Crisis de suministros: estos son los productos por desabastecimiento de cada país

Crisis de suministros: estos son los productos por desabastecimiento de cada país

La reactivación masiva del comercio, el desbordamiento del poder de producción de la industria y el bloque del transporte marítimo y aéreo desatan la crisis de suministros.

Javier Martín
Actualizado a:

La crisis de suministros tapona el abastecimiento mundial de mercancías, algunas de ellas de primera necesidad. No solo Reino Unido y la curiosa imagen de espárragos de cartón rellenando las estanterías de la sección de hortalizas de la mayoría de sus supermercados, también a nivel global.

China empieza a echar en falta algunos productos como carbón, papel, comida o ropa. Estados Unidos, otros como papel higiénico o alimentos para mascotas. Los habitantes del Reino Unido no solo están encontrando dificultades para encontrar frutas, legumbres, hortalizas u otros productos frescos, también algo tan básico como la gasolina. India, como España, echa de menos los microchips y semiconductores esenciales para la fabricación de automóviles. Por no hablar del café…

Una vez que parecen dejarse atrás los efectos de la pandemia, se ha reactivado de golpe todo el entramado del comercio a todas sus escalas. La demanda ha crecido tan sustancialmente que rebosa el poder de producción de las industrias, a lo que se une la escasez de transporte marítimo y sus altos costes y el afligimiento del aéreo. Un caldo de cultivo perfecto que afecta a la totalidad del globo terráqueo.

¿Qué productos escasean en cada país?

"La combinación de la congestión en los puertos, con la falta de conductores de camiones que están impactando en la logística de que el producto llegue a su destino final", explica Michael Roa, ejecutivo de Fracth USA, una de las mayores empresas dedicadas al almacenamiento y distribución global de mercancías.

Gasolina

El Reino Unido está encontrando serias dificultades para encontrar suministros de combustible fuera de sus fronteras. El Brexit, según los expertos, es la gota que ha colmado el vaso. La salida de la Unión Europea multiplicó los aranceles para salir y entrar del país, lo que ha provocado que muchos conductores y empresas de refinerías hayan decidido dejar de operar en suelo británico.

Automóviles

La crisis mundial de los microchips y los semiconductores amenaza seriamente a la producción mundial de coches. La ingente demanda de estas piezas que se usan en el motor y los frenos durante la pandemia, utilizadas también en productos tecnológicos, va a impedir que se dejen de fabricar casi ocho millones de vehículos a nivel mundial. 

De hecho, en España ya ha propiciado el cierre de algunas plantas como la de Seat, en Martorell (Cataluña). Pero India es la más afectada. La madre de todas las fábricas de vehículos, donde tiene su base, por ejemplo, Suzuki, alerta de pérdidas económicas de casi 180.000 millones de euros.

Carbón

Las condiciones más estrictas de seguridad y ecología en las minas de carbón de China, uno de los mayores exportadores y productores de electricidad a partir de este combustible, está siendo uno de los factores desencadenantes de la subida del precio de la luz, teniendo que recurrir al gas natural, más caro. 

Una crisis eléctrica que comienza en el país asiático y que le está privando de luz a millones de hogares y de productos de primera necesidad como papel, ropa, juguetes o alimentos.

Productos básicos: papel higiénico, comida…

Es otra de las imágenes viralizadas en los medios de comunicación: miles de buques contenedores amontonados en los puertos de Estados Unidos, que ahora mismo solo posee operativos dos para cuatro de cada diez embarcaciones que ingresan a sus aguas. Esto retrasa la distribución de productos como juguetes, alimentos, ropa o comida para mascotas.

Café

Una de las materias primas, junto a los combustibles, que más crecida han experimentado. Brasil, uno de los reyes del café, junto a Vietnam (producen el 83% del café internacional), se ha quedado congelado. Las bajas temperaturas causadas por la ola de frío polar han destrozado la gran mayoría de plantaciones cafeteras, dejando en los huesos el abastecimiento mundial para las próximas cosechas y pendientes de lo las soluciones en ambos países, que marcarán el precio del segundo producto más demandado: mueve casi 17.000 millones de euros al año.