NoticiasTrabajo logo Ayudas para amas de casa mayores de 45 años del SEPE y Seguridad Social

Ayudas para amas de casa 2021

Ayudas para amas de casa mayores de 45 años del SEPE y Seguridad Social

El Gobierno cuenta con ayudas para amas de casa mayores de 45 años que no hayan cotizado a la Seguridad Social, tengan o no cargas familiares

Ayudas para amas de casa mayores de 45 años del SEPE y Seguridad Social
Berta F. Quintanilla
Berta F. Quintanilla
Actualizado a:

Las amas de casa, en su mayor parte, no han cotizado a la Seguridad Social por un empleo pero han estado desempeñando un trabajo constante siempre. Por eso, al cumplir 45 años y encontrar una vida laboral en negativo, aparece la pregunta: ¿qué prestaciones y ayudas para amas de casa de más de 45 años puedo pedir al SEPE o Seguridad Social?

Hay varias y los requisitos cambian para cada una de ellas. La administración pública en la que entregar la solicitud, también. El empleo como ama de casa no da derecho a cobrar el paro, puesto que no ha existido un contrato de trabajo con un tercero. Es distinto el caso de las empleadas de hogar. En esta situación, el empleador tiene la obligación de darla de alta a la Seguridad Social, por lo que cotiza y genera derecho a la prestación contributiva.

Un amo o ama de casa, normalmente no elige dedicarse a eso. Trabajar en el hogar, poner lavadoras, limpieza o cuidar de los niños no tiene reflejo en una nómina en el banco a fin de mes. 

A continuación, aparece un listado con las ayudas, prestaciones y subsidios para amas de casa de más de 45 años. Estas son el subsidio para mayores de 45 años, el de mayores de 52, la Renta Mínima de Inserción, Ingreso Mínimo Vital o RAI. 

Renta Activa de Inserción para mayores de 45 años

ayudas economicas para amas de casa

La Renta Activa de Inserción, RAI, es una prestación de 451 euros mensuales durante un máximo de 11 meses que se puede renovar hasta tres veces. Una ama de casa tiene derecho a cobrar la RAI siempre que entregue la documentación necesaria al SEPE y que este compruebe que cumple todos los requisitos. 

Entre ellos, tener como mínimo 45 años aunque pueden pedirlo quienes tengan menos, carecer de ingresos que superen el 75% del SMI por ninguna otra vía (contrato de trabajo, alquiler, entre otros), y demostrar no estar cobrando ninguna prestación por desempleo o subsidio.

Para recibir esta ayuda habrá que estar inscrito como demandante de empleo. Es un trámite muy sencillo que se hace en poco tiempo en la oficina de empleo, pero para el que habrá que pedir cita previa. Una vez inscrito, el funcionario imprime un papel. Es la tarjeta del paro, que habrá que sellar cada tres meses.
Con ella, la ama de casa que busca una ayuda económica, debe ir al Servicio Público de Empleo Estatal con la documentación necesaria para pedir la RAI.

Subsidio para mayores de 45 años

El subsidio para mayores de 45 años es una prestación del SEPE de 451 euros mensuales durante 6 meses para las personas que han agotado el cobro del paro y no tienen derecho a recibir ningún subsidio.

Las amas de casa con más de 45 años podrán solicitar al INEM esta ayuda económica que mejorará su situación. Uno de los requisitos es haber estado dado de alta anteriormente en algún puesto de trabajo, es decir, que va a pedir una cotización a la Seguridad Social previa a la entrega de la solicitud.

Este subsidio diferencia entre las amas de casa con cargas familiares y las que no la tienen. A efectos del cobro de la prestación, se entiende por cargas familiares a los hijos y a las personas con una discapacidad que no les permita valerse por sí mismos y necesiten que alguien se haga cargo de sus gastos.

Subsidio para amas de casa mayores de 45 años sin cargas familiares

Los requisitos son los mismos que para una persona de más de 45 años, desempleado de larga duración. En este caso, entiende que el ama de casa cumple los requisitos cuando esté dada de alta como demandante de empleo, no tenga ingresos de más del 75% del Salario Mínimo Interprofesional (en 2021 es de 950 euros).

Para solicitarlo, debe dejar pasar el llamado ‘mes de carencia’, es decir, 30 días desde que terminó de cobrar el paro, la prestación contributiva por desempleo. En este tiempo, no debe rechazar ninguna oferta de empleo ni decir que no a la posibilidad de participar en alguno de los cursos de formación del SEPE.

La mensualidad llega al banco entre los días 10 y 15 del mes, y es de 451 euros (el 80% del IPREM).

Amas de casa con cargas familiares

El subsidio para mayores de 45 años con cargas familiares cambia respecto al anterior en el tiempo en el que se puede cobrar la nómina del SEPE. Tras ser aprobado, se cobra durante 6 meses con opción a prórroga por periodos de otros seis meses más. 

Así, esta es una de las prestaciones para amas de casa que requiere de alguna consulta por parte del beneficiario, porque dependiendo del tiempo en el que ha recibido la contributiva, tendrá más o menos margen a la hora de renovar.

Subsidio por desempleo para mayores de 52 años del SEPE

El SEPE oferta un subsidio por desempleo para mayores de 52 años que entra dentro de las ayudas para amas de casa mayores de 45 años. La cantidad a cobrar es de 451 euros al mes, y esta ayuda sí cotiza para la pensión de jubilación. Además, dura hasta el momento en que el beneficiario cumple los 66 años, edad mínima para solicitar la pensión de jubilación a la Seguridad Social.

Los requisitos son haber cotizado durante al menos 6 años, estar dado de alta como demandante de empleo o no haber reunido el tiempo de cotización suficiente para poder acceder al paro, lo que se conoce como insuficiencia de cotización.

La mensualidad llega al banco entre los días 10 y 15 del mes, aunque tras el acuerdo con el SEPE, algunas entidades bancarias pagan antes, la primera semana a partir del día 3.

Ingreso mínimo vital de la Seguridad Social

Las ayudas para amas de casa de más de 45 años pasan por solicitar el ingreso mínimo vital a la Seguridad Social. Es una prestación que varía en función de los miembros de la unidad de convivencia y está pensada para familias o individuos en situación de pobreza y exclusión social. 

De manera general, el mínimo es de 469 euros para una persona que resida sola y podrá subir hasta los 1.033 euros para las familias con menores a cargo.

Para que un ama de casa pueda solicitar el IMV tiene que tener una edad comprendida entre los 23 y los 65 años, presentar toda la documentación necesaria para acreditar que cumple los requisitos entre los que se encuentra carecer de rentas y demostrar que existe un riesgo de pobreza.

Pedir el ingreso mínimo vital es muy fácil, hay que entrar en la Sede Electrónica de la Seguridad Social o de manera presencial acudiendo a las oficinas con cita previa INSS. Una vez que el funcionario haya tramitado la solicitud, el ama de casa podrá consultar el estado y saber si está aprobado o no.

Renta Mínima de Inserción de las Comunidades Autónomas

La Renta Mínima de Inserción, RMI, es una ayuda social que depende de las CCAA a las que podrá optar un ama de casa de más de 45 años que no haya cotizado o que no tenga ingresos suficientes para el día a día.

En cada territorio se llaman de forma distinta, y son compatibles con el cobro del ingreso mínimo vital. La cantidad a cobrar con este salario social cambia en función de los requisitos y la situación personal de cada uno de los solicitantes.