NoticiasTrabajo logo 1-O: Cuatro años de la fallida Independencia de Cataluña

1-O: Cuatro años de la fallida Independencia de Cataluña

El 1 de octubre de 2017, el Gobierno de Cataluña declaró la Independencia, pero la suspendió 56 segundos después.

1-O: Cuatro años de la fallida Independencia de Cataluña
Diego Fernández
Diego Fernández
Actualizado a:

El expresidente de Cataluña, Carles Puigdemont, fue detenido hace varios días en la ciudad italiana de Cerdeña. Esta detención fue debida a un hecho que tuvo lugar en un día como hoy, hace cuatro años, el 1 de octubre de 2017, cuando se llevó a cabo un referéndum de independencia de Cataluña.

Este 1 de octubre de 2021 se cumple un nuevo aniversario de la votación ilegal que supuso la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) del Gobierno catalán, aunque tan solo duró menos de un minuto en “activo”. Y es que, el propio Puigdemont decidió anularla apenas 56 segundos después de haber declarado la república catalana. 

Actualmente, cuatro años después, el actual Gobierno de Cataluña, presidido por Pere Aragonés, continúa empeñado en que la comunidad autónoma catalana sea una república independiente de España. Es por ello que exige una y otra vez una mesa de diálogo con el ejecutivo que dirige Pedro Sánchez, aunque lo cierto es que la fuerza independentista ha ido decayendo con el paso de los años desde aquel día. 

¿Qué pasó el 1 de octubre de 2017 en Cataluña?

Hablar del 1 de octubre de 2017 en Cataluña es hablar de un día que puede considerarse como ‘histórico’ en la comunidad autónoma catalana y en España. El Gobierno catalán organizó una votación ilegal para determinar si Cataluña debía independizarse o no de España, todo ello trasladando las famosas urnas a los diferentes colegios que abrieron sus puertas para albergar una votación que nunca podría haberse llevado a cabo legalmente. Y es que el propio Gobierno central, liderado entonces por el Partido Popular con Mariano Rajoy a la cabeza, aseguró que no se iba a celebrar ningún referéndum en Cataluña, como así también lo certificó el Tribunal Constitucional.

Este referéndum ilegal fue liderado por el entonces ‘president’ Carles Puigdemont, al que le siguieron Oriol Junqueras, Raül Romeva y los ‘Jordis’, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. Junto a ellos, hubo un total de 8 implicados más en el ámbito político catalán, que participaron de forma activa en la declaración de independencia fallida que realizó el ‘Govern’. 

Gobierno de Cataluña en 2017

Promovido por ellos, miles de catalanes abarrotaron las calles en diferentes puntos de la comunidad autónoma, siendo Barcelona el epicentro de las manifestaciones. La ciudad condal vivió concentraciones tanto pacíficas, en las que los ciudadanos simplemente manifestaban su deseo de una ‘Catalaunya  lliure’. Y, por otro lado, también hubo concentraciones violentas a través de disturbios, protagonizadas por el partido radical de Candidatura d’Unitat Popular (CUP), liderados por Anna Gabriel. 

Manifestaciones violentas

Sin duda las más sonoras fueron aquellas manifestaciones violentas a través de enfrentamientos de los manifestantes con la Policía Nacional y con la Guardia Civil, así como los destrozos que provocaron tanto en las calles de Barcelona sobre vehículos de la propia Benemérita. Una de las imágenes más icónicas de aquel 1 de octubre fue la de Jordi Cuixart y Jordi Sànchez encima de un coche de la Guardia Civil completamente destrozado por los disturbios.

Manifestaciones de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart

Pero no quedaron ahí, y es que también se vieron afectados numerosos vehículos de civiles que nada tenían que ver con las manifestaciones de aquel día y que no pertenecían a ninguna de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FFCCSSE). Además, miles de negocios vivieron destrozos y robos a través de la rotura de sus mamparas con objetos como piedras, ladrillos o incluso sillas de los establecimientos hosteleros más cercanos. 

Destrozos en Barcelona por los manifestantes

Cronología del 1 de octubre de 2017

  • 5:30 horas: Cientos de personas comienzan a agolparse a las puertas de los diferentes colegios para votar en el referéndum ilegal.
  • 6:00 horas: Se inicia la acción de los Mossos d’Esquadra, desalojando a los manifestantes y precintando los colegios. 
  • 7:30 horas: Las urnas, compradas por el Gobierno catalán, comienzan a repartirse a las diferentes escuelas que iban a albergar la votación ilegal. 
  • 8:00 horas: El Gobierno de Cataluña se acoge al censo universal, todo el mundo puede votar, incluidos menores de edad.
  • 9:00 horas: Arranca la votación del referéndum sobre la independencia de Cataluña.
  • 9:30 horas: Comienzan los primeros disturbios en la calles de Barcelona, la inactividad de los Mossos hace actuar a la Policía Nacional. Arranca el caos. 
  • 9:50 horas: La Guardia Civil deja en desuso el sistema informático de votación y la Policía Nacional interviene en el colegio donde Puigdemont iba a votar en Sant Julià de Ramis. 
  • 10:00 horas: Carles Puigdemont vota en favor de la independencia en el colegio de Cornellà de Terri.
  • 11:00 horas: Se producen los primeros enfrentamientos violentos entre cientos de manifestantes y las fuerzas de seguridad.
  • 13:00 horas: Jordi Turull, entonces consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno catalán, avisa de que se podrá votar más allá de las 20:00 horas. Finalmente no será así.
  • 16:15 horas: La manifestaciones afectan al deporte, el FC Barcelona - UD Las Palmas de Primera División de ese día se disputa a puerta cerrada. 
  • 20:00 horas: Termina la jornada de votación. Las manifestaciones violentas han crecido y hay centenares de heridos y detenidos. 
  • 20:30 horas: Mariano Rajoy comparece como presidente del Gobierno negando que haya habido un referéndum de autodeterminación en Cataluña.
  • 21:00 horas: Puigdemont, aún como president de la Generalitat, manifiesta que “Cataluña se ha ganado el derecho de tener un Estado independiente que se constituya en forma de República”. 

Los disturbios, destrozos y enfrentamientos violentos de los manifestantes contra la Policía Nacional y la Guardia Civil fueron constantes durante todo el día. Barcelona fue el foco principal de esos enfrentamientos, aunque no el único, y es en Girona también hubo diferentes protestas en favor de la independencia que también acabaron con disturbios durante toda la jornada. 

Las cifras de una votación ilegal

A la hora de hablar de las cifras de la votación ilegal, a menudo suelen ser inciertas. Esto es debido a que eran muchas las personas que votaban varias veces en diferentes colegios, y, además, el recuento se hacía a pie de calle en medio de las manifestaciones masivas que aquel día se vivieron en diferentes puntos de Cataluña. Pese a las variaciones, los datos oficiales que ofreció el Gobierno catalán fueron que participaron 2.286.217 personas, de las cuales votaron ‘’ a la independencia un total de 2.044.038, votando ‘no’ apenas 177.547 personas. Algo que hacía sospechar la veracidad de los datos ofrecidos por el Gobierno catalán.

Para el día de la consulta, el Gobierno de España movilizó a Cataluña 6.000 agentes, pertenecientes a la Policía Nacional y a la Guardia Civil. Esto fue con el objetivo de evitar que se llevase a cabo un referéndum ilegal que había sido suspendido por el Tribunal Constitucional. Los agentes cerraron, según datos del Gobierno central, 113 centros educativos

La Policía Nacional retira las urnas

La Generalitat, por su parte, denunció que hubo 893 heridos durante aquel día, queriendo cargar a los agentes con la culpa de dichas personas heridas. Aunque la realidad es bien distinta, y es que la gran mayoría fueron por mareos, ansiedad o incluso contusiones. 

Por su parte, el ministerio del Interior, entonces dirigido por Juan Ignacio Zoido, aseguró que un total de 431 agentes, tanto del cuerpo nacional de policía como de la guardia civil, resultaron heridos por los disturbios de los manifestantes radicales. Estos se dedicaron a lanzar todo tipo de objetos e incluso emprender a golpes contra las propias FFCCSSE en el momento de las manifestaciones. 

La República más corta de la historia

56 segundos. La ilegal e inexistente República de Cataluña duró 56 segundos. Ese fue el tiempo que pasó desde que Carles Puigdemont declaró la independencia catalana hasta que la suspendió segundos después, siendo, la República Catalana, la más corta de la historia. 

Puigdemont declara la Independencia de Cataluña

El entonces presidente de la Generalitat, en un discurso triunfalista, aseguró que “Cataluña se merece que la respeten, las urnas dicen sí a la independencia y es el camino que estoy comprometido a caminar”. Además, también declaró que “hemos conseguido lo que nos comprometimos y como presidente asumo el mandato de Cataluña y de que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de República”

El éxtasis en las calles de la comunidad autónoma catalana fue masivo, quién iba a pensar que, apenas 20 segundos después, el propio Puigdemont suspendería los efectos de la Declaración Unilateral de Independencia (DUI). Este ‘giro de timón’, provocó una de las imágenes más famosas de aquel 1 de octubre de 2017, en el que se muestra la alegría y la decepción en un período de tiempo de 56 escasos segundos. 

Alegría y decepción en menos de un minuto

El famoso ‘barco de Piolin’ y un menú basura para la Policía Nacional

Uno de los hechos más indignantes de aquel día, fue donde se alojó la Policía Nacional, el famoso barco de Piolín albergó a 800 agentes durante 3 meses. Lo que tardó el ministerio de Interior de retirar a los refuerzos de los cuerpos de seguridad de Cataluña. Sin duda se trata de una de las imágenes más icónicas y llamativas de aquel 1 de octubre que puso ‘en pie de guerra’ tanto a los agentes policiales como a miles de ciudadanos, debido a que parecía que se estaban riendo de éstos. 

El famoso 'barco de Piolin'

Pero no solo el barco donde se alojaba la policía fue motivo de mofa y, por lo tanto, de indignación. A ello también hay que sumarle un auténtico menú basura que tuvieron que comer los profesionales de la seguridad durante su estancia en el crucero. Uno de esos ‘menús’ más polémicos fue el de Nochebuena, aún estando destinados los agentes, fueron servidos con pasta, croquetas y bacalao frito, algo que fue el colmo para esos profesionales. 

Menú de los Policías Nacionales en el barco

La labor de los Mossos y la pasividad de Trapero

Una de las imágenes que también fueron bastante llamativas y polémicas fue la poca oposición que hicieron los Mossos d’Esquadra ante la avalancha de personas que acudieron a votar. El cuerpo policial catalán, dirigido por el mayor Josep Lluís Trapero, se mostró inactivo por momentos, permitiendo el voto de un referéndum que se había declarado ilegal en una infinidad de ocasiones. Tanto es así que desde varios sectores de la Policía Nacional acusaron de “traición” al cuerpo de policías de Cataluña, debido a que fueron los agentes nacionales y la Guardia Civil quienes más intervinieron para evitar esta consulta independentista. 

Josep Lluís Trapero

Trapero, destituido del cargo poco tiempo después, aseguró que “habíamos pecado de inocentes” durante las manifestaciones del 1 de octubre. Algo que no convenció en absoluto a los demás agentes de seguridad que se desplegaron en tierras catalanas. Pese a la inactividad notable de los Mossos, la Audiencia Nacional absolvió a Trapero de los cargos, debido a que el tribunal aseguró que “no había indicios de que hubiera puesto a los Mossos al servicio del procés”

¿Qué consecuencias económicas tuvo el 1-O en Cataluña?

Las consecuencias económicas del 1 de octubre fueron terribles para Cataluña, tras la declaración de independencia y posterior suspensión han sido más de 7.000 las empresas que tenían su sede en la comunidad catalana y que han decidido trasladarse. Todo ello debido a una posible nueva DUI que pueda afectarles de manera directa en sus negocios de manera negativa, siendo conocido como ‘la fuga de empresas’.

CaixaBank cambió su sede y se marchó de Cataluña

Desde entonces, a estas alturas del año 2021, son más de 6.000 las compañías que no han vuelto a Cataluña, siendo poco más de 1.000 las que han decidido volver pese al miedo de una nueva manifestación independentista. Entre esas empresas que, de momento, no tienen planteado volver a Cataluña, se encuentran CaixaBank y el Banco Sabadell, quienes aseguraron que “la idea de regresar no está sobre la mesa”. Haciendo notable la inseguridad de los empresarios de poder tener un negocio próspero en tierras catalanas. 

Comienzan las detenciones tras la DUI del 1 de octubre

Tras los acontecimientos del 1 de octubre y la declaración de independencia, con su posterior suspensión, se dieron cita las primeras detenciones por parte de la Policía Nacional y la Guardia Civil. Un total de 12 personas, promotores ideológicos y ejecutores del Golpe de Estado a la democracia española, fueron detenidas como autores de las manifestaciones y un referéndum ilegal. Se trató de Jordi Sànchez, Jordi Cuixart, Oriol Junqueras, Raül Romeva, Carmen Forcadell, Dolors Bassa, Josep Rull, Jordi Turrul, Joaquim Form, Santi Vila, Mertixell Borrás y Carles Mundó

Detención de los políticos catalanes

Entre todos ellos faltaba la cabeza visible de este proyecto ilegal y declarado anticonstitucional, como era el presidente de la Generalitat Carles Puigdemont, que ya había abandonado Cataluña para evitar la detención. Dejando ‘tirados’ a los que habían apoyado este asalto al orden constitucional y a los miles de catalanes que habían salido a las calles exigiendo la República Catalana

Puigdemont, un prófugo refugiado en Bruselas 

En un claro gesto de cobardía, el ya ex-presidente de la Generalidad de Cataluña, Carles Puigdemont, que fue destituido de su cargo, huyó en la misma noche en la que se declaró la independencia, poniendo rumbo a Bruselas (Bélgica) y saliendo de España en el maletero de un coche. Todo ello para conseguir lo que más tarde obtendría, como era un asilo político y el acta de eurodiputado, lo que le había “inmune” y sin posibilidad de detención por la policía española. 

No ha sido hasta el mes de marzo de este mismo año 2021 cuando el Parlamento Europeo ha retirado el acta de eurodiputado al ex-presidente. Esto conllevó a que se volviese a activar la euroorden de detención impuesta por la justicia española sobre el prófugo catalán. 

Detención del ex-president en Cerdeña

Todo parecía concluir con la detención de Carles Puigdemont hace apenas una semana en la ciudad italiana de Cerdeña. Para sorpresa del ex-presidente catalán, los agentes que se encontraban en el aeropuerto obedecieron la euroorden de busca y captura y lo detuvieron, a pocos días de un nuevo aniversario de esas manifestaciones y la declaración de la DUI. 

Pero no todo quedó ahí, un juez italiano, en el mismo día de la detención, dictaminó que podía quedar en libertad, pero con la condición de tener que presentarse a prestar declaración ante el juez el próximo 4 de octubre. Casualmente ese mismo día se determinará si se ejecuta o no su extradición a España, tal y como ha exigido a la justicia italiana el juez instructor del procés, Pedro Llarena

¿Qué se espera para este 1 de octubre en Cataluña?

Muchos son los que se preguntan qué va a suceder en Cataluña en este cuarto aniversario de la celebración del referéndum ilegal de independencia. Y es que, pese a que es cierto que el independentismo haya podido perder fuerza en los últimos años, se prevén realizar diferentes manifestaciones a lo largo de toda la comunidad autónoma. 

Manifestación en Barcelona

En estas manifestaciones estarán presentes algunos presos del procés de hace cuatro años, entre ellos, Jordi Cuixart, tratando de volver a avivar la llama del independentismo catalán pese a haber estado condenado sedición y haber sido encarcelado. Todo ello, previsiblemente, junto a otros 12 detenidos que también formaron parte de la organización y ejecución del referéndum ilegal.