¿Qué pasó el 11-S en Estados Unidos? El día que paralizo al mundo

¿Qué pasó el 11-S en Estados Unidos?

Se cumplen el 20 aniversario del mayor atentado terrorista mundial, contra las Torres Gemelas y el Pentágono y con 2.966 víctimas. Al Qaeda y Bin Laden reivindicaron su autoría.

Javier Martín
Actualizado a:

Los atentados del 11 S cumplen dos décadas. Veinte años de ese 11 de septiembre en el que se pertrechó el mayor ataque terrorista que se recuerda sobre el mundo occidental con un dramático saldo de 2.966 víctimas, 10.000 millones de dólares en pérdidas económicas e inabarcables en el aspecto emocional. 

Un río de sangre y escombros con las Torres Gemelas del World Trade Center y el Pentágono de Estados Unidos como diana y una herida mundial abierta con hemorragias aún suturar que engendró el concepto político ‘guerra contra el terrorismo’ que acuñaron George Bush y sus aliados en la lucha contra el fanatismo islámico. Un grito de terror espeluznante que escuchó todo el planeta.

Traumas crónicos, teorías conspiranoicas y no oficialistas, un puñado de filmografía con documentales y películas, personas que continúan identificándose y otras todavía desaparecidas. 149 minutos de miedo sin cura. Un capítulo que marca un antes y un después en la historia de la humanidad y que todavía no se ha acabado de escribir, con el fin de la Guerra de Afganistán que precedió como últimas líneas.

¿Qué ocurrió exactamente el 11 de septiembre en Nueva York?

Ese 11 de septiembre un grupo de terroristas islámicos con el yihadismo por bandera, Al Qaeda, y liderados por Osama Bin Laden, secuestraron cuatro aviones comerciales con la intención de hacerlos colisionar contra tres puntos neurálgicos de la geografía estadounidense, símbolo de la cultura occidental: el complejo comercial y financiero de rascacielos World Trade Center, el Pentágono y el Capitolio.

Así, cuatro aviones con 265 pasajeros fueron secuestrados en pleno vuelo por 19 terroristas. Una vez tomaron el control por medio de la fuerza, lograron impactar dos de ellos frente las Torres Gemelas (sur y norte), por entonces, los edificios más altos de Nueva York. Otro frente al principal órgano de defensa del país, como el Pentágono de Washington. Pero el cuarto, que tenía como objetivo el Capitolio, acabó siendo frustrado por la tripulación y se estrelló a campo abierto en Shanksville (Pensilvania). 

Posteriormente el Gobierno de Bush contraatacó invadiendo Afganistán, que había dado cobertura a Al Qaeda, después de que Bin Laden reivindicara orgulloso la autoría del crimen. Esto dio lugar a la concepción global de la lucha contra el terrorismo.

¿Cómo se vivió ese 11 de septiembre de 2001 en España?

“¡Dios santo! Es otro avión el que parece que se ha estrellado en la otra torre”, exclamaba Matías Prats en mitad del informativo de ese día de Antena 3 Noticias. “En ese momento ya supimos que no se trataba de un accidente, si no de un doble atentado terrorista y posiblemente el principio de algo más”, relataba Susana Griso, compañera en pantalla por entonces, muchos años después. Como también Matías Prats: “Estupefacción generalizada, asombro extraordinario, incredulidad…” describía el famoso presentador.

Una experiencia comunicativa sin igual que copó la inmensa mayoría de minutos de los telediarios españoles, boletines de radio y portadas de periódicos, los que más vivieron la tragedia. “Estábamos asustados”, recuerdan desde la mesa de control de TVE. Año tras año, continúa surgiendo información. Y cómo no, especiales cada aniversario ofreciendo otro punto de vista de lo sucedido. 

 

Afortunadamente, España solo contó con una víctima identificada en el atentado. Sin embargo, fue noticia internacional por el caso Alicia Esteve. Convertida en una de las mujeres coraje, Tania Head, como se hizo conocer, la barcelonesa afirmó ser una de las supervivientes del 11-S. Llegó a ser incluso presidenta de la Red de Supervivientes del World Trade Center. Pero el New York Times, y la Vanguardia después, desmontaron su farsa.

¿Cuántos muertos hubo el 11-s?

Casi 30.000 personas perdieron la vida. Concretamente 2.966 víctimas, entre las que se incluyen civiles estadounidenses, bomberos, policía, tripulación, los propios terroristas y los pasajeros, de los que ninguno de los 265 sobrevivió. Precisamente, y según informó el Gobierno estadounidense, 2606 perdieron la vida en Nueva York, tanto en las Torres Sur y Norte del World Trade Center como en sus alrededores, y 125 en el Pentágono. Aproximadamente el 40% de los damnificados continúan sin identificarse.

¿Quién pilotaba los aviones y dónde están ahora?

Aunque en un principio el plan de Al Qaeda era secuestrar doce aviones, de los cuatro finalmente secuestrados, cuatro terroristas se encargaron de reducir a los pasajeros y la tripulación para que un piloto tomara los mandos para estrellarlos en ese ataque kamikaze contras los distintos objetivos. Por tanto, cinco secuestradores menos en el que tenía como objetivo el Capitolio que acabó siendo frustrado por la rebelión civil a borde, en el que viajaron cuatro. Todos ellos generalmente con estudios y de familias acomodadas y con el mismo destino: la muerte.

El egipcio de 33 años Mohammed Atta se hizo con los mandos del vuelo 11 de American Airlines que impactó en la Torre Norte, falleciendo, al igual que el resto de los que iban a bordo, en ese mismo momento. Procedente de Emiratos Árabes, un joven estudiante en Estados Unidos, era Marwan al-Shehhi, el aparente piloto que estrelló el otro avión, el 175 de la misma compañía, en la Torres Sur del World Trade Center y que corrió el mismo destino, con solo 23 años.

29 años tenía el saudí Hani Hanjour, encargado de estampar el tercer y último avión, el vuelo 77 también de American Airlines, sobre la base del Pentágono, en Washington. Todos cumplieron el prometido que juraron ante el Islam y Bin Laden menos Ziad Samir Jarrah, un ciudadano de Líbano que con 26 años acabó entre llamas, al igual que el resto de personas a bordo, en un campo de Pensilvania en lugar del Capitolio, el que iba a ser su destino.

Qué se celebrará el 11-S de 2021, 20 años después de la tragedia

Como cada 11 de septiembre, se volverán a encender los 88 focos de luz de las antiguas Torres Gemelas, la Zona Cero del atentado. Allí, como también frente al Pentágono y el campo de Shanksville donde acabó estrellándose el cuarto avión que se dirigía al Capitolio, se reunirán los familiares de las víctimas para proceder a realizar un sentido homenaje en su recuerdo.

Esta vez, con motivo del 20 aniversario, será especial. Sobre todo en la plaza del monumento en la ciudad de Nueva York, en el World Trade Center, donde Nueva York prepara el Memorial Nacional. Allí se leerán en voz alta los nombres de los fallecidos reconocidos así como un memorándum y se guardarán seis minutos de silencio.