SEPE

Estos son los trabajadores que no podrán jubilarse hasta los 66 años

La Ley Escrivá impuso el 1 de enero de 2022 que los trabajadores cumplieran un mínimo de cotización para recibir el íntegro de la jubilación.

Estos son los trabajadores que no podrán jubilarse hasta los 66 años
No todos los trabajadores pueden jubilarse a los 66 años
Isabel Gómez
 

Llega la edad de jubilación y hay quienes desean optar por una jubilación anticipada pero esto no siempre es posible. A partir de la modificación del pasado 1 de enero, con la reforma de la Ley Escrivá, los empleados que forman parte del sistema contributivo tendrán que alcanzar la edad ordinaria, hasta los 66 años y dos meses, para recibir el 100% de la prestación por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), además de alcanzar un mínimo de cotización a la Seguridad Social.

Los trabajadores que sí pueden pedir la prestación por jubilación son los que hayan cumplido los 65 años y sí hayan alcanzado el periodo mínimo legal. Concretamente, una cotización mayor a los 37 años y seis meses. Aún así hay trabajadores que no podrán jubilarse o prejubilarse hasta los 66 años.

La normativa sobre las pensiones es clara y obliga a seguir trabajando en su vida laboral a aquellos que no tengan los suficientes años cotizados al régimen contributivo de la Seguridad Social. Para cotizar, el contribuyente está obligado a cumplir una serie de requisitos.

¿Qué trabajadores no podrán jubilarse antes de los 66 años?

No alcanzarán la jubilación, los empleados con periodos de cotización inferiores a 33 años, esta es la cantidad mínima exigida para las prejubilaciones por un cese voluntario del trabajo. Los ciudadanos que no alcancen ese periodo de cotización tampoco podrán percibir una jubilación de forma ordinaria, es decir, a los 65 años. Como cada año se incrementa progresivamente la edad de jubilación, los empleados que tengan menos de 37 años y seis meses cotizados a la Seguridad Social no podrán jubilarse hasta los 66 años y dos meses en 2022.

Otro requisito a cumplir con la cotización es haber trabajado en el periodo de dos años en los últimos 15 años. Si no se alcanza esa cifra, con un mínimo de 15 años cotizados se puede pedir una pensión mínima o al 50% de la base reguladora que fija el SEPE. Además, los desempleados que perciban el subsidio por desempleo para mayores de 52 años, tampoco podrán alcanzar la jubilación hasta la edad legal fijada en 2022, ya que no pierden la prestación y siguen cotizando a la Seguridad Social hasta que lleguen a la edad de jubilación o consigan un trabajo durante esos años.

De todas formas, todos aquellos trabajadores que no puedan pedir una jubilación anticipada hasta alcanzar la edad legal de los 66 años, pueden calcular su pensión de jubilación como el resto de empleados. Se considerarán las bases de cotización de los últimos 24 años y se dividirán entre 336, así se obtendrá la base reguladora. Es importante mencionar que el porcentaje de la base reguladora dependerá de los años cotizados. 

¿Qué ocurre si no se cumplen con los requisitos para alcanzar la jubilación?

Si una persona tiene una cotización inferior a la exigible para jubilarse y desea ampliar la cuantía de su pensión para jubilarse de forma ordinaria al cumplir la edad legal ordinaria tiene varias opciones.

La primera, es optar a una jubilación demorada, donde se premia al trabajador por cada año extra cotizado después de la edad de jubilación. Con las novedades introducidas el pasado 1 de enero, se podrá obtener entre un pago único o un 4% de la base reguladora cada año extra.

La segunda, corresponde con una jubilación flexible, donde se compatibilice un trabajo de forma parcial junto al cobro de una pensión, siempre que esta se reduzca de forma inversamente proporcional a la jornada laboral.

ARCHIVADO EN:
SEPE |