¿Cuánto ha subido la luz en 2021? Estos son los precios de enero a octubre

¿Cuánto ha subido la luz en 2021? Estos son los precios de enero a octubre

La factura de la luz en España es la más elevada junto a Italia y en octubre de 2021 continúa rozando récords de 250 euros por MWh.

Javier Martín
Actualizado a:

Otra subida más en el recibo de la electricidad. Es el leitmotiv particular para este octubre de 2021, que se prevé que acabe como el mes con el precio de la luz más caro de la historia y, en particular, de este último año. El importe que a pagar por el mWh ha entrado en un bucle de rotura consecutiva de récords. Pero ¿por qué no para de subir la factura de la luz?

Los precios dictados por la oferta y la demanda del mercado mayorista y marginal de las energías, sin control, continúan experimentando su frenético ritmo alcista. En el denominado Operador del Mercado Ibérico de Energía (OMIE), las más caras, el gas y el carbón, marcan el precio de todas. Estas llevan aparejada además una tasa altamente gravada por los derechos de emisión de CO2, también en máximos históricos -50 euros por tonelada-, lo que eleva aún más el precio que se paga por ellas y acaba repercutiendo en la factura de los hogares.

Las cifras de la Organización de Consumidores y UsuariosOCU, establecieron un precio medio de la electricidad de 202,77 euros por MWh en la primera quincena de octubre. Lo que ya establecía otro récord pero que se esperaba estabilizar. Sin embargo, las últimas informaciones van en sentido contrario: la escalada en los precios no se va a frenar, todo lo contrario. Por tanto, las medidas a contrarreloj adoptadas por el Gobierno de España con la finalidad de topar la factura de la luz, reduciendo ese 50% del importe del recibo constituido por impuestos, cargos y peajes, de momento, se quedan cortas.

¿Cuánto ha subido la factura de la luz en el último año?

A día de hoy, domingo 24 de octubre, el precio del MWh se fija en 213,29 euros. Unos once euros más que el día anterior, según los datos de OMIE, el operador de mercado eléctrico designado. De hecho entre las 20:00 horas y las 21:00 se llegará al pico de los 250 euros por MWh. En solo un año se ha quintuplicado: el 21 de octubre de 2020 era de 36,58 euros. Esto provoca que el recibo de la electricidad que se paga en España, sea, junto a Italia, el más caro de Europa.

Que el mes de octubre haya quebrado el techo de los 200 euros/MWh y continúe subiendo, resultando el mes eléctrico más caro históricamente en el mercado (un 30% más que en septiembre), provoca, consecuentemente, facturas de la luz más caras para los hogares. Ese precio que se paga en el mercado por la electricidad supone casi la mitad del importe de la factura tras sus incesantes crecidas, mientras que la parte restante, los impuestos que gestiona el Gobierno y donde puede intervenir para ayudar a la ciudadanía.

Esto es tanto para los que tienen contratado la tarifa regulada PVPC, como para los indexados al mercado libre. En esta última se registran aumentos hasta del 30%. Nada se escapa de un fenómeno sin aparente cercano cerco.

Los cálculos de OCU revelan que durante esta primera quincena de octubre el importe de la factura de la luz de un hogar medio (con 4,6 kW de potencia contratada y 292 kWh de consumo mensual) se vaya hasta los 100 euros, un 75% más que lo que se pagó el pasado año por estas mismas fechas. Todo ello a pesar de las medidas del Gobierno, insuficientes pero básicas: sin ellas, se hubiera disparado hasta los 132,3 euros.

Pedro Sánchez incumplirá su promesa

Aún así, estos sobrecostes en el mercado provocan la factura más elevada, con diferencia de los últimos años. La factura mensual media en los que llevamos de 2021 se eleva hasta los 70,61 euros, en un aumento progresivo y constante de subidas desde enero, solo interrumpido en febrero, cuando borrasca Filomena dio un respiro.

A partir de ahí, subiendo sin parar y sin visos de stop. En otras palabras, en casi un año los hogares pagan prácticamente el doble por la luz que consumen. Por tanto, las promesa de Pedro Sánchez de reducirla hasta lo que se pagaba en 2018, un 30% menos que ahora, parece una quimera.