viudedad. “Lo único que tengo para subsistir”. 

Por el momento, a la protagonista solo le queda esperar al juicio… “¡Y hacer los cursos del SEPE, cómo no!” Hace unas semanas le llegó otra carta de este organismo notificándole que debía hacer 3 cursos para demostrar que estaba en búsqueda activa de empleo. “Un recochineo. La situación es de acoso y derribo. Mi salud se está viendo perjudicada”, concluye Angulo.

ARCHIVADO EN: