Economía
Declaración de la renta Ahorro e inversión Hipotecas Consumo

El Gobierno anuncia una rebaja fiscal para las rentas bajas y un nuevo impuesto a los ricos

Hacienda anuncia un nuevo impuesto solidario a las fortunas con más de tres millones de euros. Se amplia también el beneficio fiscal de las rentas bajas y medias.

El Gobierno anuncia una rebaja fiscal para las rentas bajas y un nuevo impuesto a los ricos
María Jesús Montero, ministra de Hacienda
Javier Martín
 

Continúa el baile fiscal en España tras la eliminación del Impuesto al Patrimonio y del canon del agua anunciado por Juanma Moreno en Andalucía, además de la deflactación de los tres primeros tramos del IRPF. Visto con gesto torcido por el Gobierno de España y por el Ministerio de Hacienda, algunas comunidades autónomas valoraron seguir ese camino.

Fue el caso de Ximo Puig en la Comunitat Valenciana, que días después de criticar las bajadas de impuestos ha acabado anunciando una para todas las rentas inferiores a 60.000 euros. Ahora, el último en actuar ha sido el propio Ejecutivo español, que no mostró reparos en criticar al PP por ello, con Ayuso y Feijóo liderando la iniciativa.

Como ha explicado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a esa subida fiscal para las rentas más altas le acompañará una rebaja a las más bajas. Aunque Unidas Podemos considera que no se ha cerrado un acuerdo, se ha anunciado la rebaja del impuesto del IRPF de la que se beneficiarán el 50% de las rentas bajas y medias. 

Se trata de una negociación a marchas forzadas que pretende finiquitar cuanto antes dadas las pesimistas previsiones en torno al contexto económico. Dentro de este paquete de medidas también se encuentra un nuevo impuesto solidario temporal a las grandes fortunas.

Impuesto temporal a las grandes fortunas 

La ministra de Hacienda, a pesar de que el acuerdo no está completamente cerrado con los socios morados, como declaró hoy mismo la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, sí ha indicado que hay un pacto en materia fiscal.

En concreto, se ha establecido un nuevo impuesto solidario a las grandes fortunas, de carácter temporal, que afectará a los contribuyentes con más de tres millones de euros: "El objetivo es pedirles un esfuerzo temporal durante 2023 y 2024. Lo abonarán los contribuyentes con una riqueza neta superior a los tres millones de euros". Su aplicación entrará en vigor a partir de 2023 y se estima que el potencial recaudatorio será de 1.500 millones de euros.

Siguiendo con las estimaciones, afectará a 23.000 contribuyentes, que representan el 0,01% del total. Estos deberán tributar bajo el siguiente gravamen

  • Entre 3 y 5 millones de euros: 1,7%. 
  • Entre 5 y 10 millones de euros: 2,1%.
  • Más de 10 millones de euros: 3,5%. 

Montero ha explicado que este nuevo impuesto evitará la doble imposición: la cuota abonada por el Impuesto de Patrimonio será deducible con el nuevo impuesto. A este habría que sumarle el resto de medidas publicadas para las grandes empresas: 

  • Aumento de tres puntos en el IRPF de rentas de capital superiores a 200.000 euros. 
  • Mantenimiento de un tipo mínimo del 15% en el Impuesto de Sociedades. 
  • Gravamen transitorio a las empresas energéticas y la banca. 
  • Impuestos sobre transacciones financieras y servicios digitales. 

Rebaja fiscal a las rentas bajas

No se trata de una deflactación del IRPF. Es el apunte que más ha querido recalcar la ministra de Hacienda. Se trata de una rebaja del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas que beneficiará al 50% de las rentas bajas y medias, que son las que se encuentran por debajo de los 21.000 euros brutos anuales. Montero ha querido explicar esta rebaja con un ejemplo: "Un trabajador que gane 18.000 euros, se ahorrará 746 euros al año". 

Siguiendo con las medidas dirigidas a una mayoría fiscal, desde Unidas Podemos también han solicitado una rebaja del IVA de los productos de higiene femenina y de los productos para celíacos, pero no se ha llegado a ningún acuerdo en este aspecto. 

El Gobierno siente la presión

La medida encaja con los mensajes públicos lanzados por el Ejecutivo recientemente, enfocados al lema de que los que más tienen "aporten más" y se desplieguen ayudas a los que "peor lo están pasando". La misión es no abrir más la brecha. Pero para ello, como ha afirmado este miércoles, no se ha apostado por una “bajada masiva de impuestos” si no por unas "selectivas, quirúrgicas".

El mismo discurso que defienden organismos como el FMI o la OCDE, pero también parte del seno del PSOE que gobierna en las distintas autonomías. Valencia, Navarra, Canarias, Aragón y Extremadura valoran acometer bajadas en el IRPF, algo que ha pillado a contrapié a Pedro Sánchez y parte de su equipo. Primero les ha obligado a moderar su discurso, pasando de acusar al PP de “populismo” a avanzar “un reparto justo de las cargas fiscales". Y posteriormente, actuar.

Preocupación con Bruselas

Desde el Gobierno, la preocupación también es de puertas para fuera. Por cómo contemplará la Comisión Europa las distintas bajadas fiscales que ya se han anunciado y las que barajan hacer desde otras comunidades autónomas en estos momentos, cuando España va a recibir 140.000 millones de fondos europeos. Algo con lo que chocaría frontalmente. Todo ello sin contar con la premisa europea de apostar por una armonización fiscal con el objetivo de acabar con los paraísos fiscales.

ARCHIVADO EN: