NoticiasTrabajo logo Así es posible rechazar una oferta de trabajo de forma inteligente

Así es posible rechazar una oferta de trabajo de forma inteligente

Estas son las claves para saber cómo rechazar una oferta de empleo de forma cordial y respetuosa dejando las puertas abiertas para un futuro.

Así es posible rechazar una oferta de trabajo de forma inteligente Qué decir y cómo decirlo para no perder oportunidades profesionales
Trini Rodríguez
Trini Rodríguez
Actualizado a:

Suele ser común que los postulantes a un puesto de empleo envíen una multitud de currículum a las empresas de cara a buscar y encontrar una vacante estable, lo que se traduce también en que a menudo no se obtenga respuesta alguna. Pero ahora toca darle la vuelta a la tortilla. ¿Cómo rechazar una oferta de trabajo de forma inteligente? 

Porque en ocasiones también sucede que tras una entrevista de trabajo es el propio candidato elegido quien sienta que la propuesta laboral no encaja con nuestras expectativas profesionales. Por lo que la pregunta ahora es, ¿qué hacer en estos casos?, ¿qué decir y cómo decirlo?, ¿qué medio utilizar? Quizá la mejor respuesta no sea aplicar lo que suelen hacer las compañías cuando se les manda una candidatura, es decir, aplicar un silencio sepulcral. De hecho, hacerlo así puede suponer que se nos cierre a cal y canto la puertas en un futuro de cara a encontrar otras oportunidades laborales. 

Estas son las claves para saber decir no a una oferta de empleo

Lo cierto es que en muchas ocasiones se tiene miedo a decir que no. Sin embargo, llegados a este punto es importante remarchar el hecho de que se trata de un derecho laboral que se les ofrece a los trabajadores en caso de que no encaje con sus perspectivas profesionales, lo cual por otra parte parece bastante lógico. Para que esto no suceda, estas son las mejores herramientas para saber cómo declinar una propuesta de empleo de forma cordial y respetuosa

Eso sí, no hará falta que se explique de forma minuciosa los planes de futuro, si no que se trata de comunicarlo de forma precisa, humilde pero, sobre todo, respetuosa. Por lo que hay que evitar utilizar frases complejas cargadas de excusas o que puedan sonar prepotentes, si no que es mejor expresar un perfil modesto, ya que las razones por las que se está rechazando la oferta es ya suficiente.

En cualquier caso siempre hay que agradecer el tiempo invertido durante el proceso de selección, agradeciéndole la oportunidad y hablar de lo bien o cómodo que se pudo llegar a sentir. Recuerda que los halagos nunca están de más. De todas formas, por poner algunos ejemplos, aquí algunos consejos para saber cómo hacerlo correctamente. 

No posponerlo en el tiempo

Si bien hace falta tiempo para calibrar y sopesar si conviene o no iniciar una nueva aventura laboral en una empresa, lo mejor es que si se tiene claro desde el principio, lo mejor será avisar con una antelación suficiente que, sin lugar a dudas, lo agradecerán y hará que el postulante quede bien.

Si se tiene una respuesta segura, lo normal es tardar una respuesta tras dos o tres días. Esto servirá para que el empleador pueda avanzar con otros aspirantes alternativos, lo que se verá traducido en el hecho de poder reducir el impacto que puede suponer para compañía interesada.  

Utilizar el canal correcto

¿Cómo se avisó de que era la persona ideal para ese puesto de trabajo? ¿Fue por teléfono, correo electrónico o en persona? Sea como fuera, lo correcto sería aplicarlo de la misma forma que se avisó. Es decir, si el equipo de Recursos Humanos hizo una llamada teléfonica para avisar de esta noticia, lo mejor sería poder hablar por vía teléfonica con la persona encargada de ello y así poder comunicárselo con el mejor tono posible.

En otro caso, si se hizo por email, se puede utilizar esta otra alternativa a su vez más sencilla, pero también más fría. Por lo que se recomienda sopesarlo de cara a no cerrarse puertas profesionales en un futuro.