NoticiasTrabajo logo Cómo evitar que la subida de tipos de interés afecte a tu hipoteca

Cómo evitar que la subida de tipos de interés afecte a tu hipoteca

La subida del Euribor, la inflación y el aumento de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo ha provocado el boom de las hipotecas.

Cómo evitar que la subida de tipos de interés afecte a tu hipoteca
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

Las hipotecas se endurecerán por culpa del Euribor, del que dependen los intereses que se aplican a este tipo de créditos. Su transformación exprés desde cifras negativas, a finales de 2021, a situarse por encima del 1% en esta entrada de verano, junto al anuncio del Banco Central Europeo (BCE) de la subida de los tipos de interés, ha dado un vuelco al escenario.
 
Tanto, que las hipotecas de tipo variable, las que fluctúan según lo haga el Euribor, ya se encuentran a la cola de la recomendación, por detrás de las fijas. Estas son menos atractivas para los bancos al acabar resultando menos rentables y son las que más se están firmando en el último trimestre. La plataforma de usuarios financieros ‘Asufin’ sitúa el encarecimiento entre los 800 y los 1.500 euros para una hipoteca variable al uso.

Consejos para evitar la subida de la hipoteca

Todavía no alcanza el rango del término burbuja que emergió en la crisis financiera de 2008, pero es el boom de las hipotecas. A todo ello se une la disminución del poder adquisitivo de los ciudadanos a causa de la inflación. Por ello, porque las fijas son menos para los bancos, acaban endureciendo sus condiciones.

Pero existen formas, como apunta la plataforma ‘Finect’ en ‘El Economista’, para protegerse del encarecimiento general de las hipotecas, ya sea más inmediatamente o a largo plazo.

Cambiar de hipoteca variable a fijo

La recomendación más simple y directa, pero a la vez la más complicada de realizar por las limitaciones que imponen los bancos. El pesimista panorama invita a la proliferación de cláusulas que limitan estos movimientos. Aunque suele ser gratuita si el préstamos a la vivienda tiene más de tres años de antigüedad.

Novación de la hipoteca

Permite cambiar las condiciones del contrato de la hipoteca de una forma sencilla. Únicamente habrá que contactar con el banco. Afectará al tipo de interés, la cantidad del préstamo (suele ampliarse) y el periodo de amortización. Suele conllevar un coste de comisión del 0,15% durante los tres primeros años. La amortización es otro de los métodos, acelerando los plazos del préstamo. Es decir, aumentar las cuotas para no pagar tantos intereses. Aunque estos también llevan gastos notariales.

Subrogación del acreedor

Cambiar básicamente la hipoteca de banco, buscando la reformulación de las condiciones. Suele conllevar modificaciones en algunos aspectos como los tipos de interés. Idéntico coste al de novación, al que habrá que sumar la tasación de la vivienda, entre 300 y 600 euros.

Cancelarla y abrir otra nueva

Borrón y cuenta nueva, por así decirlo. No se pasa de un banco a otro, sino que se abre una nueva. De esta manera se puede aprovechar también para realizar una ampliación de la hipoteca. Aunque algunos bancos no cobran por la cancelación, suele suponer un coste de hasta el 1% del precio de la hipoteca.

Invertir en ladrillo

Es un importante activo financiero, catalogado como escudo ante la inflación. Además, los inmuebles tienden a revalorizarse. Pero para aquellos que no tengan la suficiencia económica para comprar existen alternativas como la compra de participaciones en sociedades anónimas o los fondos de inversión inmobiliarios. Otra opción es el crowdfunding inmobiliario, una popular iniciativa en la que varias personas se unen para adquirir una propiedad o financiar la ejecución de una promoción, para posteriormente beneficiarse de las rentas del alquiler o venta.