NoticiasTrabajo logo Más de 109.000 empleos sin cubrir en España: por qué no lo ocupan trabajadores

Más de 109.000 empleos sin cubrir en España: por qué no lo ocupan trabajadores

En España hay más de 109.000 empleos sin ocupar: es lo que han denunciado Cepyme y Ranstad. Estos son los motivos por los que no hay trabajadores para estas vacantes.

Más de 109.000 empleos sin cubrir en España a pesar del número de parados Más de 109.000 empleos sin cubrir en España
Esperanza Murcia
Esperanza Murcia
Actualizado a:

España vive una paradoja: es uno de los países europeos con mayor tasa de paro pero tiene, a día de hoy, más de 109.000 vacantes que no encuentran ocupante. Así lo han expuesto Cepyme y Randstad, cifras que arrojan una realidad alertadora: falta mano de obra en pequeñas y medianas empresas. Un hecho que contrasta con los más de tres millones de desempleados registrados. 

Esta situación fue el punto de partida que ambas organizaciones analizaron en la jornada “¿En qué sectores no se encuentran trabajadores?”, en la que dieron varias claves para conocer por qué existen tantas posiciones laborales sin cubrir, donde el 70% se concentra en empresas de menos de 200 trabajadores. Un hecho que se suma a las dificultades que están teniendo las compañías para conseguir y retener al personal cualificado. 

¿Dónde faltan trabajadores? Según el presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, el problema se extiende a todos los sectores y umbrales económicos: “Aunque la hostelería, la construcción y la agricultura llevan años soportando los problemas asociados a la falta de mano de obra, que obliga a muchas empresas a buscar personal en el extranjero para poder subsistir, la falta de trabajadores se está generalizando en cada vez más sectores y lugares de España”, aseguró en representación de la patronal. Pero, otra pregunta clave, es saber por qué no se cubren estas vacantes.

¿Por qué no se cubren estos trabajos?

Hay una causa que, desde Cepyme y Randstad, identifican como principal culpable para estos trabajos que no se llegan a cubrir: la falta de competencias formativas. “Hay un claro desacoplamiento de la política de formación con las necesidades de las empresas”, denunció Cuerva. Un manifiesto que aprovechó para mandar un recado a la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz: “El problema es muchísimo más grave y no vale despejarlo con una frase de este tipo”, en alusión a la subida de los sueldos que proclamó la misma como solución al problema del empleo. 

En un desglose de los datos proporcionados durante la jornada, más de la mitad de los desempleados en el último trimestre de 2021 no tienen formación profesional o superior. Por su parte, el 37,3% de las personas en paro tiene estudios universitarios o formación profesional, mientras que si se le suman los parados que han finalizado la segunda etapa de la educación secundaria llegan al 52%. Son unas cifras que el director de Randstad Research, Valentín Bote, criticó: “Pueden tener experiencia laboral, pero su empleabilidad es muy cuestionable”. 

La baja movilidad geográfica (solo el 2% de los contratos incluye un cambio de comunidad autónoma), el envejecimiento de la generación del “baby boom” y las trabas burocráticas son, según Cepyme, otros motivos que están impidiendo que se ocupen las plazas ofertadas que están sin cubrir. 

Soluciones al problema

Las soluciones de Cepyme y Randstad son un reclamo al Gobierno: mayor “adecuación” de la formación a las necesidades del mercado laboral, “mejorar la eficiencia” de las políticas de empleo y frenar “el problema de la despoblación”, haciendo “atractivo” el relevo de las empresas en estas zonas, como ha publicado Efe. También solicitaron el fomento de la “movilidad geográfica” y la reducción de la burocracia para “formar y contratar”, especialmente en los sectores laborales donde se registra un mayor déficit de trabajadores.