NoticiasTrabajo logo Los pensionistas recibirán una generosa última paguilla debido al aumento de la inflación

Los pensionistas cobrarán 200 euros con la última paguilla de la historia debido a la inflación

Los jubilados recibirán la habitual paguilla por última vez antes de que el Gobierno la elimine definitivamente.

Los pensionistas recibirán una generosa última paguilla debido al aumento de la inflación
Diego Fernández
Diego Fernández
Actualizado a:

Los pensionistas ya conocen de cuánto va a ser la última paguilla que reciban el próximo año 2022 debido a la inflación de este 2021. El Gobierno de España ya ha notificado a los jubilados la cantidad exacta que van a ingresar a principios del mes de febrero, junto a su habitual pensión de jubilación, siendo la última vez que reciban el complemento anual.

Esta decisión del ejecutivo que preside Pedro Sánchez de ‘fulminar’ definitivamente la paguilla compensatoria a los jubilados llegó el pasado mes de julio. Todo ello a través de una iniciativa del ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones que ostenta José Luis Escrivá y que venía incluida con la reforma de las pensiones

Esto es debido al crecimiento de la inflación que se ha vivido a lo largo de estos nueve meses de 2021, en los que la economía se ha ido recuperando a medida que ha avanzado la vacunación contra el Covid-19. Y con ello, también ha ido ‘in crescendo’ el Índice de Precios de Consumo (IPC) lo que ha supuesto que los pensionistas reciban un nuevo ‘plus’ en sus nóminas una vez el próximo año.

La última paguilla será de 200 euros 

En relación a la última paguilla que el Gobierno ha establecido, teniendo en cuenta dicho crecimiento de la inflación que se ha dado a lo largo de este año, hay que destacar que se trata de 200 euros. Estos se verán abonados en las cuentas de los pensionistas que estén recibiendo una pensión, independientemente del tipo que sea, a principios del año 2022.

Aunque lo cierto es que es una cifra que se puede ir modificando, ya que, hasta el día de hoy, son previsiones que el ejecutivo nacional está realizando en función de la recuperación económica. Teniendo en cuenta las variaciones que se pueden ir dando de aquí a final de año.

Hasta el momento, la administración nacional ha explicado que, si todo sigue tal y como se está desarrollando hasta ahora en el IPC, que durante el pasado mes de agosto subió en un 3,3%. Se trata del porcentaje más alto desde hace 9 años, lo que supondrá que el Gobierno tenga que aumentar un mayor gasto del que preveían en el próximo año. 

No habrá más paguillas, pero sí crecen las pensiones

Aunque a partir del próximo año el ejecutivo elimine por completo la paga compensatoria para los pensionistas, hay que recordar que, dentro de las medidas que se aprobaron en el primer bloque de la reforma de las pensiones, también consta la revalorización de éstas. Por lo que, pese a que los jubilados no volverán a recibir una paga extra de manera anual, sí que verán cómo crece el dinero que reciben de las pensiones que están recibiendo de manera anual. 

Este es el motivo principal por el que el Gobierno quitará la paguilla compensatoria, ya que tiene como objetivo poder asegurar el poder adquisitivo en todos los pensionistas españoles, que cada vez aumentan más debido al envejecimiento de la población. Y, con ello, revalorizar todos los cobros de éstas por igual, viéndose reflejado en los pagos de manera mensual, no con un único pago excepcional. 

Además, tal y como destacó el ministro José Luis Escrivá, se trata de una fórmula en la que nunca podrán verse perjudicados los pensionistas, debido a que, en función del IPC del año anterior, se podrán tomar dos decisiones, subir la cuantía a cobrar o mantenerla como se encontraba. Pero lo que se cobra nunca se verá bajado, por lo que los pensionistas no serán perjudicados en caso de que la inflación sea negativa. 

Por último, es importante recordar que esta modificación de las pensiones no solo afectará a aquellos jubilados que ya la estén recibiendo. Sino que también se verán incrementados los pagos, siempre y cuando aumente la inflación, para las pensiones por viudedad, orfandad e incapacidad permanente.