Empleo
Curriculum vitae Extranjero amazon Carrefour El Corte Inglés Inditex Lidl Mercadona Primark Derechos del trabajador

¿Cuántas vacaciones son necesarias para desconectar?

Hay una recomendación del número de días mínimos para un efectivo descanso físico y mental de la rutina laboral y diaria. Las "trabacaciones", una de las problemáticas.

¿Cuántas vacaciones son necesarias para desconectar?
Descansar no es lo mismo que desconectar
Javier Martín
Actualizado a:

Llega la última semana del mes de agosto, en el que gran mayoría de los trabajadores españoles acostumbra a coger sus esperadas vacaciones, que están resultando las más caras de la última década a causa de la inflación. A algunos no les da tiempo suficiente a desconectar física, por el abuso de las nuevas tecnologías o la llamada hiperconexión, y mentalmente.

Ya sea porque se han podido coger pocos días o porque la carga psicológica era pesada, tras dos años afectados por las secuelas y las restricciones sanitarias derivadas de la pandemia. El 57% de los trabajadores llegan a final de año con vacaciones no usadas. El 90% trabaja más de 40 horas a la semana, pero el 40% piensa que no es suficiente motivo y es mejor quedarse en casa ahorrando.
 
Pero son totalmente necesarias. Como mínimo, “de quince días al año”, señala la psicóloga Elena Dapra a ‘La Sexta. "Cuando desconecto, me quito las preocupaciones del día a día. Cuando descanso, no hago ejercicio físico. A la pregunta de qué se debe hacer en vacaciones para desconectar del trabajo, aludió a diferenciar entre descansar y desconectar.

“Si me voy de viaje puedo no descansar, pero sí desconectar. La primera semana estamos pensando qué voy a hacer la semana anterior, qué es lo que voy a hacer cuando vuelva y en la segunda empiezo realmente a desconectar", explica. Descansar no es desconectar.

 

“Lo más importante es el estar en el aquí y ahora. Si estoy en la playa, estoy en la playa. Estar con los amigos, romperse rutinas…estas serían las cosas a hacer y que además son fáciles. Es decir, no hay que llevarse esas rutinas de vacaciones. No hay que hacer lo que se hace en el día”, concluye.

‘Trabacaciones’, ¿síntoma de precariedad o problema psicológico?

Combinar los momentos de descanso con asuntos de trabajo más o menos urgentes. Si te identificas en mayor o menor medida con la afirmación, ‘trabacionas’. Es el término resultante de combinar trabajo y vacaciones. En definitiva, no acabar de desconectar del trabajo, un daño colateral que representan las bondades de la flexibilidad de algunos empleos y la autogestión de los horarios.

Eso limita las ventajas de las vacaciones y la desconexión de la rutina. Entre otras: aumentar y regenerar la energía cerebral, mejora en la resolución de problema, fortalecimiento del corazón, prevención de enfermedades, mejorar la calidad del trabajo, implementar el rendimiento o llamar a la creatividad o a la motivación. En definitiva, un ‘reset’ físico y mental cargado de razones.
 
"Dar la posibilidad a los profesionales de manejar sus agendas de forma autónoma es atractivo, a la vez que motivador. Eso sí, estas fórmulas tienen que ser aceptadas por ambas partes, el empleado y la empresa. Además el workation (trabajo durante el tiempo libre) debe estar remunerado", detalla José Manuel Casado, socio de 2.C Consulting. Richard Branson, CEO de Virgin, recomienda a sus empleados que tomen vacaciones cuando ellos quieran y durante el tiempo que estimen oportuno. Acabar con el presentismo, modelos resultadistas y dar importancia las habilidades de gestión del tiempo son los retos que debe afrontar la empresa.
 
 

ARCHIVADO EN: