NoticiasTrabajo logo Caos en la Seguridad Social: se amplía el plazo a las empresas para ajustar cuotas tras la subida del SMI

Caos en la Seguridad Social: se amplía el plazo a las empresas para ajustar cuotas tras la subida del SMI

El retraso de casi tres meses de la publicación normativa para ajustar las bases de cotización al nuevo SMI en la Tesorería General de la Seguridad Social provoca que el nuevo plazo límite se alargue hasta el 31 de mayo de 2022.

Caos en la Seguridad Social: se amplía el plazo a las empresas para ajustar cuotas tras la subida del SMI Caos en el Ministerio de Escrivá por 7 céntimos de diferencia
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

Las empresas españolas tendrán tres meses más para ajustar las nuevas bases de cotización en la Seguridad Social tras la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) acordada el pasado septiembre. Es decir, las diferencias de cotización se podrán ingresar sin ningún tipo de recargo ni perjuicio hasta el próximo 31 de mayo de 2022, en lugar del 28 de febrero. La fecha inicialmente estipulada pero que se ha venido abajo por un retraso.

El pasado 28 de septiembre, el Gobierno dio luz verde definitivamente al incremento del SMI, que pasaba de 950 euros a 965 mensuales divididos en 14 pagas, en base a la cual se incrementaron las nóminas y cotizaciones con carácter retroactivo desde el día 1 del mismo mes. Sin embargo, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, encargado de recaudar las cuotas empresariales, se demoró tres meses en publicar las instrucciones para ello, provocando el desbarajuste en las empresas. 

bases cotizacion

La cartera ministerial de Escrivá no hizo públicas las nuevas bases de cotización y las normas legales para ajustar las nóminas al salario mínimo interprofesional hasta diciembre, cuando fijó de plazo hasta el 28 de febrero para que las empresas se pusieran al día en los pagos sin ningún tipo de recargo. Por lo que se vio obligado, también por propia imposibilidad, a extender el plazo. 

Un retraso de tres meses en la Seguridad Social y cinco millones de liquidaciones por calcular 

"Se ha comprobado que a la Tesorería General de la Seguridad Social le resulta imposible implementar a tiempo la liquidación de las diferencias de cotización resultantes, puesto que el sistema de liquidación directa tiene que realizar el cálculo de oficio a todas las liquidaciones presentadas, lo que supone alrededor de 5 millones, lo que resulta materialmente imposible. Por lo tanto, es necesario ampliar el plazo inicialmente previsto para evitar perjuicios innecesarios".

Es lo que admite el propio Ministerio en la 'Orden por la que se modifica la Orden PCM/1353/2021, de 2 de diciembre, por la que se desarrollan las normas legales de cotización a la Seguridad Social, desempleo, protección por cese de actividad, Fondo de Garantía Salarial y Formación Profesional para el ejercicio 2021' que dicta la nueva hoja de ruta en este sentido.

Ayuda extra para la Seguridad Social

Las consecuencias de ese retraso en las normativas de cotización empresarial tras el aumento del SMI no solo se ciñen únicamente al aumento de plazo ante la ingente acumulación de tarea. El Gobierno brindará apoyo logístico a la Seguridad Social con el Centro de Desarrollo, que se encargará de las actualizaciones de oficio y facilitar la gestión a las empresas. De esta manera no tendrán que hacer liquidaciones complementarias.

Siete céntimos provocan el caos

Puede parecer una cantidad económica insignificante, pero, a gran escala, ha provocado un desorden sideral. Adelantando tarea, las asesorías empresariales calcularon por su cuenta la nueva base de cotización: 1125,83 euros. El resultado de multiplicar el nuevo SMI por 14 pagas y dividirlo entre los 12 meses del año.

Pero, sorpresa, una vez llegó esa orden tras meses de retraso, el Ministerio de Seguridad Social lo redondeó hasta los 1125,90 euros, cuya ejecución retroactiva causó que las nóminas y las cotizaciones desde septiembre se consideren erróneas. 

Resultado, tuvieron que recalcular y regularizar todo de nuevo con la posibilidad, incluso, de incurrir en posibles sanciones. Un hecho que, en mitad del contexto de la pandemia, y las bajas laborales y los ERTE que aún se tramitan, hayan enfurecido a los colectivos afectados.