Empleo
Curriculum vitae Extranjero amazon Carrefour El Corte Inglés Inditex Lidl Mercadona Primark Derechos del trabajador

Las 5 buenas prácticas empresariales que deben cumplir las empresas

Un adecuado trato cualitativo y cuantitativo humano hacia los trabajadores puede aumentar hasta en un 27% la productividad de las compañías. El bienestar del trabajador es clave para su productividad

Las 5 buenas prácticas empresariales que deben cumplir las empresas
Empleados felices trabajando
Javier Martín
Actualizado a:

La ejecución de las prácticas empresariales que impactan de forma positiva entre los trabajadores es esencial no solo para el adecuado funcionamiento de un negocio o empresa, si no también para fomentar en la mayor medida de lo posible su productividad o rendimiento.
 
Según la consulta Crecimiento Sustentable, los trabajadores que se sienten bien tienen hasta un 33% más de energía y dinamismo, un 300% menos de riesgo de tener accidentes laborales y una mejor perspectiva y adaptación a los cambios.

¿Qué empresa quiere tener trabajadores a disgusto que odien su rutina laboral, las condiciones o el entorno? Es a través de esta vía cuando los dirigentes se ganan la lealtad de la fuerza laboral, la cual se siente escuchada al ver que sus necesidades también son parte de los objetivos estratégicos de la empresa. Y las personas siempre acaban siendo la base de la empresa.

Para entender estas buenas prácticas empresariales, pueden definirse como aquellas acciones que se producen en un periodo de tiempo determinado para mejorar un producto, servicio o situación específica. Es decir, algo dirigido a mejorar algo. La principal motivación responde a buscar que los seres humanos divisen la estabilidad, la gratitud, el reconocimiento y el bienestar. Una empresa también puede, y debe, ser saludable.

Empresas españolas con buenas prácticas empresariales

Es por ello que se ligan a la responsabilidad social empresarial (RSE), misma que se encamina a cumplir con objetivos medioambientales, sociales y económicos. Pero como todo, si los cambios no comienzan desde adentro, difícilmente se lograrán en el exterior.

En España son varios los ejemplos de empresa con buenas prácticas empresariales reconocidas y que se comprometen a ofrecer ambientes laborales sanos al unísono en que crean productos y servicios coherentes con su visión. Entre ellas, según el Dosier Corresponsables elaborado en colaboración con la asociación DIRSE: Ibercaja, Iberdrola, Ferrovial, DKV, Asisa, Pfizer, Samsung o PortAventura

¿Cumple tu empresa con las buenas prácticas empresariales?

Ya sea como empresario o empleado, ¿formas parte del sector que realiza buenas prácticas empresariales para aumentar hasta en un 27% la productividad del equipo? Estas son las cinco claves para comprobarlo:

Vender realidades

Cumplir nuestra palabra evidencia compromiso. Pero cuando se vende algo que no se tiene es probable que genera mala reputación a lo largo del tiempo. Se debe conocer a la perfección nuestro producto y saber qué es o no capaz de hacer por los clientes.

Siempre lee las reseñas que éstos dejan en los productos, escucharlos y concentrarse en mejorar constantemente.

Establecer una presencia digital

Evolucionar. Hoy en día, en tiempo de la digitalización fugaz, la competitividad requiere una estrategia digital para difundir qué y cómo lo haces, lo que traerá oportunidades de venta y una comunidad atenta al contenido de valor que también se les puede ofrecer.

Desarrollar programas de capacitación

Los empleados agradecen infinitamente poder crecer con ayuda de sus trabajos.La capacitación laboral es un mecanismo que nos garantiza mantener equipo autónomos, dinámicos, proactivos y talentosos.

Es recomendable realizar periódicamente cursos, webinars y demás herramientas que incentiven a los colaboradores a aumentar el conocimiento en sus áreas.

Enfatizar la seguridad y salud del equipo

La pandemia propició que las empresas estructuraran políticas más empáticas con sus trabajadores, hecho que debe mantenerse. Esto también proporcionará estabilidad.

Retroalimentación

Generar un intercambio valioso de información entre el empleador y los empleados permite dimensionar lo que ocurren internamente en la compañía. Conocer su opinión acerca de cómo se llevan a cabo distintos procesos nos puede proporcionar datos que desconocíamos o que no calculábamos.

La comunicación debe ser una prioridad y una carrera de fondo, además de ser incluida en el plan de negocio de la empresa.


 

 

ARCHIVADO EN: