NoticiasTrabajo logo 22 manualidades de Halloween para niños fáciles de hacer

Halloween es una oportunidad perfecta para pasar tiempo en familia. A pesar de ser la noche más terrorífica del año, lo cierto es que los más pequeños pueden pasar un rato más que divertido. Desde hacer una calabaza de Halloween, disfrazarse o decorar la casa. En el tema decoración no hay nada escrito y, de hecho, existen manualidades para niños que no tienen que envidiar a cualquier artículo comprado en tienda. 

Un ejemplo es la selección de 22 manualidades que se explican en este artículo. Todas hechas con cartulina, papel, cartón o materiales reciclados de los envases de comida. Nada que no tengas por casa, ¡más si vives con niños! Así que busca todos los colores, lápices y pinturas que haya por la casa y reúne a toda la familia, la diversión estará más que garantizada. 

Las manualidades infantiles más fáciles de hacer 

Como lo principal es que los niños se diviertan, hemos escogido las manualidades más sencillas de realizar. Así los pequeños de la casa podrán encargarse de casi todo y trabajar la creatividad con esta actividad. Una vez finalizada, podéis elegir otro plan casero para el 31 de octubre, como preparar algunas de las recetas de Halloween, una forma especial de servir la cena ese día para que los peques vivan aún más este día. Pero antes toca ponerse manos a la obra, eligiendo una de estas 22 manualidades de Halloween

Guirnalda de fantasmas 

Esta guirnalda de fantasmas quedará espectacular colgada de cualquier lugar. ¡Y es facilísima de hacer! Puede hacerse simplemente con tres materiales: tela blanca, bolitas de corcho que se pueden comprar en cualquier bazar o ferretería e hilo. Con la tela blanca se cortan pequeños cuadrados y se envuelve cada bola con cada uno de ellos. Al hacerlo se realiza un pequeño nudo con el hilo y se remata pintando con rotulador negro los ojos y boca de los espectros.

Guirnalda de fantasmas de Halloween.

Murciélagos de cartón 

Para esta manualidad hay que guardar un rollo de cartón sobrante del papel higiénico. Habría que pintarlo de negro para usarlo como el cuerpo del murciélago. Después, habría que dibujar las alas en una cartulina negra y recortarlas para pegarlas al rollo de cartón. Por último, habría que dibujar los ojos y la boca y pegarlos también al cuerpo para formar la cara. Si le pegas una pequeña cuerda, podrás colgarlos para que parezcan que vuelan. 

Murciélago de cartón para Halloween.

Hojas decorativas 

Con esta manualidad la familia disfrutará el doble: primero buscando las hojas, en cualquier parque o espacio natural, y después pintándolas. Y es que con un poco de pintura se puede transformar cada hoja en un fantasma o murciélago. Una vez que se sequen, podéis elegir si colocarlas tal cual o formar con ellas una guirnalda. 

Hojas pintadas para Halloween.

Platos terroríficos

Usando como lienzo los típicos platos de papel pueden crearse criaturas terroríficas de Halloween. Desde una calabaza, hasta un murciélago o el mismísimo Frankenstein. Solo se necesita pintura y algo de cartulina, para poder realizar complementos como las alas o los tornillos. Cada miembro de la familia puede realizar una criatura para así reunir a todos los protagonistas de la festividad. 

Platos pintados para Halloween.

Portavelas de momia

Con unos tarros vacíos de cristal se puede conseguir estos increíbles portavelas de momias. Una actividad de lo más sencilla. Con vendas de tela o esparadrapo de papel hay que ir cubriendo los recipientes de forma irregular como si fuera una momia. En una cartulina se hacen los ojos y se pegan, faltando únicamente encender en el interior una vela.

Tarros de momia para poner velas.

Murciélagos con hueveras

Otra manualidad basada en el reciclaje. Con una huevera de cartón, hacemos filas de tres huevos: la central será el cuerpo mientras que la de los extremos formarán las alas, que tendremos que recortar de dicha forma. Cuando se recorte solo quedaría pintarlo de color negro y dibujar en cartulina los ojos para pegárselos.

Murciélagos hechos con hueveras para Halloween.

Telarañas para colgar

Con palitos de helado y lana se pueden realizar unas simpáticas telarañas. Hay que pegar tres palos como si formaran una estrella y, una vez que se seque, ir pegando hilos de lana simulando la forma de una telaraña. Para conseguir un efecto más real se puede también pegar una pequeña araña, ya sea comprada de juguete o bien hecha con papel. Para colgarla quedaría hacer un gancho con la misma lana. 

Telaraña con palos de helado.

Bolsa de chuches 

Con papel crepe en color naranja puedes crear estas bolsas de chucherías que conquistarán a los más pequeños de la casa. En este papel se cortan pequeños círculos que rellenaremos con los dulces que más gusten a los niños. Después se cierran con un hilo verde o del color que más nos gusten y listas para degustar. 

Manualidad para hacer bolsas de dulces de Halloween.

Palitos monstruosos 

Una vez más usamos palitos de helado. Pegándolos uno a uno, del tamaño que queramos, se puede realizar todo tipo de criaturas sobrenaturales. Cuando todos los palos se sequen hay que dibujar sobre ellos el personaje de Halloween que queramos pintar. Una vez hecho se puede colocar en cualquier estantería para decorar. 

Manualidad de monstruos con palos de helado.

Calabaza de papel 

Para hacer una clásica calabaza de Halloween solo necesitaremos cartulina naranja y verde. Con la primera habrá que recortar varias tiras con dos dedos de grosor. Cuando las tengamos todas hay que ir doblándolas y pegándolas hasta formar el círculo de la calabaza. Con la cartulina verde se hacen las hojas y el tallo. Si se desea también se puede dibujar los ojos, boca y nariz de esta Jack O’Lantern.

Calabaza de papel para Halloween.  

Guirnalda de cartulina 

Las guirnaldas es uno de los recursos más utilizados para decorar. Cortando cartulinas de colores en triángulos se puede crear esta amable guirnalda con motivos terroríficos. Toda la familia se divertirá creando estas criaturas que después se podrán colgar en cualquier espacio de la casa. 

Guirnalda de cartulina para Halloween.

Globos de Halloween 

Comprando unos globos puedes cambiar totalmente una habitación. Lo único que necesitas es coger un rotulador y dejar volar la imaginación para pintar en ellos distintas caras. Pueden ser fantasmas, si los globos son blancos, o calabazas si los compramos en naranja. Podéis hacerlos toda la familia para ver a quién le queda mejor. 

Globos pintados para Halloween.

Chupa-Chups terroríficos 

Otro dulce que se puede preparar en forma de manualidad son estos chupa-chups. En este caso se ha elaborado en cartulina simulando un ojo sangriento, pero en realidad se puede utilizar cualquier símbolo de Halloween. Lo único que hay que hacer es anudar bien el papel para que no se caiga y una vez listos sed capaces de esperar hasta que se puedan comer. 

Chupa-Chups especiales de Halloween.

Piedras de Halloween 

Estas piedras son otro recurso de la naturaleza que podemos utilizar para la decoración de Halloween. Depende de la forma que encontremos podemos dibujar una cosa u otra, desde una calabaza a un fantasma. De seguro que los más pequeños se divertirán pintando con témpera estas bonitas piedras. 

Piedras pintadas de Halloween.

Botellas de monstruos

Una opción más para reciclar es utilizar la parte de abajo de distintas botellas de plástico. Las mismas servirán de recipiente para portar chucherías. La mayor dificultad es cortar la boca, donde se depositarán los dulces. Una vez hecho esto solo hay que pintarlas, dibujando distintos monstruos. 

Monstruos de Halloween hechas con botellas.

Puerta monstruosa 

Con cartulinas de colores puedes convertir la puerta de la casa en toda una criatura monstruosa. Solo hay que recortar en la cartulina los elementos que la van a formar, en este caso los ojos, la boca y las cejas enfadadas. No obstante, puedes recrear cualquier otro personaje, como una calavera, una calabaza o Frankenstein. 

Puerta decorada de Halloween.

Guantes de chucherías

Otra bolsa de dulces pueden ser unas manos mágicas. Solo hay que coger un guante que se transparente y llenarlo de chucherías cerrándose con un nudo al final. Para lograr un efecto aún más espeluznante se puede coger sangre artificial y salpicar la superficie. Y ya estarían preparados para repartirlos entre los niños. 

Bolsa de chuches para Halloween.

Pajitas de Halloween 

Para hacer la merienda más especial se pueden crear estas pajitas especiales de Halloween. Hay que comprar unas pajitas, mejor de cartón para que sean recicladas, y con cartulina introducirles distintas formas como este sombrero de bruja o murciélago. 

Pajitas decoradas de Halloween.

Guirnalda de monstruos

Para realizar esta guirnalda necesitaremos distintos rollos de cartón del papel higiénico. Una vez que se tengan hay que pintarlos dibujando distintos monstruos, cuanto más resultones mejor. Tras pintarlos hay que hacer un pequeño agujero a cada lado del rollo, ya que por ahí pasaremos un hilo con el que colgaremos esta llamativa guirnalda. 

Guirnalda de monstruos con cartones para Halloween.

Momia de cartulina

Con cartulina negra e hilo blanco bastará para realizar una terrorífica momia. Con cartulina negra dibujamos la forma de la momia y la recortamos. Después, vamos liando hilo de color blanco hasta envolverla. Le colocamos unos ojos asustados y listo para colgar de cualquier lugar. 

Momia hecha con papel e hilo.

Calabazas pintadas

Depende de la edad de los niños puede llegar a ser difícil vaciar una calabaza de Halloween clásica. Por ello, otra opción totalmente válida es directamente pintar la superficie. Se puede optar por pintar las temibles caras o colorearlas con tonalidades más alegres, no hay nada escrito a la hora de crear. 

Calabazas pintadas para Halloween.

Caja monstruosa 

Si tienes una caja de pañuelos vacía en casa puedes recrear un monstruo con ella. Primero hay que pintarla, quedando mejor si elegimos colores llamativos. Cuando se seque, tocaría hacer dos bolas de papel para simular los ojos y pegarlos a la caja. También se pueden hacer con una huevera. Y así de simple quedaría preparado otro recipiente para guardar dulces en su interior.

Monstruos hechos con cajas de pañuelos.