NoticiasTrabajo logo El dueño de Mercadona, Juan Roig se une al negocio de las criptomonedas

El dueño de Mercadona, Juan Roig se une al negocio de las criptomonedas

Juan Roig, junto a otras personalidades de renombre, se ha asociado con la emergente plataforma española de dinero digital Criptan. El empresario valenciano también ha lanzado TRZ, el acrónimo de la criptodivisa de Trazable.

El dueño de Mercadona, Juan Roig se une al negocio de las criptomonedas Juan Roig presidente de Mercadona
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

La efervescencia y el poder de atracción del sector de las criptomonedas es tal que ha conseguido atraer a Juan Roig, uno de los empresarios españoles más reputados del panorama. No solo llamar su atención, si no a su acción. El dueño y presidente de Mercadona, apoyándose en el prestigio de su imperio económico y empresarial, ha completado su primera incursión en este mes de diciembre en el cada vez más en auge negocio del dinero digital.

Juan Roig: amplía su imperio invirtiendo en criptomonedaS 

Primero impulsó personalmente TRZ, acrónimo de la criptodivisa de Trazable. Una de las pocas españolas que pululan por el mercado y que llevará el sello de los Roig, cuyo vivero de empresas ubicada en Valencia, Lanzadera, está gestando esta compañía que pone la tecnología blockchain por la que se rige el dinero digital al servicio de la trazabilidad alimentaria, una de sus últimas líneas de negocio.

Recientemente, se ha sumado a la última ronda de financiación de Criptan, otra plataforma española de compraventa de criptomonedas en la que ha inyectado 3,5 millones de euros junto a otras personalidades como Ángel Corcóstegui, ex consejero delegado del Banco Santander, José María Castellano, ex vicepresidente y consejero delegado del grupo textil Inditex entre 1997 y 2005 o distintos youtubers. ¿Por qué Juan Roig invierte en criptomonedas? 

Cripto, la empresa de criptomonedas valenciana que ya es un hito 

De la nada al todo. Fundada en 2019 con un fondo propio de inversión de 20.000 euros sufragado por un reducido grupo de empresarios valencianos con la idea de inaugurar una de las primeras plataformas completamente en castellano de compra y venta de criptomonedas, cuenta ahora con una valoración bursátil de casi cinco millones de euros y casi 80.000 usuarios. Casi un crecimiento del 600 %, según sus mandamases.

Estos méritos, entre otros, la colocan a ojos de los expertos como una de las grandes irrupciones del sector en cuanto a la inversión, que destacan su servicio de custodio integrado, que blinda las aportaciones de sus usuarios. Y Roig y su equipo no han querido desaprovechar la oportunidad de adjudicarse una parte del pastel. “Hemos intentado vincular Criptan con las personas más relevantes en su sector”, afirman, propulsando el dinero digital y la empresa aprovechando el tirón de nombres, además de los mencionados, como Uri Sàbat, WillyRex, Vegetta777 o Reven. De las viejas a las nuevas generaciones.

Su principal misión, según Jorge Soriano Lázaro y Jaume Sola, sus fundadores iniciales, es democratizar el uso de las criptomonedas. Es decir, hacerlas útiles y eficaces implantándose en el día a día. Difuminar la frontera entre lo digital y lo real. En resumen, que la gente pueda gastar, utilizar y pagar con este método. Para ello ya ha desarrollado CriptanCard, la tarjeta de débito para pagar en dinero digital en cualquier establecimiento así como recibir criptomonedas o euros, así como Criptan Pay, una aplicación. Su servicio CriptanEarn permite obtener rendimientos sobre los criptoactivos de hasta un 4,8 %, en el caso de Staking ETH 2.0.

TRZ y la nueva apuesta de Juan Roig

“La idea es transformar las cadenas de suministro de la industria alimentaria digitalizando la información que habitualmente maneja el departamento de calidad para poder llevarla a la nube y digitalizar toda la información del producto”, explicaba Pablo Rodrigo, CEO y fundador de Trazable. Para ello, se usa la tecnología ‘blockchain’ de las criptomonedas en el sector alimentario. Dos al alza tras la pandemia.

Un matrimonio en el que Juan Roig quiso hacer de intermediario. “Roig ayuda a todos los proyectos con los conocimientos que él tiene del caso de éxito que ha sido Mercadona y su modelo de la llamada ‘calidad total’… Nos hace equivocarnos menos e ir más rápido”, afirma el valenciano, que captó con su infalible radar empresarial el potencial de la innovadora propuesta de Trazable para darle cobijo en su incubadora de empresas en Valencia, Lanzadera

Su camino, al igual que el de Cripto, ha sido fulgurante. En algo menos de tres años ya ha echado raíces con éxito hasta en siete empresas y ha sido reconocida con el sello de calidad ‘pyme innovadora’ de la Unión Europea por propuesta “en materia de sostenibilidad”. Básicamente, su meta es digitalizar la información de las cadenas de suministro de la industria alimentaria.