NoticiasTrabajo logo Escrivá ofrece a los funcionarios retrasar la edad de jubilación a cambio de una paga de 12.000 euros

Escrivá ofrece a los funcionarios retrasar la edad de jubilación a cambio de una paga de 12.000 euros

Los funcionarios públicos que retrasen la edad de jubilación más alla de los 65 años

cheque Escrivá paga 12.000 euros funcionarios retrasen jubilación
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

El Gobierno de España ofrecerá a los funcionarios públicos un cheque de hasta 12.000 euros por retrasar su edad de jubilación más allá de los 65 años. El Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, Jose Luis Escrivá busca hacer cambio de última hora en la reforma de las pensiones que el Consejo de Ministro aprobó hace relativamente poco. Así, el ministro quiere que los funcionarios retrasen al máximo su vida laboral antes de pasar a las conocidas como clases pasivas y para ello ofrece el ya conocido como “cheque Escrivá”.

Estos incentivos económicos por retrasar la edad de jubilación han sido aprobados este martes y ahora deberá hacerlo, con brevedad, el Congreso de los Diputados para cumplir la hoja de ruta establecida por Bruselas para la reformas del Sistema Público de Pensiones.

Con este giro de última hora desde Moncloa, a instancias de las sugerencias del Consejo Económico y Social (CES), ya no solo los funcionarios del Régimen General se podrán beneficiar del esquema de revalorización de las prestaciones en función del IPC y de ese puñado de alicientes económicos que tratan de invitar a extender la vida laboral.

Ahora también lo harán los funcionarios de ese régimen especial de clases pasivas que se encuentra en proceso de extinción desde hace una década pero del que aún muchos sacan tajada. El ‘cheque Escrivá’, como se ha apodado a ese pago único de hasta 12.000 euros para este tipo de funcionarios, es concebido como una solución diferencial desde el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social por el hecho de ser una recompensa que el trabajador obtendrá en el momento de decidir prorrogar su jubilación y no cuando llegue la misma.

El prospecto del ‘cheque Escrivá’ 

La base reguladora y el número de años cotizados por el trabajador que pretenda beneficiarse de la medida calibrará el importe al que puede optar, entre los 5.000 y los 12.000 euros, y que serán ingresados en su cuenta en la fecha en que éste pueda jubilarse de hecho, pero decida no hacerlo y seguir trabajando durante al menos uno año más. 

Pero se propone otra alternativa a ésta: en lugar de cobrar el cheque íntegramente, hacerlo parcialmente y beneficiarse de la mejora anual del 4% en la futura pensión.

Como siempre, la medida no ha estado exenta de polémica: a pesar de que Escrivá se reafirme en que su cheque es “más atractivo” que otras medidas para retrasar la edad de jubilación, expertos afirman que no lo sería tanto: consideran más rentable acogerse a la mejora del 4% anual en la pensión que se recibirá en la jubilación, además de que, esa ganancia se computaría en el apartado del IRPF, ya que el cheque se estimaría como un rendimiento del trabajo, reduciéndose su beneficio final para destinatario.

Taponar la sangría de la jubilación de funcionarios

La crisis del Covid-19 y la ‘reforma Escrivá’ imprimieron una marcha más al ya de por sí embalado fenómeno de las jubilaciones masivas de funcionarios. El paquete de reformas de las pensiones de la cartera que dirige el ministro, la incertidumbre que sobrevuela las clases pasivas con el cambio de competencias de Hacienda al Ministerio de Inclusión y Seguridad Social y la derivada por la pandemia y los consecuentes cambios, han provocado que algunos se sumen a la tendencia de aprovechar, por lo que pudiera pasar, esa cláusula llave a la jubilación sin penalización a los 60 años.

Como certifica la Seguridad Social, un 40% más de funcionarios de clases pasivas que se jubilaron de esta manera lo han hecho este año respecto al pasado. En números, 3.500 más, que se tratan de taponar con estas medidas. De los 6.500 registrados en 2020, a los más de 9.000 de este 2021, también influenciados por la paralización de los sueldos de los funcionarios que marcan la regulación de lo que cobrarán de pensión de los que forman parte del régimen de clases pasivas.