NoticiasTrabajo logo El SEPE explica como pedir la Ayuda Familiar si son padres divorciados o separados

El SEPE explica como pedir la Ayuda Familiar si son padres divorciados o separados

Existen unos casos en los que los padres divorciados o separados pueden pedir el subsidio de Ayuda Familiar.

SEPE explica como pedir la Ayuda Familiar si son padres divorciados o separados Estos son los casos en los que un padre separado puede pedir la Ayuda Familiar
Diego Fernández
Diego Fernández
Actualizado a:

Los padres divorciados o separados pueden tener acceso a solicitar el subsidio de Ayuda Familiar al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Aunque para ello es necesario que se encuentre en un contexto específico para poder solicitar esta prestación no contributiva siempre y cuando tenga cargas familiares, y, para calificar si existen o no dichas cargas cuando se está divorciado, se tendrán dos situaciones en cuenta para detallar que sí existen esos hijos a cargo.

El propio SEPE asegura que la situación matrimonial afecta, de manera directa, a las prestaciones y los subsidios por desempleo que se entregan a aquellas personas que son demandantes de empleo y están inscritos en el SEPE. Además, en el momento en el que se acaba la vida conjunta de una pareja, ya sea un matrimonio o una pareja de hecho y haya hijos en común, se debe tener en cuenta la situación de los hijos para solicitar o no el subsidio de Ayuda Familiar. 

Es importante recordar que para que exista la modalidad de tener un hijo a cargo, el descendiente debe ser menor de 26 años o mayor de dicha edad pero con una discapacidad reconocida. Pero no solo ello, sino que, además, este hijo tiene que depender económicamente del padre para que se pueda reconocer esta condición.

Casos en los que un divorciado tiene derecho a la Ayuda Familiar

A continuación se van a detallar una serie de casos en los que un padre separado puede tener derecho a solicitar el subsidio de Ayuda Familiar al Servicio Público de Empleo Estatal. Son un total de cuatro las situaciones familiares a tener en cuenta por parte del SEPE cuando un progenitor desempleado solicita esta prestación no contributiva.

Si los hijos conviven con el padre

En primer caso, hay que destacar que, si el padre está legalmente divorciado y los hijos conviven con él, se consideran cargas familiares, por lo que podrá tener acceso a este subsidio de Ayuda Familiar para desempleados. Más allá de los progenitores divorciados, también pueden tener derecho a esta prestación los padres solteros.

Si tiene que pagar una pensión alimenticia

Por otro lado, también puede darse el caso en el que los hijos no convivan con el padre separado, pero éste está obligado a pagar una pensión alimenticia. Es ahí cuando, pese a que no viven con el padre, el SEPE considera que éste tiene responsabilidades familiares debido a que dependen económicamente de la pensión alimenticia que está pagando mensualmente a los hijos. 

Separación de hecho

En relación a la separación de hecho, seguirán existiendo cargas familiares siempre y cuando no se haya solicitado una demanda de divorcio y así lo haya dictaminado el juez. Por lo que, mientras eso no suceda, seguirá existiendo el matrimonio aunque éstos ya no convivan juntos y, por lo tanto, se le seguirá considerando como que hay cargas familiares. 

Si se sufre violencia de género

Por último, también es posible que exista el caso de que se sea víctima de violencia de género. El SEPE determinará si se tienen cargas familiares se tendrá en cuenta si el cónyuge agresor no forma parte de la unidad familiar del solicitante. Además, la administración pública no tendrá en cuenta las rentas para poder conceder esta prestación.

¿Qué hacer si un padre divorciado se encuentra en una de estas situaciones?

En el momento en el que un padre se encuentre en una de estas situaciones, debe seguir unos sencillos pasos para poder ser beneficiario de este subsidio de Ayuda Familiar que ofrece el Servicio Público de Empleo Estatal. Esta prestación no contributiva tiene una cuantía fija de 451,92 euros al mes, y, además, se puede recibir desde los 18 meses hasta los 30 meses. Para poder solicitarla, también es importante que los ingresos mensuales no sean mayores al 75% del Salario Mínimo Interprofesional, un dato que actualmente se marca en los 723,75 euros al mes. En ese momento, se podrán seguir una serie de pasos para poder solicitar el subsidio de Ayuda Familiar.