NoticiasTrabajo logo Faltan cubitos de hielo: el nuevo desabastecimiento que amenaza el verano

Faltan cubitos de hielo: el nuevo desabastecimiento que amenaza el verano

La alta demanda junto a la subida de la luz, que obliga a algunas fábricas a parar la producción, está produciendo un nuevo desabastecimiento: los cubitos de hielo.

Faltan cubitos de hielo: ¿se acabarán? Causas de este nuevo desabastecimiento Escasez de hielo
Esperanza Murcia
Esperanza Murcia
Actualizado a:

Lo vimos con el papel higiénico, con el aceite y, ahora, con el hielo. ¿Qué está pasando? Desde hace unos días, supermercados, bares y ultramarinos están enfrentándose a un nuevo desabastecimiento. Y amenaza el verano, pues la escasez de este producto se antoja más que necesario en plena ola de calor. ¿Nos quedaremos sin mojitos y tintos de verano?

Según datos ofrecidos por los supermercados, que recopila La Sexta, la demanda de hielo ha crecido en un 30% durante este verano. A esto se le suma otro problema: las fábricas de bolsas de hielo han parado. Sí, cuando más crece la demanda, hay menos producto disponible, las consecuencias son evidentes: habrá más dificultades para encontrarlo. 

Tanto es así que, supermercados como Mercadona y Consum, ya se han visto obligados a racionalizarlo. En esta tienda de la cadena valenciana, por ejemplo, no se dejaba comprar más de 5 bolsas por persona (equivalente a un saco). Esta escasez no solo podría afectar a las casas españolas, sino también a las grandes superficies. 

Hay que pensar que, en pleno periodo estival, hay grandes acontecimientos que necesitan adquirir este producto en importantes cantidades. Es el caso de ferias y festivales, ahora en peligro. Pero, ¿qué hay detrás de la falta de hielo? La subida de precios es un importante desencadenante, pues el incremento de la luz impide que su producción pueda desarrollarse en condiciones normales. 

¿Se agotarán los cubitos de hielo?

En la misma cadena televisiva, un trabajador avisaba: “Estamos teniendo problemas desde hace unos 20 días. Creo que va a faltar hielo seguro”, respondía José Manuel Aparicio, el empleado de una fábrica de hielo de Sevilla. Otro empleado del sector, Sergio del Moral de la fábrica Tele Hielo, explicaba el motivo: “Como no se ha podido llegar a una estabilización de los costes para poder vender el hielo a un precio de mercado habitual, las empresas lo que hacen es parar la producción durante los meses de invierno y es en verano cuando se nota el problema”.

¿Qué está provocando estos parones? El principal factor es la subida de precios: al aumentar la factura eléctrica, es más caro fabricar las bolsas donde se empaqueta. A esto habría que sumarle el combustible, que afecta que el transporte a las distintas superficies también se haya encarecido. Teniendo en cuenta las fechas, está siendo imposible crear tanto hielo como el que se consume. 

Esto, sumándole el ‘efecto llamada’, podría terminar de provocar el desabastecimiento. Algunos fabricantes, así, creen que la venta de hielo se podría agotar en los próximos días. Otro daño colateral, como apuntan desde el diario ‘El Español’, que se han puesto en contacto con el gerente de Hielos Everest, está en el reparto del hielo: los fabricantes se centran en abastecer a las grandes superficies, ya que mantienen contratos cerrados sujetos a penalización, racionalizando la cantidad a las distribuidoras. 

Aunque haya demanda de trabajo, estas últimas no tienen género, por lo que se ven obligadas a parar de trabajar, algo que no pueden permitirse. Las facturas siguen llegando, encontrándose actualmente en un sistema insostenible.