Cómo hacer una calabaza de Halloween

Halloween ha comenzado a invadirlo todo, desde las calles hasta el hogar. A menos de dos semanas para celebrar la festividad, ya asoman las típicas calabazas decorando tanto casas como establecimientos comerciales. Si tú también quieres conseguir una "Jack O’Lantern", el nombre por el que se conocen, te enseñamos cómo hacer una calabaza de Halloween para iluminar la noche más terrorífica.

No necesitarás más que una calabaza, un cuchillo y una vela para pasar una tarde de lo más divertida, siendo una actividad ideal para hacer en familia o dejar volar tu creatividad. No tendrás ningún problema en encontrar la calabaza, pues además de estar de temporada se pueden comprar por estas fechas en cualquier supermercado. Con todos los materiales listos, solo queda pasar a la acción para recrear esta tradición que ya se realizaba en el origen de Halloween o Samhain

¿Cómo se hace una calabaza de Halloween? 

Lo primero es conocer el tipo de calabaza que se usa para Halloween y así comprarla. Se puede pedir directamente como calabaza de Halloween, aunque pertenece a la variedad etample. Para esta manualidad, habrá que seleccionar una con el tamaño adecuado para poder guardar una vela dentro y meter la mano con facilidad a la hora de vaciarla. Asimismo, tiene que ser completamente naranja e intentar que sea lo más lisa posible, sin ninguna grieta. 

En caso de que tenga algún desperfecto tampoco hay que alarmarse, pues puede conseguir un efecto más monstruoso. Una vez que ya sabemos qué calabaza elegir, toca ponerse manos a la obra. Siguiendo estos pasos podrás crearla con total facilidad, con los que te sorprenderás sin dudar al ver el resultado final. 

Limpiar la calabaza

Antes de tallar la calabaza, hay que limpiarla bien para evitar la aparición de bacterias. Bastará con usar un poco de agua y jabón, ya que más adelante también se desinfectará. Después de acabar con su limpieza, se seca con un paño de cocina o trapo seco para proceder al vaciado de su interior. 

Vaciar la calabaza 

Cómo vaciar una calabaza es, sin duda, una de las preguntas más frecuentadas a la hora de realizar la decoración de Halloween. Lo cierto es que es el paso que requiere de más tiempo, pero seguro que provocará más de una risa en su proceso. Para vaciarla hay que realizar un corte circular por arriba, como si la abriéramos, con un grosor lo suficientemente ancho para que nos quepa la mano. Tiene que quedar como una especie de tapa. 

Tras cortarla, toca sacar todo su interior. Hay que retirar las hebras y todas las pepitas, para después con una cuchara rascar tanto las paredes interiores como el fondo y extraer toda la carne. Se tiene que ir sacando todo hasta que el interior quede liso, especialmente la base, ya que es donde después se colocará la vela. Recuerda guardar la carne de la calabaza, ya que con ella se pueden preparar purés o cremas que puedes servir el 31 de octubre junto con otras recetas de Halloween. 

Tallar la calabaza 

En este paso toca dar forma a la calabaza. Puedes diseñar una cara más terrorífica u otra algo más simpática, dependiendo de la inspiración que tengas para decorar la casa. Si eres hábil dibujando, podrás pintar directamente sobre la calabaza, aunque también puedes usar unas pegatinas como hemos utilizado que sirvan de guía. 

Cuando se tenga el diseño o la plantilla ya pegada, queda comenzar a tallarla cuchillo en mano, cortando los ojos y la boca u otros elementos que se le quieran añadir. Al terminar de tallarla, hay que pulir los bordes para que los huecos se queden lisos y conseguir un acabado más perfecto. 

Encender la vela 

El último paso es coger una vela, mejor si es ancha, y encenderla. Así podrás comprobar el increíble resultado. Como recomendación apaga todas las luces de la casa, así además de recrear el ambiente de la noche de Halloween aumentarás su efecto. 

¿Qué hacer para que no se pudra la calabaza? 

No se ha incluido anteriormente como un paso obligatorio, pero sí que tendrás que seguir este consejo si quieres que la calabaza de Halloween dure más tiempo. Después de tallar la calabaza, deberás sumergirla durante un par de horas en un recipiente con agua y lejía, una cuchara es suficiente por cada litro, que hará aumentar su durabilidad. Cuando transcurra este plazo de tiempo, hay secarla bien por dentro para untar el interior con vaselina. De esta forma se retrasa su descomposición, además de desinfectarla para evitar posibles bacterias.

¿Cuánto tiempo dura una calabaza de Halloween?

La calabaza de Halloween suele durar un periodo máximo de 5 o 6 días una vez abiertas. Teniendo esto en cuenta, hay que saber cuándo realizar esta manualidad para que luzcan perfectas la noche del 31 de octubre. Siguiendo los consejos anteriores, lavándolas con lejía y sellándolas bien con vaselina, pueden llegar a durar hasta una semana. Por ello se recomienda no pecar de impaciente y calcular los tiempos para conseguir que las calabazas “Jack O’Lantern” lleguen perfectas a Halloween 2021.