10 habilidades sociales indispensables para tu currículum

10 habilidades sociales indispensables para tu currículum

Estas son las aptitudes sociales que más buscan las empresas y que debes incluir en tu currículum para ser un candidato potencial.

Esperanza Murcia
Actualizado a:

En el currículum todo cuenta. Existiendo en el mercado laboral cada día más nivel de competencia, hay que crear un perfil profesional diferencial que nos presente ante los reclutadores como un candidato potencial. Uno de los puntos clave en la creación del curriculum vitae es añadir las habilidades sociales, lo que puede ayudarnos y mucho a lograr este propósito. 

A la hora de ocupar un puesto ya no solo importa la experiencia, sino también el carácter y la actitud de los aspirantes. Las empresas necesitan conocer de qué forma una persona se va a enfrentar a la oportunidad laboral que se le presenta y cómo se mueve en el ámbito social. Si serás capaz o no de desenvolverte exitosamente en las relaciones interpersonales que envuelven el trabajo es una de las preguntas que se harán a la hora de contratarte. 

¿Qué aptitudes sociales poner en el currículum?

Las aptitudes sociales, que se engloban dentro de lo que se conoce como las “soft skills”, dicen de nosotros mucho más de lo que pensamos. Por ello, es importante seleccionar aquellas que encajan con nuestro perfil, así como con la oferta laboral a la que se quiere postular. No obstante, hay una serie de habilidades imprescindibles que buscan todas las empresas, independientemente de la naturaleza de estas. 

Antes de conocer cuáles son, recordar que no es necesario poner todas ellas en el apartado de competencias o habilidades. Pueden introducirse también en otros apartados como el de la experiencia laboral e incluso en otros documentos complementarios, como la carta de presentación. Dicho esto, estas son las aptitudes sociales indispensables para tu currículum.

Trabajar en equipo 

De nada sirve ser un genio si no se puede trabajar en equipo. Es lógico que los empleadores busquen esta cualidad, ya que trabajar de forma unida permite conseguir los objetivos más rápido. No hablamos solo de la capacidad de desarrollar la actividad profesional junto a otros compañeros, sino de ver las cualidades que residen en cada uno de ellos y potenciarlas para crear un equipo mejor en el que todos vayan a una. 

Adaptabilidad

El éxito se consigue día a día, tanto para conseguirlo como para mantenerlo. Como consecuencia, estamos sujetos a los cambios, siendo la capacidad de adaptarse a ellos una de las cualidades más buscadas en el departamento de recursos humanos. Hay que saber cómo actuar en entornos cambiantes y que nuestra labor sea válida en cualquiera de ellos. 

Creatividad

Partiendo de la anterior idea, la creatividad es vital para el desarrollo de cualquier empresa. Es uno de los valores que le permitirá avanzar y no quedarse estancada. El negocio que sepa desarrollar nuevas ideas e implantarlas está dando señas de liderazgo, a la par que consigue que crezca la empresa. Asimismo, a través de la creatividad se consigue uno de los puntos más importantes para competir en el mercado: la diferenciación. 

Capacidad de negociación

Tener la competencia de llegar a acuerdos que beneficien a la empresa es una cualidad que todo empleador busca para poner en buen resguardo su posición en el mercado. Saber convencer es una herramienta para conseguir los objetivos empresariales y mediar en beneficio de la compañía transmitiendo confianza. Esto hará, sin duda, que ganes puestos dentro del proceso de selección.  

Empatía 

La capacidad de ponerse en el lugar del otro, comprendiendo sus circunstancias, es una cualidad que se suele subestimar aunque es de gran importancia para crear equipo. Si cuentas con el poder de entender a la otra persona, podrás también identificar las necesidades de cada empleado o compañero de trabajo, atendiéndolas en consecuencia. De ese modo, es una habilidad indispensable en cualquier líder. 

Proactividad

Cualquier organización necesita de personas en las que poder confiar e incluso delegar. Las personas proactivas son capaces de enfrentar situaciones que demandan un control. Tienen capacidad de análisis, toman decisiones y encuentran soluciones tanto para problemas presentes como futuros. Toda una garantía para la empresa. 

Pensamiento crítico

El pensamiento crítico es una cualidad indispensable que debe trabajar todo profesional, teniendo que desarrollarla si no se cuenta con ella. A través de la misma conocemos nuestro valor como trabajador y qué aspectos debemos mejorar. Es un análisis que se lleva también hasta las empresas, pues la persona que practique la crítica es la que podrá detectar sus carencias para cubrirlas, descubriendo si se están consiguiendo o no sus objetivos. Por último, el pensamiento crítico es el que permite aprender de los errores, asimilando las lecciones con las que se podrá mejorar en el futuro. 

Responsabilidad

Ser responsable con tu trabajo es sinónimo de compromiso. Los reclutadores buscan personas comprometidas con su labor que sepan que siempre van a sacar su trabajo adelante, sin importar las circunstancias. Esta responsabilidad les da la confianza de percibir al trabajador como un valor seguro en el que apoyarse. 

Aprendizaje constante

En relación con lo anterior, las empresas en la actualidad buscan candidatos que vayan un paso más allá. Necesitan de personas que no solo se conformen con cumplir su trabajo, sino que traten de renovarse continuamente para crecer como profesionales. Este aprendizaje inevitablemente permitirá a estos empleados generar ideas que pueden implementarse en su trabajo, mejorándolo de forma constante. 

Iniciativa 

La última cualidad está íntimamente relacionada con la anterior. Las empresas no necesitan personas planas, si no empleados activos con curiosidad, que no tengan miedo a emprender o experimentar. Es imprescindible para los negocios recibir ideas, sugerencias y críticas que les ayuden a valorarse, crecer y avanzar en la dirección correcta.