NoticiasTrabajo logo El superalimento que te ayuda a adelgazar y perder grasa abdominal si lo tomas todos los días

El superalimento que te ayuda a adelgazar y perder grasa abdominal si lo tomas todos los días

Si quieres bajar de peso, hay un superalimento que debes empezar a tomar todos los días: las espinacas. Conoce todos sus beneficios, tanto de salud como estéticos.

Este es el superalimento que debes tomar todos los días para adelgazar Las espinacas poseen propiedades beneficiosas para perder perso
Esperanza Murcia
Esperanza Murcia
Actualizado a:

¿Quieres adelgazar? Hay un superalimento que debes incluir en tu dieta. Seguro que lo conoces, porque lo llevan recomendando desde tiempos inmemoriales. Entre otras cosas, favorece la pérdida de peso, un objetivo que nos atrevemos a decir que más de uno anda persiguiendo. Si eres uno de ellos, sí o sí tendrán que cuidar tu alimentación. No existen los milagros. Aunque casi vas a creerlo cuando veas todos los beneficios que tienen las espinacas

Sí, este es el ingrediente que llenará de color todos tus platos. Una tarea súper fácil, pues combinan con absolutamente todo: ensaladas, pasta, arroz, tortillas, revueltos, batidos… ¡No te van a faltar las ideas! Y es que hay un sin fin de recetas, no parando de recomendarlas los nutricionistas. Por algo será, cuando las tomaba el fortachón dibujo, Popeye, para coger fuerzas. 

Aunque, yendo por partes, vamos a empezar destacando lo que te ha traído hasta aquí: sus propiedades adelgazantes. Como el resto de verduras de hoja verde, las espinacas son fundamentales a la hora de perder peso. ¿Por qué? Por su alto contenido en fibra, sobre todo soluble, que es beneficiosa para acelerar el tránsito intestinal; por su capacidad para reducir la grasa abdominal; y por promover la salud del tracto digestivo

Espinacas
Beneficios de las espinacas

Además, a esto se le suma que son saciantes. Te quitará el hambre en un santiamén, ayudando a conseguir la reducción calórica que exigen algunas dietas mientras adquieres todos los nutrientes que necesitas para encarar el día. Más todavía si vas a apuntarte también a hacer deporte. Pero, ¿cuáles son estos beneficiosas propiedades? Vas a alucinar con todo lo que vas a conseguir de las espinacas. ¡Mejoran hasta la estética!

Otros beneficios de las espinacas 

Muchos nutrientes y pocas calorías. Así podríamos empezar a definir las espinacas. Sin una fuente rica en proteínas, hierro, vitaminas (A, C y E) y minerales. Pero no se queda ahí, porque también aporta calcio, fósforo, fibra y magnesio. Un combo de lo más completo que la coronan como una de las mejores verduras que puedes tomar a diario, aunque no goce de tanta fama como otras hortalizas. 

Ahora, sabemos que todos estos nutrientes son buenos, ¿pero como repercutirá en nuestro cuerpo? Estos son todos los beneficios que se le atribuyen a las espinacas: 

  • Combatir la anemia: posee más hierro que la carne. 
  • Previene el colesterol: al ser rico en fibra impide la absorción del colesterol y los ácidos biliares.
  • Aliviar problemas digestivos: ayuda a depurar el hígado.
  • Sobrepeso: de los alimentos más útiles en las dietas de adelgazamiento. 
  • Embarazo: gracias a su contenido en ácido fólico y sus propiedades antianémicas.
  • Envejecimiento: al ser rica en antioxidantes, protege la piel del daño solar y previene el envejecimiento.
  • Mejora la salud del cabello y los huesos, fortaleciéndolos. 

Después de todo esto, no deberías tardar en ir al supermercado más cercano para llenar tu nevera de espinaca. Aunque, antes, tienes que tener una serie de cosas en cuenta. Primero que, si la compras frescas, el volumen que ocupan se reduce en unas tres cuartas partes al cocinarlas. 

Para que puedas hacerte una idea, tendrían que echar sobre unos 600 gramos por ración si van a conformar un primer plato principal, mientras que bastará con la mitad si se van a servir de acompañamiento. No obstante, la encontrarás también en la sección de congelados de cualquier tienda. Y, como último consejo, si eres de los que no disfrutan comiendo verduras, añádela de guarnición en tus recetas favoritas. Si la integras en tus wraps o sándwiches, por ejemplo, ¡no notarás que están ahí!