Pensiones

Los años de cotización mínimos para tener derecho a incapacidad permanente absoluta

La Seguridad Social exige un mínimo de cotización para percibir la incapacidad permanente absoluta, aunque con excepciones. Estos son los requisitos y cuantía para 2022.

Años cotizados para conseguir la incapacidad permanente absoluta
Cotización para tener derecho a la incapacidad permanente absoluta
Isabel Gómez
 

La incapacidad permanente absoluta es una pensión que concede es Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). El objetivo de esta prestación, dar protección a las personas que, por su estado de salud, son incapaces de desarrollar una actividad con normalidad en el mercado de trabajo, ya sea por una enfermedad o por una lesión. Muchas personas se preguntan cuántos años deben cotizar para obtenerla, algo que se explicará más adelante.

Primero hay que saber qué es una incapacidad permanente en su grado absoluto. Como informan desde Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, esta corresponde con una pensión contributiva que se le da a un empleado o trabajador cuando la dolencia que le ha provocado esa discapacidad le imposibilita ejercer su actividad laboral por la que fue concedida o por alguna otra actividad.

Para acceder a ella, el Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI) de la Seguridad Social será el encargado de hacer una exploración al trabajador afectado y determinar cuál es el grado de discapacidad que se le va a conceder. Como mínimo, este Tribunal Médico, otorga un 33% de minusvalía. Ocupa el tercer lugar en la clasificación, según el grado que se otorgue, estando la parcial y la total por delante y, por último, la gran invalidez.

¿Cuánto se debe cotizar a la Seguridad Social para que den la incapacidad permanente absoluta?

Si la incapacidad ha sido derivada de un accidente, ya sea laboral o no, o de una actividad profesional, no se va a exigir ningún tiempo previo de cotización.  La cosa cambia cuando esa incapacidad absoluta ya sí que deriva de una enfermedad común.

Ahí, es cuando se exige que los trabajadores menores de 31 años hayan cotizado al sistema contributivo español un tercio del tiempo que ha transcurrido entre su edad y los 16 años (momento en el que ya comenzaron a formar parte de la población activa).

Los mayores de 31 años deben tener cotizada una cuarta parte de tiempo entre la edad actual y los 20 años, siempre con un mínimo de cinco años. En ese quinto periodo, deberá haberse cotizado en los diez años anteriores a realizar la solicitud.

Cuando se reconoce esta pensión por haber cumplido con ese tiempo de cotización exigido, los beneficiarios podrán acceder al 100% de la base reguladora de la ayuda contributiva. Aunque hay que tener en cuenta que esta modalidad de incapacidad es revisable por el Tribunal Médico y puede que la cantidad a percibir cambie.

Requisitos para obtener la incapacidad permanente absoluta

Todos los trabajadores a los que el equipo médico de la Seguridad Social les haya concedido este tipo de pensión contributiva, podrán acceder a ella si han cumplido previamente los siguientes requisitos:

  • Estar dado de alta en el régimen contributivo de la Seguridad Social o estar en una situación asimilada al alta.
  • No haber cumplido con la edad ordinaria de jubilación, es decir, los 65 años, siempre que se hayan cotizado 37 años y seis meses o más a la administración pública.
  • Tener un mínimo de cotización de 15 años para poder percibir una pensión contributiva del INSS.

Cuantías de la pensión por incapacidad permanente absoluta

El importe que percibirá el trabajador por una pensión por incapacidad permanente absoluta depende de su edad y de su situación familiar, es decir, si está casado o no y si el cónyuge está a su cargo o no. Así, las cuantías mínimas fijadas para esta modalidad en 2023 quedan recogidas de la siguiente forma:

  • Con cónyuge a cargo: 13.526,69 euros anuales.
  • Sin cónyuge: 10.962,62 euros al año.
  • Con cónyuge no a cargo: 10.405,15 euros anuales.
ARCHIVADO EN: