NoticiasTrabajo logo Diferencias entre las pensiones contributivas y no contributivas de la Seguridad Social

Diferencias entre las pensiones contributivas y no contributivas de la Seguridad Social

El sistema público de pensiones en España cuenta con dos tipos: contributivas y no contributivas, con diferencias importantes entre ambas que afectan a la nómina del jubilado.

Diferencias entre las pensiones contributivas y no contributivas de la Seguridad Social
Berta F. Quintanilla
Berta F. Quintanilla
Actualizado a:

Dentro del sistema de pensiones de la Seguridad Social hay que distinguir entre las contributivas, que se rigen por las aportaciones realizadas por el trabajador, y las no contributivas, para todos aquellos que no alcanzan los niveles mínimos de cotizaciones o no reúnen los requisitos para solicitar jubilación o invalidez.

En este segundo caso, además, el solicitante debe avalar una situación de desprotección, así como que no cuenta con ingresos externos, y si los tiene, que no son suficientes para garantizar el día a día.

Cada una de estas ayudas de jubilación o incapacidad tienen unas condiciones de acceso diferentes. El sistema de pensiones público que funciona en España mantiene un amplio catálogo para cubrir las necesidades de todos los ciudadanos una vez que llegan a la edad de retiro laboral.

Para saber qué tipo de ayuda solicitar al INSS es necesario tener claro el periodo de alta a la Seg Social y, para saberlo a ciencia cierta, lo mejor es descargar la Vida Laboral desde su Sede Electrónica. En este importante documento, aparecen los periodos de cotización según el tipo de contrato de trabajo.

Cuatro diferencias entre las pensiones contributivas y no contributivas

La solicitud de jubilaciones contributivas y no contributivas presenta cuatro diferencias importantes a tener en cuenta. Las referentes al sistema de acceso, a la cobertura, la cuantía a cobrar mensualmente en la nómina y los mecanismos de gestión por parte de la administración pública.

Lo primero es tener claro qué son las pensiones contributivas y no contributivas y una vez que está ya la idea asentada, comenzar a trabajar en las diferencias y en ver cuál es la más adecuada a la situación personal de cada solicitante.

Diferencias entre las pensiones contributivas y no contributivas de la Seguridad Social

Un jubilado consulta el estado de su pensión usando la Sede Electrónica de la Seguridad Social.

Requisitos para cobrar la pensión de jubilación

Los requisitos para recibir una pensión contributiva son tener la edad mínima de 65 años y contar con cotizaciones a la Seguridad Social por un mínimo de 15 años de los que dos han de estar dentro del periodo inmediatamente previo a enviar la solicitud.

Para que la nómina sea del 100%, el periodo de alta tendrá que ser de 37 años. Una vez que la administración cuente con estos datos, tendrá que hacer sus cálculos para saber si el pago corresponde a la pensión máxima o mínima establecida para el año 2021.

Por el contrario, para cobrar la no contributiva no es necesario un periodo mínimo de cotización. Basta con demostrar que el solicitante no cuenta con suficientes recursos económicos para llevar una vida digna. El Gobierno establece esta cifra en 5.538 euros anuales.

Y estos requisitos son aún más contundentes cuando la persona jubilada cuenta con menores a cargo o personas con algún tipo de dependencia a las que cuidar.

Cobertura de las pensiones de Seguridad Social

La cobertura de las pensiones no contributivas es menor que en el caso de las contributivas. A las primeras se puede acceder solo si se cumplen con los requisitos de invalidez y jubilación.

Por el contrario, las contributivas sí dan cobertura a más situaciones aparte de la jubilación. Orfandad, Viudedad, o en favor de familiares. Son las que se conocen como ‘de supervivencia’.

Las dos cubren, además de los gastos básicos de los pensionistas, la asistencia sanitaria gratuita o descuentos especiales en la farmacia al sacar los medicamentos, entre otras.

Cuánto se cobra con una pensión contributiva y no contributiva

El cálculo de cuánto se ingresa en el banco con una pensión contributiva y no contributiva de la Seguridad Social también cambia en función de las condiciones que reúna el jubilado. Esta regla viene dada en función de la misma base de cotización que aparece en los requisitos.

En este sentido, hay que señalar que se tienen en cuenta dos aspectos. Por un lado, los años cotizados que se pueden consultar a través del documento oficial de la Vida Laboral.

Y, por otra parte, de la llamada base de cotización, en la nómina del contrato de trabajo.

La pensión no contributiva no tiene en cuenta este aspecto. Ya que su concesión no depende de las cotizaciones, sino de las necesidades básicas de supervivencia, tiene en cuenta las rentas o ingresos y los componentes de la unidad familiar.

Subida de las pensiones en enero 2021

El Gobierno de Pedro Sánchez prometió en los Presupuestos Generales del Estado para 2021 una subida de las pensiones que ya se hizo efectiva en el mes de enero. De manera general, suben un 0,9% aunque en las mínimas (no contributivas) llega al 1,8%. Los jubilados ya han podido ver este incremento a partir del mes de enero.

Esta es otra de las diferencias que aparecen entre una y otra. Aunque de primeras impacta la diferencia (el doble) al ser las no contributivas menos cuantiosas se trataría de un intento por equipararlas.

Qué administración gestiona y paga las pensiones

La Seguridad Social se encarga de la gestión de solicitudes y trámite de las pensiones contributivas. Las no contributivas son responsabilidad directa de los organismos competentes en cada una de las Comunidades Autónomas, respondiendo de cada una de ellas el Imserso.

El pago de las pensiones se produce entre los días 25 y 28 del mes, aunque desde el primer Estado de Alarma que comenzó el 14 de marzo de 2020, algunas entidades bancarias adelantan la prestación.

Todas ellas cuentan con dos pagas extra, la primera antes de verano y la segunda en el mes de noviembre, de cara a la campaña de Navidad.