NoticiasTrabajo logo Estos son los motivos por los que suelen quitar una incapacidad permanente total

Estos son los motivos por los que suelen quitar una incapacidad permanente total

Estos son los motivos por los que suelen quitar una incapacidad permanente total Motivos por los que suelen quitar una incapacidad permanente total
Diego Fernández
Diego Fernández
Actualizado a:

Existen una serie de motivos por los que el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) suele quitar el cobro de la pensión por incapacidad permanente total a una persona que haya sido beneficiaria. Más concretamente, son cinco las causas que podrían llegar a ocasionar que un pensionista dejase de cobrar su prestación mensual tal y como se va a explicar a continuación.

En el caso de que el pensionista no esté de acuerdo con la retirada del cobro de su pensión mensual, puede reclamar a la Seguridad Social. Para ello es necesario, primero, ver si cumple alguna de las siguientes causas, en el caso de que no, y el INSS deje de pagar la prestación, se puede reclamar la recuperación de la pensión por incapacidad permanente.

Para ello es tan sencillo como acudir a la sede electrónica del INSS y acceder al apartado destinado a la ‘solicitud de revisión de incapacidad permanente’. Ahí tendrá que identificarse con certificado electrónico, cl@ve o usuario y contraseña. Tras ello, hay que completar un pequeño formulario donde se pedirá una cita previa para que el Tribunal Médico revise el grado de incapacidad que afecta al reclamante de la pensión.

¿Por qué motivos suelen quitar la pensión por incapacidad permanente total?

Tal y como se ha indicado anteriormente, existen hasta 5 motivos por los que el Instituto Nacional de la Seguridad Social podría quitar el pago de la pensión por incapacidad permanente total a un beneficiario. Todos ellos tienen un carácter especial, ya que cada uno está enfocado a una situación muy concreta que, si se da, ocasiona la pérdida del cobro que se venía recibiendo desde que fuese concedida esta prestación contributiva.

Agravamiento de la enfermedad

El primero de los motivos por los que se puede dejar de cobrar la pensión correspondiente a una incapacidad permanente total es si se agrava el grado que afecta a una persona. Con este motivo no se pierde la prestación como tal, sino que se deja de recibir el dinero habitual para cobrar una cuantía diferente, todo ello dependiendo de si se trata de un grado absoluto o incluso se alcanza la gran invalidez.

Error en el diagnóstico

La segunda causa que puede ocasionar una pérdida de la pensión por incapacidad permanente total es un posible error de diagnóstico por parte del Tribunal Médico de la Seguridad Social. Éste es el órgano competente para explicar cómo afecta una discapacidad a una persona y quien concede o no una pensión por ello. 

Puede ocurrir que, tras la primera revisión médica, el tribunal conceda una pensión por incapacidad permanente total. Pero más tarde se percaten del error cometido, vuelvan a solicitar una revisión médica al afectado y que el diagnóstico sea distinto. Es decir, que afecte menos de lo que en un principio se indicó, lo que supondría dejar de cobrar esta prestación mensual.

Mejora de la incapacidad

También se puede dejar de recibir el dinero correspondiente a esta pensión si se mejora el grado de incapacidad permanente. Esto es, si el afectado experimenta una mejoría de su discapacidad y así lo determina el Tribunal Médico, podría dejar de cobrar esta ayuda de la Seguridad Social. 

En este momento se podrían dar dos hechos, el primero de ellos es que pasase a tener un grado de incapacidad parcial, cobrando un solo pago. Por otro lado, se encuentra la situación en la que haya mejorado lo suficiente como para no cumplir con los requisitos mínimos de recibir ninguna prestación por incapacidad, por lo que dejaría de recibir la ayuda de la Seguridad Social.

No acudir a las revisiones médicas

También puede ser que el afectado y beneficiario de una pensión por incapacidad permanente no acuda a las revisiones médicas que el Instituto Nacional de la Seguridad Social le exige para evaluar su grado de incapacidad. Un beneficiario de la pensión contributiva debe ir, de manera obligatoria, a las diferentes revisiones médicas ante el tribunal del INSS, ya que, de lo contrario, se interpretaría que hay desinterés por parte del afectado. Lo que conllevaría una retirada del pago de la prestación.

Fallecimiento del beneficiario

Por último, también es importante detallar que se dejaría de cobrar la pensión por incapacidad permanente si el afectado fallece. Se trata de una prestación que solo se paga al afectado por la discapacidad y, por lo tanto, si este acaba falleciendo, el INSS dejará de pagar la cantidad mensual correspondiente, puesto que no pueden ser beneficiarios los familiares del causante de la pensión mensual.