NoticiasTrabajo logo Estos son los requisitos para solicitar la pensión no contributiva

Estos son los requisitos para solicitar la pensión no contributiva

En función de si la pensión no contributiva es de jubilación o de invalidez, el solicitante deberá acreditar que se cumplen unos requisitos u otros para poder recibirla.

Estos son los requisitos para solicitar la pensión no contributiva
Diego Fernández
Diego Fernández
Actualizado a:

Las pensiones no contributivas tienen una serie de requisitos que el solicitante debe cumplir para poder ser beneficiario de la misma. Hay que diferenciar que, en función del tipo de prestación que se pida al Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO), ya que, pese a que existen condiciones comunes que comparten las dos modalidades que existen, hay otras que son específicas y únicas para aquellos destinatarios que la pidan.

Las dos vertientes que se han establecido para las pensiones no contributivas y que se pagan desde el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) son, por un lado, con motivo de la jubilación, donde el solicitante deberá cumplir un total de 4 requisitos. Por otro lado, también existe la pensión por invalidez, en la que el trabajador afectado deberá acreditar que cumple los 5 requisitos que se exigen desde el INSS para poder obtener esta prestación económica. 

Pero estos requisitos no es lo único que se debe acreditar que se cumple, ya que, en caso de que el interesado sí esté dentro del grupo de beneficiarios, deberá entregar una documentación. El Instituto de Mayores y Servicios Sociales pedirá, independientemente del tipo de pensión que se pida, tres escritos que son de obligada entrega para poder pedir esta cuantía. Los documentos que el solicitante debe presentar ante el IMSERSO pueden conocerse mediante la lectura del artículo destinado a la documentación necesaria para solicitar la pensión no contributiva.

¿Qué requisitos se deben cumplir en cada pensión?

Lo primero que hay que hacer antes de detallar los requisitos de la pensión por la que no se ha cotizado los años suficientes al Instituto Nacional de la Seguridad Social es diferenciar los dos tipos que hay. En primer lugar se encuentra la prestación por jubilación, destinada a aquellos trabajadores que cumplen la edad legal para abandonar la actividad laboral pero que no alcanza el tiempo mínimo para solicitar una pensión contributiva. Por otro lado se encuentran los trabajadores que sufren un grado de invalidez, pero que no han acumulado los años suficientes como para solicitar una pensión contributiva por incapacidad permanente

Pensión no contributiva de jubilación

Haciendo referencia a la pensión no contributiva de jubilación es importante detallar que es aquella a la que se puede acceder cuando un trabajador cumple los 66 años de edad y no acumula el tiempo mínimo de cotización a la Seguridad Social, es decir, los 15 años que se piden. Si el jubilado se encuentra en esta situación y, por lo tanto, no puede acceder a una pensión contributiva, deberá cumplir hasta cuatro requisitos distintos de manera obligatoria para poder tener acceso a esta prestación que ofrece el Instituto de Mayores y Servicios Sociales. Estos requisitos son:

  • Presentar el formulario de solicitud.
  • Tener, como mínimo, 65 años.
  • Tener residencia en España y haber vivido, al menos, durante 10 años en el país. De estos 10 años, 2 deben ser continuados e inmediatamente anteriores a la solicitud de la pensión.
  • Presentar un certificado de rentas donde se acredite que el jubilado tiene ingresos inferiores a los 5.639,20 euros al año (469,93 euros al mes). 

Pensión no contributiva de invalidez

Por otro lado se encuentra la pensión no contributiva por invalidez, que también debe solicitarse al IMSERSO y que cuenta, a su vez, con un total de 5 requisitos imprescindibles que el trabajador afectado debe certificar. En este caso se tratan de unas condiciones diferentes a la modalidad de jubilación, aunque sí es cierto que hay dos requisitos que se comparten, estos son: 

  • Completar el formulario de solicitud
  • Tener entre 18 y 65 años
  • Tener residencia en España, donde se debe haber vivido durante, como mínimo, 5 años. De estos, al menos 2 deben ser justamente anteriores a la solicitud de la pensión.
  • Presentar un grado de incapacidad permanente igual o superior al 65%
  • Presentar el certificado de rentas donde se acredite que se ingresan menos de 469,93 euros al mes.

En el caso de que alguno de los requisitos anteriores no se cumpla, es muy posible que se deniegue dicha prestación por parte de la administración pública. Ante esa situación, se puede llevar a cabo una acción, que se conocerá a través de la lectura del artículo sobre qué hacer si deniegan la pensión por jubilación.